SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 19 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
UGAB - Investigador biomédico Dr. Ardem Patapoutian señala las puertas de entrada al tacto humano
Los secretos de la sensación
04 de Octubre de 2021

En noviembre de 2020, la revista Insider publico la siguiente nota sobre el recientemente galardonado con el premio Nobel, Dr. Ardem Patapoutian

  • Investigador biomédico Dr. Ardem Patapoutian señala las puertas de entrada al tacto humano

Profesor e investigador en el Departamento de Neurociencia de Scripps Research, un instituto en California, el Dr. Ardem Patapoutian ha pasado su carrera estudiando la magia cotidiana en el sentido del tacto. Una experiencia tan básica para todos nosotros, la capacidad de detectarla ha sido durante mucho tiempo un misterio para la ciencia. Los hallazgos de Patapoutian, por los que recientemente fue reconocido como ganador del Premio Kavli de Neurociencia 2020 que honra a los científicos que hicieron avances transformadores, prometen formas más eficientes y seguras de tratar el dolor crónico y una mejor comprensión de cómo nuestro cuerpo maneja la enfermedad. Dr. Patapoutian compartió con nosotros la alegría del descubrimiento científico, la belleza del funcionamiento interno del cuerpo humano y la esperanza que tales hallazgos tienen para la curación en el futuro.

P ¿En qué aspecto de la microneurología está involucrado?

A En lugar de detectar productos químicos como el sabor y el olfato, el tacto se basa en la sensación instantánea de milisegundos de fuerzas físicas como la presión sobre la piel. No se sabía cómo hacen nuestros cuerpos esto. Así que el Premio Kavli reconoció que mi laboratorio descubrió canales iónicos (proteínas especializadas) que se activan directamente por presión. Sabemos por estudios genéticos, tanto en humanos como en modelos animales, que sin estos canales iónicos no se puede sentir el tacto y algunas formas de dolor.

P ¿Qué le atrajo de esta área específica de investigación?

A Comencé a estudiar neurociencia cuando era becario postdoctoral, durante el cual reconocí que el sistema nervioso era muy fascinante y tiene una relevancia masiva para la salud humana. Como era nuevo en el campo, decidí comenzar con el sistema más simple de neurobiología sensorial, pero lo he encontrado tan fascinante que me he quedado en él toda mi carrera.

P ¿Cuáles son las implicancias y aplicaciones de sus hallazgos en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes?

A De hecho, hay aplicaciones inmediatas para este descubrimiento, pero también quiero enfatizar la importancia de llevar a cabo la ciencia básica. Algunas de nuestras tecnologías más revolucionarias que tendrán un gran impacto en la salud humana comienzan como proyectos de ciencia básica sin una aplicación inmediata en mente. Por lo tanto, la investigación básica por sí sola es muy importante, ya que no se puede trazar el camino de qué descubrimientos darán lugar a la información más relevante para la salud humana. Es algo hermoso empezar a pensar en cómo hemos evolucionado para poder hacer algo tan escandaloso como sentir pequeñas cantidades de fuerzas en tu piel para darte esa rica percepción de tacto que sentimos cada vez que un ser querido nos abraza, o cuando sentimos una suave brisa en nuestros brazos.

En cuanto a las aplicaciones inmediatas, una es su potencial para tratar diversas formas de dolor crónico. Este enfoque no tendría los efectos perjudiciales de la adicción u otros efectos sedantes que se encuentran en las drogas opioides que se usan actualmente. Además, aunque al principio no es obvio de inmediato, hemos descubierto que estos canales iónicos están involucrados en la regulación de la presión arterial y otras biologías fascinantes más allá de detectar el tacto y el dolor.

P ¿Qué cree que al público en general más lo sorprendería o estaría más intrigado por aprender sobre este fenómeno?

A Estudiamos un sentido llamado propiocepción. Es uno de los sentidos más importantes, y casi nadie sabe que existe. En lugar de detectar presión en la piel, sus músculos también tienen los mismos sensores de estrés y por cuánto se estiran sus músculos, usted sabe dónde están sus extremidades en el espacio. Los seres humanos que tienen deficiencias en este canal iónico (Piezo2) no tienen propiocepción y, en consecuencia, carecen de equilibrio y no aprenden a caminar hasta los cinco o seis años. Algunos están en silla de ruedas toda su vida. Cuando pueden caminar, no están muy coordinados. La propiocepción a veces se llama sexto sentido. Y la mayoría de la gente no lo sabe en parte porque normalmente nunca puedes apagarlo, ¿verdad? Puedes cerrar los ojos, y luego puedes imaginar lo que es la vida sin ver. Si te bloqueas la nariz, sabes cómo es no oler. La propiocepción siempre está ahí, así que la damos por sentada, pero es tan esencial porque, sin ella, ni siquiera podemos pararnos y caminar.

P ¿Cuáles son sus objetivos para la próxima fase de su investigación?

A Nuestro trabajo sobre el tacto y el dolor es solo la punta del iceberg, ya que estas moléculas que hemos identificado nos permitirán ahora preguntarnos cómo nuestro cuerpo siente la presión para cada proceso biológico y enfermedad diferente. Sabemos, por ejemplo, que los astronautas que van al espacio exterior durante mucho tiempo regresan con una densidad ósea reducida debido a la falta de detección de fuerza gravitacional. La reducción de la densidad ósea también ocurre en enfermedades como la osteoporosis. Estamos muy interesados en cómo responde el cuerpo a la presión, y estas moléculas que encontramos, los Piezos, nos están ayudando a entender nuevas vías tanto de biología como de enfermedad en áreas más allá de la biología sensorial.

P ¿Alguna palabra de consejo para seguir una carrera en investigación médica?

A Tengo la increíble ventaja de trabajar con colegas y aprendices muy talentosos que provienen de orígenes muy diversos. Es muy gratificante hacer descubrimientos novedosos que puedan afectar la salud humana. Volviendo a la ciencia básica, creo que una de las cosas más maravillosas que los humanos pueden hacer es ampliar el conocimiento científico. Es un legado que estoy seguro de que las generaciones futuras apreciarán en la medida que continuemos descubriendo los secretos del universo, incluidos nuestros cuerpos, a través de la ciencia

1 DE NOVIEMBRE DE 2020 | The Insider

Más leídas