SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Jueves 24 de Junio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Santa Sede de Etchmiadzin
Reunion Sacerdotal anual
29 de Mayo de 2021

 "El Amor,  la solidaridad y la unidad nacional son lo único que pueden traer bien a nuestra vida nacional y patriótica" ․
Su Santidad Karekin II, Supremo Patriarca y Catolicós de todos los armenios

El 26 de mayo, en la Santa Sede de Etchmiadzin, presidida por Su Santidad Karekin II, Patriarca Supremo y Catolicós de todos los armenios,  se celebró la  reunión anual  a la que asistieron obispos, líderes diocesanos, los religiosos de la Santa Sede de Etchmiadzin y unos 184 clérigos que sirven en las diócesis de Armenia y Artsaj.

Antes de la reunión,  encabezados por el Catolicós de todos los armenios, participaron en el servicio matutino en el monasterio de St. Gayané.

congreso sacerdotal en Santa Gayane         congreso sacerdotal saliendo de Santa Gayané

Posteriormente, comenzó la reunión de trabajo en el hogar infantil  "Hrach y Suzan Tufayan" en Etchmiadzin.
La reunión comenzó con las palabras de bienvenida del Presidente del Comité Organizador el Primado de la Diócesis de Shirak, SE Arzobispo Mikael Atchabahian, quien expuso  su análisis de la situación actual en la República, los retos  y comenzaron el debate de " Qué tiene que hacer la Iglesia en la situación actual ".

Los ecleseásticos presentaron sus observaciones y sugerencias, refiriéndose a la difícil situación del país, la misión de atenderlo, y de cómo brindar especial atención a las familias de los prisioneros de guerra, de las víctimas, de los personas desaparecidas y los desplazados. Cuáles son los servicios pastorales y desafíos.

La reunión concluyó con el mensaje de SS Karekin II, quien expresó:

congreso sacerdotal vehapar"Por la voluntad de Dios, fue posible organizar esta reunión anual de los sacerdotes que sirven en las diócesis de Armenia y Artsaj, a pesar de que la pandemia que ha caído sobre la humanidad aún no  ha sido superada.

La necesidad de esta reunión es aún más imperativa en las condiciones actuales, cuando nuestro pueblo - la patria que sufrieron pérdidas dolorosas como resultado de la guerra de 44 días desatada por Azerbaiyán - y "nuestro estado" enfrentan nuevos y serios desafíos. La guerra de Artsaj reveló muchas verdades ante nosotros, tanto en términos de realidades geopolíticas como del rumbo equivocado de la vida política y pública interna, omisiones y deficiencias. "Con el tiempo, estamos seguros, todos los acontecimientos tendrán que ser evaluados por completo", dijo Su Santidad, y señaló que esta reunión también es la oportunidad para discutir en esta difícil situación, las prioridades pastorales , espirituales y sociales, y revisar en consecuencia, las formas de llevar a cabo la misión pastoral en las difíciles circunstancias actuales.

En su discurso, el Patriarca de Todos los armenios se refirió a la situación creada por la pandemia, luego a la guerra de Artsaj y, a los desafíos externos. "La situación en las fronteras de la patria debido a las ambiciones de Azerbaiyán, el tema de la seguridad de nuestra gente que vive en las regiones fronterizas de Gegharkunik y Syunik, que ha causado serias preocupaciones en todo el país, es un motivo  más de preocupación hoy".                                                                                   Tan solo ayer, nos entristeció saber que un soldado armenio había muerto como resultado de una provocación azerí. "Condenando enérgicamente las usurpaciones de la soberanía de Armenia y los derechos de nuestro pueblo, la Iglesia debe trabajar con todos los medios posibles para prevenir estas usurpaciones, exigir la libertad de los cautivos y la cuidadosa protección de nuestras santidades", dijo Su Santidad, agregando que, cien años después "Nuestra patria enfrenta los mismos desafíos, luchando por nuestra identidad, el derecho a una existencia segura en este pequeño pedazo de tierra de la patria histórica".

Su Santidad enfatizó que la sagrada misión de la Iglesia no es solo participar en la obra de ayudar a superars los desafíos existentes, sino también ser el alivio del dolor, el consuelo al dolor, el dispersador de la desesperación y del dolor que cubre el alma de nuestra gente. En este sentido, el Patriarca armenio elogió los diversos programas de apoyo implementados por el clero durante los difíciles días de la guerra y en los meses siguientes.

Hablando de las catastróficas consecuencias de la guerra, los disturbios políticos causados ​​por ellos, las próximas elecciones parlamentarias, el Patriarca señaló que el deber sagrado de la Iglesia es mostrar el peligro real de los desafíos, advertir sobre desarrollos indeseables en la patria, tomar cuidado de la unificación nacional Superar el clima de odio e intolerancia de las situaciones.

“El mes que viene será decisivo para nuestro país, nuestro pueblo. Debemos hacer esfuerzos para que en este período preelectoral nuestro pueblo no enfrente nuevas divisiones "manifestaciones de odio de hermandad".

Instemos a los hijos de nuestro pueblo a que en su elección los guíe el interés supremo de la nación y de la patria, a ser justos e imparciales.

La Iglesia no ha mostrado ninguna ambición de inmiscuirse en la política, los pasos dados están condicionados solo por la complicada situación de crisis que la demora en resistirla está plagada de nuevas catástrofes.

 Impulsados ​​por la visión del futuro de la patria, se debe hacer lo necesario para fortalecer la patria y dar a nuestro pueblo una vida de esperanza.

La iglesia tiene una misión poderosa: sobrevivir a la guerra, las pérdidas sufridas, superar el estado depresivo provocado por la incertidumbre del futuro, fortalecer el optimismo del mañana, detener la emigración del país. Para ello es muy necesario el trabajo diligente, el celo y el ejemplo personal de cada clérigo ”.

El Catolicós  de todos los armenios deseó que en un futuro próximo se forme un gobierno patriótico, profesional, basado en valores nacionales con el libre albedrío del pueblo, que con su dedicación y trabajo pueda  sacar a la patria de esta difícil situación,  garantizando la seguridad de la patria, defendiendo nuestros derechos nacionales y asegurando una vida digna y  de desarrollo para nuestra gente en Armenia y Artsaj.

Su Santidad valoró el papel de la Diáspora, con su enorme potencial, en la construcción de un futuro brillante para la patria 

Al final, el Patriarca oró por el bienestar de todo nuestro pueblo, por la paz y la seguridad de nuestra patria, Armenia y Artsaj, instruyendo nuevamente al clero a ser guardianes  en la misión de cuidar a los fieles que más los necesiten.

Más leídas