SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Suren Sargsian, investigador, analista y experto en política exterior estadounidense.
Armenia reconoce a Palestina
29 de Junio de 2024

Hace unos días, Armenia reconoció la condición de Estado a Palestina, convirtiéndose en el 143º de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas en reconocer su independencia, uniéndose a potencias como Rusia, España, Noruega, Turquía y China. Esté o no de acuerdo con este paso, fue una decisión histórica. Como suele ocurrir con las acciones del gobierno armenio, el anuncio de la decisión provocó numerosas discusiones y especulaciones.

La noticia llegó directamente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, que hizo el anuncio sobre el reconocimiento de Palestina dos días después de la llamada del Primer Ministro Nikol Pashinian al Presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Ese momento desató las especulaciones de que Erdogan podría haber instado a Pashinian a reconocer la independencia de Palestina, poniendo al Primer Ministro de Armenia bajo presión. Apenas horas después de la declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía dio la bienvenida a tal decisión del gobierno armenio, describiéndola como la decisión correcta. Esto dio lugar a debates aún más amplios dentro de la sociedad armenia sobre el "escenario turco que está llevando a cabo el gobierno armenio". Por supuesto, la reacción de Israel no se hizo esperar y, en su mayor parte, parecía una amenaza contra Armenia con respecto a esta decisión.

En los círculos armenios hubo opiniones diversas, algunos aplaudieron la decisión mientras que otros adoptaron una postura crítica. El politólogo Eduard Abrahamian afirmó que “el gobierno armenio no reconoce Artsaj, que existía y era una prioridad importante para Armenia, pero Ereván reconoce algo que no existe en primer lugar y que no es una prioridad para la República de Armenia en absoluto. Aquí hay una cuestión de moralidad política. ¿Qué clase de 'estado no reconocido' es Palestina que se regocijó y felicitó a Aliyev por la destrucción de otro estado no reconocido, Artsaj?”

Algunas personas, como el politólogo Johnny G. Melikian, sostienen que “el reconocimiento del Estado de Palestina por parte de Armenia es ilógico”. Él y este grupo de personas sostienen que “además de las razones oficiales, la decisión de Armenia se deriva de la negación por parte de Israel del genocidio armenio y su apoyo militar a Azerbaiyán. Esto plantea interrogantes sobre la estrategia diplomática de Armenia: tensar los lazos con Israel mientras busca relaciones más estrechas con Turquía, el autor del genocidio, así como con Azerbaiyán, que utilizó armas contra civiles armenios y de Artsaj sin afrontar las consecuencias”.

Otro grupo de personas, como el político Suren Surenyants, saludaron esa decisión y señalaron que “es correcta y que es razonable reflexionar sobre los beneficios que traería a Armenia el no reconocimiento. Dada la postura antagónica de Israel hacia Armenia, alinearse con los partidarios de las políticas genocidas de Israel es vergonzoso hoy en día. Incluso si el reconocimiento de Palestina se originó en el llamado entre Pashinian y Erdogan, el reconocimiento de Palestina por parte de Armenia parece justificado”.

Algunas personas debatieron el momento de tomar una decisión tan crucial, afirmando que habría sido vital reconocer a Palestina cuando Israel apoyó a Azerbaiyán con armas en la guerra de 2020, ayudando así a su victoria, o asistió a Bakú durante la agresión contra la República de Artsaj después de un bloqueo prolongado en 2023.

Ciertamente, desde que Armenia obtuvo su independencia, ha habido un debate continuo sobre el reconocimiento de Palestina. Sin embargo, Armenia se abstuvo de dar este paso para mantener su relación con Israel. A pesar de tener vínculos diplomáticos, Armenia e Israel optaron por no enviar embajadores residentes por varias razones. Ereván fue cauteloso para no tensar aún más estas relaciones. Además, Ereván consideró ilógico reconocer a Palestina sin reconocer primero la independencia de Artsaj.

Hoy en día, para comprender correctamente la importancia del reconocimiento de Armenia, primero hay que entender los motivos subyacentes de tal decisión. Si Turquía realmente presionó a Armenia para que aceptara este reconocimiento, implica una falta de beneficio para Armenia, sin reciprocidad por parte de Turquía dada su renuencia a corresponder concesiones unilaterales por parte de Armenia. Por supuesto, el momento del reconocimiento de Palestina, tras el llamado de Erdogan-Pashinyan, plantea dudas sobre su conexión con Erdogan. Sea correcto o incorrecto, atribuir la decisión a Erdogan, aunque sea infundado, parece glorificar al presidente turco en este sentido. Incluso si esta decisión surgiera del apoyo de Israel a Azerbaiyán, y Armenia tuviera el objetivo de promover una postura pro-armenia, la percepción pública sería muy diferente.

Otra cuestión crucial es por qué Armenia decidió reconocer a Palestina ahora, teniendo en cuenta la guerra en curso en Gaza.

Armenia se opone no sólo a la postura de Israel sino también a la de sus aliados, que no sólo rechazan a Palestina sino que están alineados con Israel, como, por ejemplo, Estados Unidos. Actualmente, Estados Unidos desempeña un papel activo como mediador en el Cáucaso Meridional, comprometido en la reconciliación armenio-turca y armenio-azerbaiyana, y esta decisión del Ereván oficial, entra en conflicto con los intereses estadounidenses en ese sentido.

Más leídas