SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Dr. Arshavir Gundjian, CM
Doblar la esquina y avanzar, con responsabilidad por el pasado y expectativas para el futuro
01 de Julio de 2024

En los treinta y tres años de historia de la reindependencia de Armenia, los últimos días de junio del actual año 2024 pueden considerarse el final de un período de casi tres años caracterizado por acontecimientos difíciles, cuyo comienzo fueron los días de la segunda e infame guerra de Artsaj de 44 días en 2020.

Es nuestra tarea urgente, dentro del limitado espacio de que dispone nuestra prensa, hacer un breve y objetivo balance analítico del mencionado período, y enumerar, derivadas de él, las expectativas razonadas, para los próximos dos años, hasta la próximas elecciones generales previstas para 2026.

La guerra de 44 días en Artsaj en 2020, con su desastroso resultado, reveló que todas las autoridades que siguieron a la reindependencia de Armenia, excluyendo hasta cierto punto el período del primer presidente Levon Der Petrosian, son en gran medida responsables de ese triste resultado.

En primer lugar, han sido negligentes y delincuentes en cuanto a sus responsabilidades de proporcionar a la patria cada día, sus propios medios militares del más alto nivel de defensa. También son responsables de no poder evaluar de manera realista en el ámbito diplomático la lealtad y la confianza de los países llamados aliados, en los que confiaban para brindarles ayuda y garantizar la protección de su propia patria.

Dirijamos ahora nuestra atención al período de tres o cuatro años desde 2020 hasta estos últimos días.

 Al inicio de este período, durante el año 2021, se llevaron a cabo elecciones generales en condiciones libres y legales aceptadas por todos. Como resultado, los miembros de la Asamblea Nacional actual, fueron elegidos. El gobierno actual encabezado por el primer ministro Nikol Pashinian se formó con una gran mayoría del bloque Contrato Civil. Los opositores eran íntegramente miembros pertenecientes a las autoridades de los años anteriores. La debilidad de este grupo hasta hoy, radica en la ausencia de un gran número de todos los demás partidos políticos.

Es natural que en estas condiciones, durante los últimos tres años, la actividad del gobierno encabezado por Pashinian se haya convertido en el foco de evaluación y especialmente de crítica.

Para evaluar de manera justa la política exterior de Armenia, es necesario tener en cuenta su posición geopolítica extremadamente complicada y controvertida y, por tanto, la necesidad de llevar a cabo una política exterior delicada y difícil, proporcional a esa situación.

Está claro que el Primer Ministro Pashinian y su administración carecían de experiencia en este ámbito.

Lo natural hubiera sido para ellos, tratar de aprovechar los conocimientos externos a ellos que habían pasado por esas difíciles experiencias. Sin embargo, no quisieron aprovechar esa oportunidad, y por eso, al principio, muchas veces mostraron operaciones contradictorias.

Cabe destacar que, después de pasar por varias etapas difíciles, hoy intentan establecer relaciones bastante prometedoras con Occidente, manteniendo al mismo tiempo vínculos formales, principalmente con Rusia, su "aliado tradicional". Este camino está lleno de obstáculos muy serios. Sin embargo, es necesario pasarlos para asegurar el fortalecimiento real de la defensa y la economía del país.

En cuanto a los aspectos políticos, económicos, jurídicos y otros internos del país, si las autoridades actuales obviamente han implementado cambios y éxitos significativos en el sentido democrático, por otro lado, son responsables de omisiones importantes.

La primera de las lagunas en la difícil tarea de dar rumbo al país es la ausencia de representantes capaces de los círculos que quedaron fuera de las elecciones, valiosos pero convertidos en grupos pequeños, equilibrados y profundamente creyentes en los principios democráticos. Las autoridades, por iniciativa propia, deberían dejar espacio a estos últimos y beneficiarse de los conocimientos que pofrían aportar.

La segunda gran omisión de las autoridades es la actitud deshonrosa que han adoptado hacia la extensa diáspora armenia. Para repetir, cabe mencionar que la diáspora extensa tiene amistad y amplios recursos, pero está colectivamente desorganizada.

El mayor error fue disolver el Ministerio de la Diáspora y sustituirlo por un Comisionado de la Diáspora completamente ineficaz.

 Ahora, continuemos este breve repaso analítico evaluando la actividad de las dos facciones opositoras de la Asamblea Nacional, y el papel desempeñado por los movimientos que de vez en cuando llenan calles y plazas con su aliento.

Los opositores de la Asamblea Nacional, desde el primer día de su elección y hasta hoy, demuestran cada día que, según los estándares aceptados del mundo civilizado, simplemente no merecen llevar el nombre de "opositores". El lenguaje despectivo que utilizaron y el comportamiento de iniciar peleas y arrojar botellas, es profundamente vergonzoso y destructivo y ha reducido su crédito a la nada.

En cuanto a los movimientos callejeros, después de la guerra de 44 días hasta hoy, durante casi tres años, el último de los movimientos callejeros que llenaban de vez en cuando calles y plazas, caracterizado por un número bastante elevado de participantes, fue el llamado movimiento "Tavush por la Patria".

En relación con estos "movimientos" de protesta con importante participación popular, debe quedar claro y comprensible para todos nosotros que es natural y esperado que en Armenia, como en cualquier país civilizado y especialmente democrático sobre la faz de la tierra, sea inevitable que una parte del pueblo esté descontenta con el trabajo de las autoridades de turno.

Sería antinatural hacer lo contrario. Este es el caso de Ghana o Estados Unidos, Francia, España y muchos otros países desarrollados. También es comprensible y esperado que el descontento con cuestiones específicas y claramente definidas sea generalizado y lo suficientemente fuerte como para que un gran número de ciudadanos salgan a las calles y se manifiesten, como establece la ley, bajo la supervisión de la policía. Sin embargo, en ningún momento se esperará que como consecuencia de las mismas, el gobierno dimita o que un grupo tome su lugar... la única manera de cambiar el gobierno son las elecciones. En tiempos de extrema angustia, se podrán celebrar elecciones generales extraordinarias.

De lo contrario, hay que esperar hasta las próximas elecciones ordinarias, para que el cambio de poder lo haga la mayoría del pueblo, y listo. Cuando los movimientos callejeros se vuelven incontrolables y conducen a daños físicos o atrocidades, primero interviene la policía y, cuando es necesario, incluso las fuerzas armadas del país, y los perpetradores reciben los castigos adecuados.

Ahora, cuando evaluamos con este simple entendimiento los tres movimientos callejeros que han tenido lugar en Armenia desde 2020, con la participación de un gran número, cabe señalar que los tres fracasaron y fueron en vano. El primero y el último también sobrepasaron los límites legalmente aceptados. El último, el "Movimiento Tavush", en condiciones planificadas o no, finalmente cruzó la línea roja de la fuerza bruta cuando intentó sin éxito irrumpir en la Asamblea Nacional.

Es necesario centrarse más en el "Movimiento Tavush" porque todavía está fresco en la mente de todos.

El "Movimiento Tavush" estaba evidentemente destinado a fracasar desde el principio, desde el día de la reunión pública del 9 de mayo. De hecho, diferentes grupos heterogéneos se unieron al movimiento en la carretera Tavush-Ereván, pensando inicialmente que el mesías que salvaría a Armenia había aparecido de repente. Sin embargo, también se fueron alejando poco a poco cuando se supo que no tenía un programa político. Tampoco tenía un liderazgo políticamente preparado, que inspirara confianza y se presentara abierta y audazmente.

Por el contrario, el único que de repente reclama, es un clérigo de la iglesia, que pronto también se convirtió en el "candidato a Primer Ministro" propuesto por el Movimiento. En estas condiciones, al ver la indiferencia política del "Movimiento", primero perdió a sus seguidores más importantes en los primeros días, y al final sólo quedaron estudiantes y algunos conocidos opositores jurados antagónicos al gobierno. Parece que en estos días incluso estos últimos se han dispersado y el "candidato a primer ministro" también ha abandonado las calles, con la absurda promesa de volver a las calles en otoño después de las "vacaciones" de verano.

Seguramente habrá una gran decepción entre todos aquellos ciudadanos decentes y grupos de noticias que, durante un corto período de tiempo, creyeron haber encontrado de repente a un salvador extraordinario, que hasta hoy sigue siendo desconocido. Sin embargo, todos ellos también son aborrecibles, ya que se dejan llevar tan fácilmente por el encanto de este "salvador" desconocido en la realidad. De hecho, se informó a todos que este clérigo había servido como Jefe de la Diócesis de Canadá durante diez largos años. Era un deber enviar una pequeña pero seria delegación de investigación a Canadá para recopilar información objetiva sobre este individuo que tiene derecho a un puesto tan importante. El resultado de tal discusión mostraría que al final de esos diez años, la diócesis armenia de Canadá había llegado a un estado muy grave de problemas financieros y de relaciones humanas, que después de su alejamiento, apenas había recuperado su paz anterior.

Aunque el "Movimiento de Tavush" ya no es una esperanza ni una amenaza para el futuro de la patria, lamentablemente es mucho más preocupante que esta fallida iniciativa de estos pocos meses haya tenido un grave impacto negativo en toda la estructura de la Iglesia Apostólica Armenia. y especialmente sobre la Santa Sede y su papel insustituible de símbolo de la unidad moral nacional. El curso de la historia es largo y, con esta corta duración, el incidente seguramente pronto será olvidado, perdido e invisible en el pasado.

Por otro lado, sin embargo, como nación debemos hacer todos los esfuerzos posibles para que la Santa Sede y su gobernante, el Katolikós de Todos los Armenios, recuperen las altas posiciones morales que le ha otorgado el pueblo armenio y el Estado durante miles de años y que fueron quemados por la "Historia armenia" (y no por la "Historia de Armenia"...) como difunde este Gobierno.

Por cierto, este es también el lugar oportuno para que la Sede de Antilias, que esta vez, con rara y bienvenida arrogancia en este período alarmante, se preocupara tanto de ser protectora de la Santa Sede y de su Trono, y no cuestionarse también de esa revisión adeudada de la ya obsoleta posición en su propio lado, que cuentan ya con más de setenta años de divisiones sectarias creadas desde Persia hasta Grecia, Estados Unidos y Canadá.

Esta somera descripción analítica del período transcurrido indica de alguna manera que hoy, a finales del mes de junio de 2024, nosotros, como nación, estamos al borde de un punto de inflexión verdaderamente importante. En los próximos meses, y especialmente hasta las próximas elecciones generales de 2026, durante los dos años restantes, las autoridades armenias tendrán que hacer frente a operaciones e iniciativas políticas muy delicadas y difíciles. En las actuales condiciones geopolíticas inestables y tormentosas, la tarea que se les ha asignado es absolutamente no envidiable.

En este sentido, repetimos y reafirmamos nuestras expectativas y deseos tantas veces expresados ​​de que el Primer Ministro Pashinian y su régimen, mientras realizan este difícil trabajo, se beneficien de todas las fuerzas políticas más allá de ellos, que obviamente están dispuestas a brindarles un apoyo positivo.

Sin embargo, es indiscutible que un barco que recorre este largo y difícil camino sólo puede tener un capitán en un momento dado. Las autoridades actuales, sin demora, también deberían establecer vínculos organizados y serios con la diáspora en todo el mundo. Es necesario restablecer el Ministerio de la Diáspora bajo la supervisión de un ministro experimentado.

La mayor riqueza de la patria es la Diáspora, siempre que nuestras autoridades puedan usarla para sus propios intereses. Las autoridades de Armenia tienen un trabajo importante que hacer, especialmente para infundir confianza en el país y acercarla a la gente. A pesar de que no adherimos al estilo y la práctica de los llamados "movimientos de protesta", es obvio, sin embargo, que las personas tienen serias razones para disgustarse.

El gobierno no puede ignorar esta realidad. Es su responsabilidad hacer lo necesario para paliar las causas de estas insatisfacciones.

Uno de los medios es explicar al pueblo, en la medida de lo posible, las razones profundas detrás de las posiciones impopulares adoptadas por él. Las autoridades también deberían darse cuenta de que existen líneas rojas que ninguna autoridad puede cruzar. Como ejemplos indiscutibles, Ararat es armenio y punto.

Artsaj es armenio y eso es todo, pero también con respecto a este fin, es comprensible que sea una tarea difícil proporcionar datos diplomáticos, legales, militares y de otro tipo a través de los cuales, tarde o temprano, tal vez incluso más tarde que antes, ese sueño pueda realizarse con éxito.

No es necesario ampliar esta lista, todos conocemos su contenido. Como recordamos, las autoridades actuales, aunque en sus primeros días tenían una gran falta de experiencia, hoy es obvio que ya están afrontando bastante bien, especialmente los juegos peligrosos y atrapantes del circo político internacional. Sin duda, el pueblo armenio, en su gran mayoría, está dispuesto a resistir con firmeza a las autoridades que dominan el país con elecciones legales, esperando que siempre respeten las expectativas lógicas del pueblo.

Buena suerte a la patria y al pueblo armenio.

Más leídas