SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
UGAB - UGAB
Carta al Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron
17 de Septiembre de 2022

A la atención del Presidente de la República Francesa, 

Señor Emmanuel Macron 

 Señor Presidente, 

 Como saben, la República de Armenia vive hoy un momento crucial de su historia, particularmente decisivo para su supervivencia. El reciente ataque a gran escala de Azerbaiyán, esta vez en la frontera oriental de Armenia, marca un nuevo umbral en la escalada y la ambición expansionista de Azerbaiyán, mientras todavía lloramos a las 4.500 víctimas de la guerra de 2020 en Nagorno-Karabaj.   

 Para usar sus palabras, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, una vez más cruzó una línea roja al atacar a Armenia en su suelo y violar su integridad territorial. Este ataque a gran escala en las regiones fronterizas rurales ya está teniendo consecuencias dramáticas. Ya se ha cobrado cientos de víctimas, tanto de las fuerzas armadas armenias como de civiles. Esta es, indiscutiblemente, la invasión a una nación soberana en violación del derecho internacional.  

 La ausencia de reacción y condena firme a la invasión azerí, el silencio ensordecedor de las naciones, absorbidas por la candente noticia, sería una victoria para todos los déspotas y tiranos de este mundo. Esto indicaría que los conflictos se resuelven con la violencia de la espada, no con el poder de la negociación. 

 Cuando las fuerzas de Vladimir Putin invadieron Ucrania el pasado mes de febrero, Francia y sus aliados estuvieron en primera línea para denunciar la invasión y aunar todos sus recursos diplomáticos, económicos y militares para acudir en ayuda del pueblo ucraniano.  

 Si, en septiembre de 2020, se hubieran alzado tales voces y se hubiera implementado tal fuerza de ataque para sancionar a Azerbaiyán por la iniciativa de una guerra particularmente mortal, quizás el mundo se habría dado cuenta de que la violación del derecho internacional no puede cometerse con impunidad.  

 La ambición de Azerbaiyán es clara hoy: la limpieza étnica de los armenios de la región, en continuidad con el genocidio armenio de 1915. Por lo tanto, es parte de una historia y un plan hábilmente orquestado que implementa metódicamente hasta su ejecución. 

El gobierno armenio ha llamado a sus aliados regionales a respetar los acuerdos y tratados que los vinculan, a fin de garantizar la integridad y seguridad nacional. No obstante, las noticias mundiales ofrecen otras fuentes de preocupación y otras prioridades que parecen prevalecer. Armenia está así aislada y sola en un momento en que su existencia está más amenazada que nunca. 

 Armenia es una democracia en desarrollo. Nuestra religión, nuestra lengua, nuestra cultura y nuestro patrimonio son una riqueza inestimable. La influencia de nuestros intelectuales, artistas, investigadores, científicos, inventores y empresarios armenios en el mundo, muchos de ellos en Francia, ha permitido que toda la humanidad se eleve. Son un digno reflejo de los valores que defendemos, entre los que destacan la fraternidad y la solidaridad. Tomemos, por ejemplo, el Grupo Manouchian y el sacrificio heroico de estos armenios, entre otras nacionalidades, que dieron su vida por Francia porque llevaba en sí un ideal de justicia y paz. 

 Somos una nación de constructores, no de destructores. Somos una nación cristiana que nunca ha negado su fe y que, víctima del racismo y la intolerancia, lleva consigo la memoria de las 1,5 millones de víctimas que aún duermen sin sepultura en los desiertos de Anatolia. Somos un pueblo de resiliencia, indestructible a pesar de los genocidios, tragedias y traumas vividos a lo largo de nuestra historia centenaria ya pesar de los múltiples intentos de exterminio de nuestra nación, y con ella su identidad y valores. 

 La pregunta ahora es si el mundo ha aprendido de la trágica historia del pueblo armenio, si la comunidad internacional es consciente de la amenaza que ahora se cierne sobre cualquier nación que se atreva a proclamar su deseo de vivir en paz y democracia, sin prestarle lealtad a tiranías vecinas. La pregunta ahora es si el apoyo y la protección de los países ilustrados se otorga de forma selectiva, si los armenios son un pueblo de segunda clase, sacrificado en el altar de los intereses de las naciones. 

 En estos tiempos de división en la historia de la Humanidad, asistimos a un peligroso cambio de paradigma y debemos enfrentarnos a una pregunta crucial: ¿prevalecerá el derecho a vivir en libertad y dignidad en el propio territorio?, ¿sobre la dictadura y la opresión? El apoyo a Armenia, una nación libre, independiente y democrática, es una parte esencial de su respuesta al mundo. 

 Toda la comunidad armenia está en alerta, en todo el mundo. Cuando pensábamos que las peores atrocidades de nuestra historia pertenecían a nuestro pasado, estamos asistiendo a una repetición de esta misma historia, impotentes. Si no intervienen quienes, como usted, señor presidente, tienen el poder de actuar para preservarnos de esta amenaza existencial, entonces Armenia morirá.  

La supervivencia de Armenia, y de su pueblo milenario, no responde sólo a una necesidad geopolítica o estratégica, constituye un imperativo moral. Es esta responsabilidad la que pesa hoy sobre los hombros de las naciones amigas, y por tanto sobre los vuestros. 

Así, en nombre de la organización armenia sin fines de lucro más grande del mundo, con una red mundial de cientos de miles de armenios, muchos de los cuales son franceses de origen armenio, que trabajan en todas las esferas del servicio público, estatal, industrial y comercial. , artes y cultura, hago un llamamiento. Un llamamiento a Francia y, por lo tanto, a usted, señor presidente, que es conocido por todos como el fiel apoyo y defensor de los armenios y de Armenia, así como a sus aliados, para que utilice todo su poder geopolítico, económico y diplomático y todo su capacidad de sancionar para responsabilizar a Azerbaiyán por sus acciones y poner fin a sus proyectos de expansionismo y dominación regional a expensas de Armenia. 

 Le agradezco su atención a este llamado urgente y vital para nuestra supervivencia, y le pido que crea, señor Presidente, en la expresión de mis respetuosos sentimientos.  

Berge Setrakian

Presidente Mundial de la UGAB 

Más leídas