SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 08 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Sociales - 100 años de vida
Ana Poladian de Bozoghlian
 
 
 
07 de Noviembre de 2021
Ana Poladian de Bozoghlian cumplió 100 años !!!
 
maike
Nació en  1911 en Alepo, Siria, primera hija de Siranouh y Avedis Poladian.
Avedis emigró a la Argentina muy poco tiempo después de nacer su hijita, como muchos connnacionales de la época. Una vez instalado, las hizo venir a Buenos Aires. Ellas entraron al país como refugiadas y vivieron por unos meses en el Hotel de Inmigrantes, hasta tanto se les otorgara el permiso de entrada al país.
Para ese entonces, Anita, ya tenía más de tres años..., tuvo dos hermanos, María y Juan, sin embargo ella, desde siempre tuvo la voluntad de aprender, de investigar, de descubrir, el don de la curiosidad que la acompañó siempre, hasta hoy.
 
En 1941 se casa con Antranik Bozoghlian, oriundo de Aintab igual que su familia, autodidacta,  aficionado a la música.
 
Juntos disfrutaban de los espectáculos de ópera y ballet que  el Teatro Colón ofrecía gratuitamente  en el Rosedal de Palermo, como asi también  las obras de teatro que se representaban en los teatros vocacionales.
 
Más tarde llegaron los hijos:
 
Lucía: quien los bendijo con la alegría de 4 nietos y  9 bisnietos.
Maria Angélica, la que nos dejó ella siendo muy joven, debido a una terrible enfermedad. Ella le dio 3 nietos 7 bisnietos.
Carlos:3 hijos ,2 bisnietos.
Rubén: 3 hijas, 6 bisnietos.
 
 Anita fue quien decidió enviar a sus hijos a colegios privados, ella decidió sobre  la educación de sus hijos contando siempre con la aprobación de Antranik, quien se encargó de inculcarles la formación artística.
 
Avida de conocimiento, siempre leyendo los diarios de la mañana, informarse de lo que sucedia aquí y en el resto del mundo, era para ella indispensable. Todo lo que leía se lo transmitía a su esposo, quien tenía dificultad visual, y entrenó a sus hijos para que cada noche le leyeran a su padre el libro que él escogía.
 
Como muchos otros casos de oriundos de Aintab, Anita al casarse no sabía hablar armenio, sus padres lo hablaban, pero, el uso diario del idioma era el dadjgajosk. Es por eso que Antranik se encargó de que sus todos tomaran clases de armenio todos los sábados con Vartabed Tashdjian, para que  desarrollaran el uso del idioma armenio ya sea en forma oral o escrita. La impresionante dedicación y su impecable caligradía fueron admiradas por el Vartabed Tashdjian.
 
Su casa se convirtió en un centro de reunión, no solo familiar sino también abierta a los compañeros de teatro y a los partidiarios de Antranik, a quienes agasajaba con exquiciteces preparadas por ella misma. Asimismo se hizo tiempo para colaborar en HOM.
 
Cuando falleció su esposo, comenzó a visitar museos, edificios históricos, charlas, siempre acompañada por su  hermana María, ya que ambas compartían las mismas inquietudes.
María es la mamá de Mónica y Rodolfo, sus queridos sobrinos.
María escribia y publicaba sus poemas, bajo seudonimos, era asidua concurrente a talleres literarios.
A Anita, todos la conocen como  Maique, su apodo viene de aquel momento en el que su primer nieto la llama así  ya que  no podía pronuniar mairik, y, de ahí en más  todos lo  adoptamos.
 
Hoy a sus 100 años recien cumplidos conserva toda su lucidez, su extraordinaria memoria y, su encantadora sonrisa y calidez...
 
Gracias Maique.
 
Lucía Bozoghlian
 
Más leídas