SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Avedis Hadjian
Levon Ter-Petrosian, el historiador que vio venir el futuro
02 de Julio de 2024

El Congreso Nacional Armenio publicó recientemente una declaración en la que refutaba un comentario del Primer Ministro de Armenia, Nikol Pashinian, en el que afirmaba que Levon Ter-Petrosian, el primer presidente de la República de Armenia tras recuperar su independencia en 1991, había impedido una solución a la disputa de Nagorno-Karabaj. “Mi conclusión es que después de la cumbre de Lisboa de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) de 1996, la cuestión de Nagorno-Karabaj dejó de existir”, dijo Pashinian . “Esta es toda la verdad: la élite clerical-feudal, ocultando y manipulando el documento de Lisboa, utilizó la cuestión de Nagorno-Karabaj para tomar y mantener el poder en Armenia”.

En este artículo no vamos a abordar las complejidades que implica la negociación del conflicto de Nagorno-Karabaj.

Tras la limpieza étnica de la población armenia de Nagorno-Karabaj llevada a cabo por Azerbaiyán en septiembre de 2023, esa conversación es irrelevante. Sin embargo, haremos un intento, que merecería una mayor y más extensa elaboración en el futuro, de aclarar las cosas sobre Ter-Petrosian. Bastará con citarlo, pues todas sus palabras están respaldadas por hechos y, trágicamente para el pueblo armenio, también lo están las predicciones sobre las que venía advirtiendo durante tres décadas.

Cuando le hacen preguntas, Ter-Petrosian suele decir con una sonrisa que no es profeta. Aunque lo haga con un falso espíritu de autocrítica, aunque amistoso, y probablemente en contra de su voluntad, ha sido en verdad un profeta de esos que a nadie le gusta escuchar, porque las verdades amargas difícilmente pueden agradar a alguien. Así, el historiador que miraba el futuro con aprensión ha sido ignorado, voluntariamente, en el mejor de los casos, y muy a menudo calumniado sobre la base de rumores infundados, en cambio de ver que las cosas sucedían. Sin embargo, como se sabe desde hace al menos dos milenios, “ningún profeta es bien recibido en su propia tierra” (Lucas 4:24).

En su influyente ensayo “¿Guerra o paz? Es hora de ponerse serios”, publicado en 1997, Ter-Petrosian, que hubiese podido seguir siendo el presidente de Armenia durante otro año pero fue depuesto en un golpe de estado palaciego por Robert Kocharian, enunció cuatro preguntas, cuyas respuestas fueron el núcleo de su argumento:

1. ¿Debe resolverse la cuestión de Karabaj mediante la guerra o mediante negociaciones pacíficas?

2. ¿Es posible preservar de forma permanente o quizás durante mucho tiempo el statu quo y el estatus no resuelto de la cuestión de Karabaj?

3. ¿Qué es beneficioso para Karabaj y Armenia: el estatus resuelto o no resuelto de la cuestión?

4. ¿Debe resolverse la cuestión mediante concesiones mutuas o la derrota de una de las partes y, en ese caso, quién será la parte derrotada?

Sus respuestas fueron:

1. La guerra debe ser descartada, por lo tanto, la cuestión de Karabaj debe ser resuelta exclusivamente mediante negociaciones pacíficas.

2. No es posible mantener el status quo por mucho tiempo, porque eso no lo permitirá ni la comunidad internacional ni las capacidades económicas de Armenia.

3. El estatus no resuelto de la cuestión no es beneficioso para Karabaj ni para Armenia, porque obstaculiza considerablemente el desarrollo económico de Armenia y, por lo tanto, también el de Karabaj; crea complicaciones en las relaciones con la comunidad internacional y especialmente con los países vecinos, lo que puede tener una importancia fatídica.

4. La única alternativa para la solución de la cuestión de Karabaj son las concesiones mutuas, lo que no significa victoria para un lado y derrota para el otro, sino un posible acuerdo alcanzado después de la culminación del conflicto.

El presidente armenio advirtió entonces contra la posibilidad de pensar en alternativas a las concesiones mutuas. “La alternativa a las concesiones mutuas, es la guerra”. En el párrafo profético que sigue, añadió: “El rechazo de las concesiones mutuas y el maximalismo (la tendencia a obtener el máximo y no lo posible) es el camino más corto hacia la caída absoluta de Karabaj y el empeoramiento de la situación de Armenia”.

Los críticos no se dieron cuenta de que el hecho de que un país como Armenia se aferrara a un territorio no reconocido por la comunidad internacional, es decir, por odioso que suene a oídos armenios, “ocupara” territorio, era extraordinario y una verdadera hazaña, ya que una república de oficialmente 29.700 kilómetros cuadrados había liberado y controlado territorio –incluidas regiones de Azerbaiyán propiamente dicho– que ampliaba el territorio controlado por Armenia a unos 46.000 kilómetros cuadrados, aumentando así su territorio en casi un 60 por ciento. Si comparamos con dos casos importantes de ocupación internacional, el norte de Chipre por Turquía y los territorios palestinos por Israel, ambos países pudieron mantener sus regímenes de ocupación por sí solos, pero también estaban bajo la cobertura estadounidense, ya que ambas ocupaciones fueron facilitadas por Estados Unidos. Aparte del apoyo condicional ruso, en este sentido Armenia era huérfana.

El hecho de que Armenia haya podido conservar ese territorio también dice mucho sobre la capacidad de los gobiernos y la diplomacia armenios durante tanto tiempo. Sin embargo, como Ter-Petrosian había advertido, las tácticas dilatorias sólo podían funcionar durante un tiempo. Y finalmente terminaron, como ahora todos sabemos.

En su artículo “¿Guerra o paz?”, Ter-Petrosian también insinuó, sin decirlo explícitamente, una fórmula alternativa para resolver la cuestión de Nagorno-Karabaj que no llegaría a la independencia o la reunificación con Armenia. La cuestión no era, dijo, “dar o no dar Karabaj”. Se trataba, añadió, de mantener a Karabaj como territorio armenio. “Ha estado habitado por armenios durante 3000 años y 3000 años después todavía tiene que estar habitado por armenios”. Tal vez lo que dijo recientemente el arzobispo Mikael Ajapahian, primado de Gyumri, en una entrevista con Arshaluys Mghdesian de Civilnet, de que la Iglesia armenia habría sido capaz de preservar Karabaj, también se pueda interpretar en esa línea. El arzobispo Mikael no explicó en qué capacidad o qué tipo de estatus.

A menudo se olvida que la Iglesia Apostólica Armenia, hoy muy difamada por una pequeña minoría de armenios, es la institución armenia nacional y universal más antigua que funciona continuamente, si se nos perdona por utilizar una terminología reduccionista, y con más de 1.700 años de memoria institucional, sabe cosas que otros todavía no saben.

Una y otra vez, Ter-Petrosian insistió en que el mejor momento para negociar con Azerbaiyán, desde una posición de fuerza, era cuando Armenia tenía la ventaja. Esta opinión fue repetida recientemente casi palabra por palabra por el veterano diplomático estadounidense Edward Djerejian en una entrevista con Eric Hacopian de Civilnet.

“Lo que salió mal fue que cuando Armenia ganó la guerra de 1994 y ocupó los siete distritos de Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj, su posición diplomática negociadora era muy fuerte”, dijo Djerejian. “Armenia tenía algo que Azerbaiyán quería desesperadamente recuperar: los armenios podrían haber negociado algún tipo de solución aceptable en la que Artsaj tuviera un nivel de autonomía a cambio de renunciar a esos territorios ocupados”. Armenia, añadió, “tenía una posición muy fuerte”, y dijo que había “advertido desde el principio que si Armenia no iniciaba una negociación estratégica sobre esto, Azerbaiyán, con sus pozos de petróleo y gas, podría desarrollar sus capacidades militares y en la próxima guerra, Armenia podría no ganarla; los azeríes sí”. Añadió, como todos sabemos: “Eso sucedió”.

De hecho, en 2007, diez años después de escribir “¿Guerra o paz?”, Ter-Petrosian advirtió que si Armenia y Azerbaiyán estaban en igualdad de condiciones cuando se derrumbó la Unión Soviética, con el ritmo de su crecimiento económico y su desarrollo militar pronto superaría ampliamente a Armenia. Por lo tanto, advirtió, los azeríes no tenían prisa por sentarse a la mesa de negociaciones mientras seguían ganando tiempo, con los resultados que ahora conocemos.

Ter-Petrosian atribuyó el mantenimiento del statu quo a dos circunstancias convergentes: Nagorno Karabaj era “la prioridad número 1.000 de una comunidad internacional ocupada con otros asuntos” y “Azerbaiyán estaba esperando el momento oportuno y se estaba rearmando”. En 2008, Ter-Petrosyan había visto crecer la brecha entre Armenia y Azerbaiyán. Cuando estalló la guerra de 2020, esa diferencia en armamento, economía y posición internacional se había magnificado, mientras que Armenia era, en lo que respecta a su defensa, un puesto militar avanzado de Rusia.

El primer presidente de la tercera República de Armenia, Levon Ter Petrossian, en Ereván, noviembre de 2022 (foto Avedis Hadjian)

Rusia había comenzado a alinear sus intereses militares y económicos con el eje turco-azerbaiyano años antes. Incluso a mediados de la década de 2000, Ter-Petrosian había predicho que Rusia nunca reconocería a Karabaj, porque “Rusia tiene 20 Karabaj dentro de sus fronteras”. De hecho, cuando estalló la guerra de cuatro días en abril de 2016 en Karabaj, solo los ciegos no verían que Rusia había comenzado a desertar de sus deberes hacia Armenia y había elegido alinearse con Azerbaiyán, en pos de una convergencia de intereses.

Aparte de los límites del compromiso ruso con la defensa de Armenia, Ter-Petrosian también había estado advirtiendo sobre la comunidad internacional. La noción de “comunidad internacional” suena abstracta y es por eso que es fácilmente descartada como resoluciones bien intencionadas pero ineficaces aprobadas por las Naciones Unidas y los parlamentos de todo el mundo. Sin embargo, la comunidad internacional está formada por personas, y en nuestro caso, estuvo encarnada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, una política de carrera amoral. En una muestra abyecta de desprecio por Armenia y por los valores que supuestamente defiende, voló a Bakú para estrechar la mano de Ilham Aliyev, el segundo dictador hereditario más antiguo después del de Corea del Norte. Von der Leyen nunca se disculpó por su pacto con el diablo, que fue pagado unos meses después cuando Azerbaiyán, comprensiblemente envalentonado por la siempre sonriente von der Leyen, lanzó un ataque brutal contra el territorio soberano de Armenia propiamente dicho. Esto costó la vida a más de 200 reclutas armenios en sólo dos días y tomó posiciones dentro de las fronteras de Armenia.

Volvamos a Ter-Petrosian. Él escribió que quería “mantener a Karabaj, habitado por armenios durante 3.000 años, como armenio durante otros 3.000 años”. Consideremos el escenario de un conflicto resuelto.

La historia contrafactual (o la pregunta “¿qué hubiera pasado si” las cosas se hubieran hecho de otra manera en el pasado) puede tener un valor dudoso, pero puede arrojar luz sobre la situación actual de Armenia. ¿Cómo habría sido Nagorno Karabaj después de la solución del conflicto? ¿Sería exagerado decir que se habría logrado la paz durante unos años o décadas antes de que estallara nuevamente el conflicto? Tal vez sea justo sospechar que había muchas probabilidades de que estallara una nueva guerra, porque no se habrían abordado las raíces del conflicto. No se trata simplemente de “agravios históricos que datan de siglos atrás”, para utilizar la frase típica que se usa comúnmente en estos casos. Se puede decir algo similar de Alemania y Polonia, pero tienen una relación próspera, aunque no siempre fluida. Los fundamentos del conflicto de Armenia con Turquía y Azerbaiyán no han cambiado porque Turquía, y ahora Azerbaiyán también, son estados genocidas victoriosos. Hasta que no se rompa esa dinámica por la cual sus políticas sistemáticamente genocidas no queden impunes, Armenia no puede construir relaciones normales con ellos.

En los últimos mil años, los armenios perdieron dos veces ante la superioridad de las tácticas militares de Turquía y sus secuaces azeríes: “la nación de los arqueros” en la era de Alparslan en 1071 y los zánganos en 2020. Parafraseando el ensayo de Isaiah Berlin sobre el erizo y el zorro, basado en Arquíloco, “el zorro sabe muchas cosas, pero el erizo sabe una sola cosa muy grande”. Cada centímetro de territorio que posee Turquía proviene de la aplicación constante de la fuerza bruta.

Ter-Petrosian ha sido criticado por ser demasiado indulgente en su intento de normalizar las relaciones con Turquía. Los críticos también han señalado que no tiene en cuenta la imprevisibilidad de la historia.

Sin embargo, sus predicciones se han cumplido hasta ahora, porque es muy consciente de la capacidad de Armenia. Y admitió la posibilidad de evolución incluso en un vecindario donde la historia parece repetirse en sus acciones más violentas. Ter-Petrosian había escrito que tal vez un día en el vecindario de Armenia la política internacional evolucionaría de la misma manera que lo ha hecho en Europa occidental o (en ese ensayo previo a Gaza 2023-24), en la coexistencia entre Israel y vecinos árabes clave como Egipto y Jordania.

Los armenios no siempre recuerdan con cariño a Ter-Petrosian, que recuerda los años oscuros del bloqueo y la guerra, cuando la economía del país pasó a manos de los oligarcas, un proceso que se produjo en todo el bloque soviético tras el colapso de la Unión Soviética. Sin embargo, para ser justos, el autor de esta columna, que se reunió con el primer presidente de la Tercera República en varias ocasiones desde los primeros días de la independencia en septiembre de 1991, recuerda que un colega le dijo en el invierno de 1993 o 1994, al regresar de una entrevista con Ter-Petrosian, que el presidente lo había recibido en su despacho con el abrigo puesto porque no había calefacción. No había escapado a las peores consecuencias del bloqueo.

Sus mayores defectos pueden ser “los vicios de la integridad”, el título que Jonathan Haslam ha dado a su biografía de otro historiador, EH Carr, el autor de La crisis de los veinte años . Ter-Petrosian es lo opuesto a un populista, y su perspectiva académica puede no gustar a todo el mundo. Siempre se ha abstenido de la demagogia y la grandilocuencia retórica que otros predican en política a expensas de “la sangre de otros”.

La definición de estadista suele venir determinada por un consenso general de historiadores, académicos y público en general, que se va construyendo con el tiempo, a menudo cuando el personaje ya no está vivo. Si bien no es en los tiempos difíciles que atraviesa actualmente nuestra nación, no cabe duda de que la historia registrará a uno de sus cronistas, Levon Ter-Petrosian, entre los estadistas más destacados y trágicamente proféticos que han dirigido Armenia.

avedis hadjian Avedis Hadjian es un periodista y escritor radicado en Venecia. Es el autor de Secret Nation: The Hidden Armenians of Turkey.

 

armenian mirror

 

Más leídas