Se recordó la epopeya de Surp Shushanig

La solista Karina Barsamián en el papel de Shushanig
La solista Karina Barsamián en el papel de Shushanig

El día 20 de octubre , en la sala del Auditorio Belgrano colmado de un publico entusiasta se realizó el recital anual del Conjunto de danzas Folklóricas “Masís” que auspicia el Arzobispado de la Iglesia Apostólica Armenia de la República Argentina y que dirige Sergio Kniasián.
El programa, especialmente preparado para la conmemoración del 15º aniversario del conjunto fue una verdadera fiesta de ritmo, color, música y fundamentalmente de tradición y apego a las raíces.  Las danzas elegidas fueron un paseo por las distintas regiones de Armenia, la actual República de Armenia así  como las regiones actualmente ocupadas por Turquía. Una tras otra se sucedieron danzas de Zankezúr, Karabagh, Erzurum, Kars, Musa-Dagh, Hamshén, etc  Estas representaciones no difieren entre si solamente por coreografías o puestas de escena vistosas, sino también por las particularidades expresivas, sus espíritu local, sus trajes típicos, etc. o que es además muy instructivo para el público en general.
Durante esta presentación anual del Conjunto Masís, se recordaron a través de la danza al héroe nacional Aram Manukián, artífice de las luchas de liberación que precedieron a la Primera Independencia de Armenia el 28 de mayo de 1918 y a Surp Shushanig con un cuadro histórico ambientado en el siglo V con la  música épica del ballet “Es-partaco” de Aram Kha-chaturián. Llamó profundamente la atención del público que este número de fuerte inspiración guerrera fuese interpretado por el grupo femenino con la actuación en el papel de Shu-shanig de la solista Karina Barsamián.

Shushanig Mamigonián

Una de las figuras relevantes, tal vez poco conocidas, de la historia armenia es indudablemente la princesa Shushanig, la hija del general Vartán Mamigonián, quien encabezó las luchas por la defensa de Armenia y la fe cristiana del su pueblo en el siglo V.  Pocos recuerdan que Shushanig comandaba un cuerpo de mujeres instruidas en el arte militar.

La princesa Shushanig se casó con prominente príncipe feudal georgiano Varsken. Lamentablemente este príncipe con el tiempo en oposición al rey Vajtang I Gorgasali adoptó una orientación pro-persa, renunció al cristianismo y adoptó el zoroastrismo, la religión oficial del Imperio Persa.. Varsken instó a su esposa a seguir sus pasos y renunciar al cristianismo, ante su negativa, fue sometida a todo tipo de torturas. Su persistente renuncia la llevó a ser encerrada en un calabozo y ser sometida perdidamente a tormentos. Su estoicidad y entereza traspasaron los muros de su prisión y pronto cientos de personas devotas acudían a verla, rezaban delante de las puertas que la encerraban. Debido a los suplicios, la otrora hermosa princesa Shushanig quedó totalmente desfigurada, pero esto no fue impedimento para que cada vez más fieles fueran a su prisión en peregrinación.
Varsken finalmente mató a su esposa Shushanig en el año 475, sin embargo años más tarde, en 482 él mismo fue muerto por el rey Vajtang.
Shushanig ha sido canonizada por la Iglesia Georgiana y la Iglesia Armenia.

Los comentarios están cerrados.