SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Viernes 22 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Mundo-Yeghia Tashjian
¿Cómo pueden los armenios superar su crisis nacional?
01 de Enero de 2021

La guerra afecta negativamente a combatientes y no combatientes por igual, tanto física como psicológicamente. La muerte, la discapacidad, la enfermedad y los trastornos por estrés postraumático (TEPT) son consecuencias comunes de las guerras, cuyos horrores trastocan no solo la vida de las personas sino también la economía y las instituciones estatales. A menudo, el bando derrotado desarrolla una sensación de victimismo y se necesita más tiempo para superar la situación catastrófica. La historia nos dice que a veces, algunas naciones se enfrentaron y superaron la destrucción y las crisis, mientras que otras se hundieron profundamente e incluso perdieron su nacionalidad y su Estado. 

Este artículo destaca el lado positivo de la historia con un análisis basado en el libro de Jared Diamond, “ Agitación: cómo las naciones afrontan la crisis y el cambio ” , que me vino a la mente cuando los armenios están experimentando traumas y crisis nacionales. Los armenios han pasado por varios traumas, desde la pérdida de la condición de Estado hasta el genocidio y la ocupación. Dada la existencia de nuestro trauma histórico, a veces ayuda saber cómo otras naciones superaron sus crisis y traumas. Diamond revela cómo las naciones exitosas se recuperan de las crisis mientras adoptan cambios selectivos, un mecanismo de afrontamiento más comúnmente asociado con las personas que se recuperan de las crisis personales. El autor compara cómo seis países han sobrevivido a los trastornos:que van desde la apertura forzada de Japón por la flota del comodoro estadounidense Perry y el ataque de la Unión Soviética a Finlandia hasta un golpe asesino o contragolpe en Chile e Indonesia y las transformaciones de Alemania y Austria después de la Segunda Guerra Mundial. 

Según Diamond, estas naciones se las arreglaron, en diversos grados, a través de mecanismos como el reconocimiento de la responsabilidad, la autoevaluación dolorosamente honesta y el aprendizaje de los modelos de otras naciones. Mirando hacia el futuro, ¿qué pueden aprender los armenios de las lecciones del pasado, tanto de nuestras derrotas como de nuestros éxitos? Al agregar una dimensión psicológica a la historia, la geografía, el ejército y la antropología en profundidad, Diamond destaca doce factores relacionados con el resultado de las crisis nacionales. Pero lo más interesante es que estas naciones fueron dirigidas por un gobierno de unidad nacional de transición que tenía una visión coherente para el futuro y recuperó la confianza del pueblo. Resumiré los puntos de Diamond en tres factores principales, los relacionaré con la actual crisis armenia y plantearé preguntas que nosotros, como nación, debemos abordar y encontrar soluciones.

El consenso de la crisis y la aceptación de la responsabilidad de actuar:Como armenios, ¿reconocemos el hecho de que nuestra nación se enfrenta a una crisis existencial? ¿Existe un consenso nacional al respecto? ¿Existe alguna visión o camino que nos muestre cómo superar esta crisis y restaurar nuestra dignidad y soberanía nacional? ¿De quién es la responsabilidad de la crisis? ¿El gobierno del primer ministro Nikol Pashinyan que no logró manejar una guerra? ¿El "viejo régimen" que no proporcionó a nuestro ejército armamento moderno? ¿O el liderazgo del ejército que nos alimentó con noticias falsas? Bueno, asumámoslo todo. Todos vivíamos en cuentos de hadas en los que el status quo no cambiaría. Subestimamos al enemigo y creíamos que nuestro ejército era invencible. Independientemente de quién sea el responsable, surge una pregunta crucial: ¿estamos planeando hacer algo? Como nación, debemos aceptar nuestra responsabilidad en esta derrota y no culpar a otros, practicar la autocompasión y asumir el papel de víctima. Debemos actuar ahora e implementar una visión para una Armenia desarrollada y con resiliencia militar. Una nueva guerra está a nuestras puertas para la que debemos estar preparados.

Identidad nacional, valores nacionales y flexibilidad nacional:¿Cuáles son los factores que construyen nuestra identidad nacional? ¿Religión? ¿Idioma? Tradiciones ¿El recuerdo del genocidio? ¿O la causa armenia? ¿Por qué valores luchamos? ¿Existe un consenso sobre nuestros valores nacionales fundamentales? ¿La autodeterminación de Artsakh forma parte de estos valores? Entonces, ¿por qué Armenia no lo ha reconocido hasta ahora? Hacer frente al fracaso nacional no es una tarea fácil. Como armenios estamos pedaleando en un trauma continuo. Nos habíamos convertido en una nación traumatizada, donde en el momento en que viéramos una luz en el túnel nos perderíamos y tomaríamos decisiones irracionales basadas en emociones. Esto fue lo que nos pasó en 2018 con la “Revolución de Terciopelo”. Pensamos que todo estaría bien. Pensamos que el "Occidente civilizado y liberal / que enseña la paz" nos ayudaría a resistir cualquier agresión azerbaiyana. Fuimos ingenuos y nos sentimos “traicionados. Pero, ¿por qué nos hemos sentido “traicionados” si nadie nos había prometido la salvación? Fuimos traicionados simplemente porque priorizamos los valores globales sobre nuestros valores nacionales. Para ello, tenemos que desarrollar una "flexibilidad nacional"- un equilibrio entre los valores nacionales y globales. Debemos construir una ideología nacionalista centrada en el estado con una industria y un ejército modernizados.

Por nacionalismo, no me refiero a la narrativa "occidental" del nacionalismo donde los eruditos occidentales nos acusan de "fascismo" y tratan de implementar sus teorías en nosotros. El nacionalismo armenio es inclusivo y protector, y no expansionista ni agresivo. Tenemos derecho a preservarnos, como nación pequeña, de las amenazas regionales y establecer prioridades de política exterior. Para ello, necesitamos una ideología estatal coherente que identifique nuestra visión (unidad, una economía fuerte, seguridad…) y amenazas (pan-turquismo). Las políticas de seguridad e intereses nacionales deben ser el resultado de esta ideología estatal, y para tener una ideología estatal debemos definir / redefinir nuestra identidad y valores nacionales. La flexibilidad nacional juega un papel importante en el equilibrio entre idealismo y realismo. Teniendo en cuenta por lo tanto, nuestra actual situación militar y económica,

Mirando hacia el futuro y siendo innovadores, ¿qué podemos aprender de las diferentes experiencias ?: Los alemanes utilizan el término "Vergangenheit zu ubewältigung", que es "luchar para superar los (aspectos negativos) del pasado". Aunque este término estaba relacionado con la desnazificación, también puede estar relacionado con una transición de catástrofe a reconstrucción y renovación. Para Alemania, el camino hacia la prosperidad comenzó con la confianza. Para salir de la destrucción y la partición, la sociedad alemana tuvo que afrontar y reconocer lo que acababa de suceder. Según Hanns Maull, uno de los principales analistas académicos de política exterior de Alemania y profesor adjunto de estudios estratégicos en SAIS Europa, lo que la gente ve hoy como el éxito de Alemania para hacer frente a su pasado fue el resultado de la transformación pública que se produjo durante las décadas de 1950 y 1960. Fue gracias a estas transformaciones y reformas (principalmente económicas y políticas) que Alemania se convirtió hoy en día en uno de los principales centros industriales no solo en Europa sino en todo el mundo.

Los japoneses también tomaron un camino similar. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón invirtió en su industria y experimentó un período récord de crecimiento económico. La devastada economía japonesa se levantó rápidamente de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. En 1956, el PIB real per cápita había superado el nivel de 1940 antes de la guerra. Durante este auge, uno de los principales factores fue la aceleración en la reasignación de recursos, especialmente mano de obra, del sector agrícola de productividad relativamente baja al sector no agrícola. Curiosamente, después de la guerra, los japoneses no dejaron de modernizar su ejército y su sistema político. Estos dos países miraron hacia adelante a través de medios innovadores. Bueno, Armenia tiene recursos limitados, pero tiene una diáspora con vastas redes y capital que puede invertir en salud, ciencia, ejército, agricultura e industria ligera o incluso pesada de Armenia. Para ello, Armenia debe incluir a la Diáspora en la toma de decisiones tanto en el poder legislativo como en el ejecutivo. Deberíamos abrir las puertas del empleo a los expertos de la Diáspora en los ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa y Economía. En su nombre, la Diáspora debe reformar y construir nuevas instituciones tales como consejos empresariales, económicos o científicos pan-armenios y centros de investigación que puedan dirigir sus inversiones hacia Armenia y Artsaj. Tal iniciativa puede ser coordinada por el Ministerio de la Diáspora que se disolvió durante la era del primer ministro Nikol Pashinyan.

El futuro es innovación y la guerra reciente en Artsaj ha demostrado que la guerra tradicional no puede igualar la guerra moderna diseñada por drones y robótica. Pero para estar preparado para escenarios futuros, Armenia debe salir de la mazmorra en la que cayó después de la guerra. Para hacerlo, debemos evaluar nuestro trabajo y logros durante los últimos 30 años. La guerra demostró que lo que habíamos hecho era insignificante en comparación con lo que había logrado Azerbaiyán durante el mismo período. Es hora de priorizar nuestras políticas y adoptar agendas nacionales y tecnológicas centradas en el estado para nuestras políticas nacionales y exteriores. En la guerra que se avecina, Armenia no debería estar preparada para los drones, sino para los robots. Es hora de pensar un paso adelante.

Yeghia Tashjian

Yeghia Tashjian es analista e investigador regional. Se graduó de la Universidad Americana de Beirut en Políticas Públicas y Asuntos Internacionales. Obtuvo su licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad de Haigazian en 2013
Más leídas