SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 21 de Junio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
UGAB - El presidente de AGBU Berge Setrakian
Reflexiona sobre los tremendos desafíos de 2020 y pone nuestra mirada en el año que viene
05 de Enero de 2021
′′ Que este momento oscuro sea nuestra transformación que nos lleve a un futuro más brillante, en el que nuestra unidad construya una fuerza nueva y aún mayor. Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar y una contribución a nuestra renovación nacional. AGBU se compromete a la importante tarea de construir y desarrollar la nación. Estamos aquí para apoyar a los armenios en todas partes y trabajar con todos aquellos que desean colaborar y coordinar para un bien mayor."
 
El presidente de AGBU Berge Setrakian reflexiona sobre los tremendos desafíos de 2020 y pone nuestra mirada en el año que viene.
 
A continuacion el mensaje completo
 
 

Mis compatriotas, tanto en Armenia como en todo el mundo, estamos terminando un año que ha sido dramáticamente diferente a cualquier otro que se recuerde. Un siglo después de la gripe española de 1918, el mundo ha perdido casi dos millones de almas a causa de la pandemia Covid-19. Para los libaneses-armenios, 2020 fue testigo de la devastadora explosión del puerto de Beirut y un colapso de la confianza en el gobierno, irónicamente, durante el mismo año que marcó el centenario del Líbano como estado independiente. En Armenia, fuimos testigos de la devastadora guerra de Artsaj de 2020, que supuso una derrota militar y sociopolítica para nuestro pueblo. Si bien la guerra unió a nuestra gente en todo el mundo y movilizó a muchas personas de buena voluntad para ayudar al país a recuperarse, su profundo impacto moral y material ha dejado a los armenios tambaleándose.

Durante casi un año entero, nuestro mundo se ha limitado a un estilo de vida socialmente distante, con familias y amigos incapaces de saludarse y abrazarse libremente. Algunos han perdido a sus seres queridos de la noche a la mañana; otros han perdido medios de vida o fuentes vitales de ingresos, ya que la pandemia devastó la economía mundial y afectó a casi todos, independientemente de su riqueza, edad o antecedentes culturales. Con la esperanza de que haya vacunas ampliamente disponibles en el horizonte, podemos comenzar a sentirnos optimistas sobre la superación de este enorme desafío.

Incluso al mirar hacia atrás en un año oscuro, hay momentos de luz, unidad y fuerza. Si bien nuestras actividades en persona cesaron, la tecnología se implementó de manera creativa y se puso a prueba. Los voluntarios y el personal de AGBU elevaron la vara para conectar e involucrar a personas de todas las edades de todos los continentes. Organizamos foros convincentes de charlas muy necesarias y educamos a decenas de miles, incluidos aquellos fuera de nuestro mundo armenio. Estoy orgulloso de la capacidad de AGBU para cambiar sus enfoques y actividades. Hemos demostrado agilidad, pensamiento innovador y ejecución, todo con compasión genuina. Sobre todo, hemos brindado un apoyo fundamental cuando más se necesitaba, y estoy agradecido a quienes hicieron posible esta importante labor con tanta eficacia.

Este año, el tema principal de nuestros esfuerzos AGBU fue verdaderamente el de la respuesta humanitaria. Con la crisis mundial de inseguridad alimentaria que enfrenta a tantos, nuestras comunidades en todos los rincones aceptaron el desafío, proporcionando sustento y atención a quienes los rodean. Todo ello gracias a la enorme generosidad de nuestros donantes y al incansable compromiso de nuestros voluntarios.

Justo cuando todos parecíamos aclimatarnos a una nueva forma de vida, nuestra comunidad fue sacudida por la explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto. Afectó dolorosamente a la población armenia de la ciudad, que ya enfrentó un año traumático debido al colapso económico del Líbano. Cuando hubo vidas destrozadas, AGBU una vez más dio un paso al frente para ayudar. Gracias a nuestros miembros, amigos y simpatizantes, obtuvimos los fondos necesarios para limpiar la destrucción, reconstruir hogares, proporcionar alimentos y suministros médicos a los necesitados y ofrecer innumerables otros actos de ayuda filantrópica. Nuestros scouts y voluntarios fueron ejemplares al demostrar el verdadero espíritu de unidad, servicio y compromiso cívico en este momento de gran necesidad.

Al mes siguiente, los armenios de todo el mundo fueron sorprendidos por el estallido de la guerra en Artsaj. Nuestra República de Armenia, que había estado en un camino brillante hacia la prosperidad y la estabilidad, sufrió un gran revés. La ofensiva lanzada por las fuerzas turco-azeríes el 27 de septiembre tuvo como resultado la pérdida de una gran parte de Artsaj y la destrucción de gran parte de su infraestructura.Y, aún más devastador, se cobró la vida de más de 5.000 soldados en menos de seis semanas, dejó 10.000 heridos y casi 70.000 civiles desplazados. El alcance total de la creciente crisis humanitaria se aclara cada semana. Todo esto ha resultado en una nación deprimida y desmoralizada, atrapada en luchas políticas.

Terminamos el año golpeados por la oscuridad de la confusión y el duelo, pero sabemos que Armenia y los armenios se recuperarán, como siempre lo hemos hecho, aplicando nuestra inigualable resistencia, inteligencia y arduo trabajo para enfrentar los desafíos del día. Usando toda nuestra fuerza individual y colectiva, superaremos las dificultades que se nos presenten. Nunca podemos olvidar que sobrevivimos a la casi aniquilación como pueblo, seguida de décadas de incertidumbre política, dispersión en la diáspora y trastornos dramáticos en el Medio Oriente. Seguimos de pie porque los armenios nunca han permitido que la oscuridad supere nuestro espíritu de servicio y resistencia. Esta no es una hazaña pequeña.

El final de este año tumultuoso es un momento de profunda reflexión. Estamos examinando acertadamente todo lo que hemos hecho en casi treinta años desde la independencia de Armenia y a lo largo de la historia más amplia de más de un siglo desde nuestra primera república. Es importante mirar atrás y hacer un balance de cada supuesto, cada estrategia, cada proyecto, incluso la dinámica entre el Estado y la diáspora.

Así es como entenderemos qué podríamos haber hecho mejor y qué debemos hacer a continuación. Así es como evolucionaremos  y creceremos como individuos y como institución.

Muy pronto, esta solemne introspección nos llevará a nuevos e innovadores modelos de construcción de estado y comunidad, y estrategias para construir un futuro mejor. Como pueblo, tenemos la habilidad, el talento y el compromiso para mejorar nuestra fortuna y fortalecer nuestras defensas. También disfrutamos de ventajas que nunca antes habíamos tenido, como el acceso a tecnologías de vanguardia y la capacidad de estar conectados entre nosotros en tiempo real. El siglo XXI es el reino de la economía del conocimiento. Esta es una era en la que realmente podemos sobresalir, ya que diseñamos sistemas más inteligentes y sacamos nuestras mayores fortalezas como personas. Debemos utilizar estos activos y definir una nueva visión audaz para construir el futuro que queremos ver.

Que este momento oscuro sea nuestra transformación que nos lleve a un futuro más brillante, uno en el que nuestra unidad construirá una fuerza nueva y aún mayor. Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar y una contribución que hacer a nuestra renovación nacional. AGBU se compromete a la importante tarea de construcción y desarrollo de la nación. Estamos aquí para apoyar a los armenios en todas partes y trabajar con todos aquellos que deseen colaborar y coordinar para un bien mayor. Hay espacio para que todos den su tiempo, su experiencia y su buena voluntad.

Gracias por su profundo cuidado y compromiso continuo en la vida armenia. Les deseo a ustedes y a sus familias paz, prosperidad y buena salud en 2021.

Sinceramente,

Berge Setrakian
President of AGBU

Más leídas