SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Jueves 26 de Noviembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Sociales - Buenos Aires
El fallecimiento de Juan Abadjian
19 de Octubre de 2020

Hace unos días, nos enteramos del fallecimiento de Juan Abadjian, una persona muy querida y respetada dentro de nuestra comunidad, que se caracterizó por su bonhomía, aprecio y valoración de la colectividad.

Fue un ser dadivoso, un hombre de principios, trabajador por naturaleza, siempre dispuesto a dar, a escuchar y a alentar a los demás.

Había nacido en Buenos Aires en 1940. 

Su padre Kevork Abadjian (Medzoghlanian) nacido en Aintab, había llegado a la Argentina en junio de 1927 con el oficio de panadero, y contraería matrimonio con Archaluis Bochgezenian, también oriunda de la misma ciudad.

Kevork ya había comenzado hacía años con el horno en la ex calle Canning (actual Scalabrini Ortiz) denominado Panadería Armenia, donde llegaban muchos compatriotas para deleitarse con sus preparaciones y las largas charlas del terruño.

Tras realizar sus estudios primarios, Juan se recibió en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini de bachiller comercial. Siguió luego estudios terciarios de Economía en la Universidad Pública pero a causa de la muerte prematura de su padre en 1962, abrazó de lleno la actividad de panadero para sostener a su familia. 

Dedicó toda su vida a la Panadería Armenia y a la elaboración del lehmeyún, plato muy preciado para todo aintabtzí. 

Juan era un fanático de su labor. Para él, el trabajo estaba antes que nada y amaba lo que hacía.

Su trabajo era una forma de amor, una entrega a los demás. Amén de eso, colaboraba siempre con las instituciones de la comunidad comprando rifas, contribuyendo con avisos, donando y regalando productos o comprando entradas para cenas a las que no iba porque a las 4 de la mañana ya estaba en la panadería como cualquiera de sus empleados. 

Esa entrega le permitió tecnificar su actividad y hacer progresar su empresa constantemente. Tanto es así que logró que sea considerada una panadería emblemática de la ciudad.

Para él siempre fue un orgullo brindar sus productos a la comunidad. Por ello, colaboraba con toda manifestación cultural o filantrópica que la colectividad realizase. Uno de sus logros fue honrar la memoria de sus padres con la donación de una aula en el Colegio Arzruní. 

Muy querido por sus familiares y amigos. En el año 1972 contrajo matrimonio con Sara Damlamagian, con la cual tuvo cuatro hijos: María Alejandra, Jorge Tomás, Juan Augusto y Stella Maris, quienes continúan con la labor realizada por Juan en la panadería.

En los últimos años, hasta su repentina muerte, Juan disfrutó muchísimo de su queridísimo nieto Gael, con quien compartió hermosos momentos.

Era muy lindo llegar a la panadería y verlo aparecer con su delantal, al sector de atención al público. Allí se detenía solo unos momentos para ver que estuviera todo en orden, saludar a los conocidos, hablar sobre temas de actualidad y volver rápidamente al "pur" para seguir con sus tareas. Era muy bueno también ver con qué ternura se refería a su nieto, sabiendo que el camino al futuro estaba asegurado.

Juan Abadjian era una figura que simbolizaba el trabajo y el amor a la identidad, que pudo aunar en un emprendimiento casi centenario -si bien heredado- que hasta el día de hoy se mantiene, se desarrolla y se actualiza gracias a sus hijos, que lo rodearon de amor y supieron dejar profesiones e inclinaciones en pos de la atención de un bien que forma parte de la identidad armenia en Buenos Aires.

"Panadería Armenia" fue Juan Abadjian, de la misma manera que había sido su padre, Kevork, y de la misma manera que hoy son sus hijos. El corazón de Juan, que dejó de latir el 6 de octubre ppdo., hoy late en sus hijos y en su nieto.

Lamentablemente, su fallecimiento en tiempo de pandemia impidió que se le realizaran los honores o se lo despidiera de la manera que merecía. Por eso, con estas líneas, nos unimos al dolor de su familia y elevamos una plegaria por el eterno descanso de su alma. 

Que Dios mantenga siempre vivo su recuerdo.

Se lo va a extrañar.

Diana Dergarabetian

Juan Abadjian junto a Martín Karadagian

Juan Abadjian junto al campeón del mundo Martín Karadagian, frente a Panadería Armenia, en la década de 1960.

 

 

Más leídas