SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Benyamin Poghosian, Director Ejecutivo, Asociación de Ciencias Políticas de Armenia
Etapa actual de las negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán
28 de Junio de 2024

Tras la toma militar de Nagorno-Karabaj por parte de Azerbaiyán en septiembre de 2023 y el desplazamiento forzado de armenios, Azerbaiyán ha seguido una estrategia doble en las negociaciones con Armenia.

Su primer enfoque ha sido socavar los formatos de negociación liderados por Occidente en Bruselas y Washington, al tiempo que muestra interés en reanudar las negociaciones en la plataforma regional o de Moscú. El presidente Ilham Aliyev canceló su participación en la cumbre de Granada de la Comunidad Política Europea en octubre y la reunión tripartita prevista en Bruselas facilitada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

En noviembre, Azerbaiyán rechazó la oferta de Estados Unidos de reanudar las negociaciones con los ministros de Asuntos Exteriores en Washington. Bakú justificó su decisión afirmando que la Unión Europea, Francia y Estados Unidos tienen una postura proarmenia o antiazerbaiyana. Al mismo tiempo, Azerbaiyán ha expresado varias veces su disposición a reanudar las negociaciones en Rusia o en plataformas regionales. El presidente Aliyev se reunió muchas veces con funcionarios rusos antes de las elecciones presidenciales de febrero de 2024, mientras que recibió a funcionarios occidentales sólo después de las elecciones.

El segundo enfoque ha sido impulsar negociaciones bilaterales con Armenia sin mediadores ni facilitadores. Después de septiembre de 2023, Armenia enfatizó su voluntad de continuar las negociaciones sobre plataformas occidentales basadas en los principios acordados en Praga en octubre de 2022 y en Bruselas en mayo y julio de 2023. Armenia también acordó lanzar la vía bilateral para garantizar una negociación fluida.

Armenia y Azerbaiyán alcanzaron un resultado inicial el 7 de diciembre de 2023, cuando firmaron una declaración sobre la liberación de prisioneros de guerra y el apoyo de Armenia a que Azerbaiyán fuera anfitrión de la COP29, la próxima cumbre climática de las Naciones Unidas, en Bakú.

Las negociaciones bilaterales continuaron en 2024. Se celebraron varias reuniones entre el secretario del Consejo de Seguridad de Armenia y el asistente del presidente Aliyev en política exterior. En febrero de 2024, los líderes armenios y azerbaiyanos se reunieron en Múnich, al margen de la Conferencia de Seguridad de Múnich, en presencia de la Canciller alemana, y los ministros de Asuntos Exteriores se reunieron en Berlín a finales de febrero. Sin embargo, estas dos reuniones no pueden considerarse como una reanudación de los formatos de mediación occidentales, ya que ni los europeos ni los estadounidenses fueron los organizadores –o incluso estuvieron involucrados– en estas conversaciones.

La vía de las negociaciones bilaterales continuó en mayo de 2024, cuando los ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y Azerbaiyán se reunieron en Almaty, Kazajstán, por invitación del presidente Kassym-Jomart Tokayev. Las comisiones de delimitación y demarcación de fronteras, establecidas en mayo de 2022, celebraron varias reuniones a principios de 2024. Como resultado, las fuerzas armenias se retiraron de áreas a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán en la región de Tavush, enmarcadas por el gobierno armenio como parte de la delimitación y demarcación. proceso basado en la declaración de Almaty de 1991.

¿Cuáles son los principales objetivos de Azerbaiyán en la actual fase de negociaciones? En primer lugar, Azerbaiyán quiere solidificar el status quo posterior a septiembre de 2023 y eliminar la cuestión de Nagorno-Karabaj y el futuro de los armenios de Nagorno-Karabaj del proceso de negociación. En segundo lugar, al boicotear las plataformas de negociación occidentales, Azerbaiyán busca, por un lado, impedir la creciente participación de Occidente en la región y, por otro, al presentarse como un actor antioccidental, mejorar las relaciones con Rusia. El Kremlin ve las plataformas occidentales como otro canal para la penetración de Occidente en la región y, por tanto, una amenaza a sus intereses vitales allí. En este contexto, los esfuerzos de Azerbaiyán por socavar esas plataformas están alineados con los intereses rusos.

Azerbaiyán también prefiere las negociaciones bilaterales sin facilitadores ni mediadores porque, dada la asimetría de poder entre Armenia y Azerbaiyán, permiten a Azerbaiyán obtener más concesiones de Armenia y reducir el costo político para Azerbaiyán si Bakú decide no implementar acuerdos anteriores. Al mismo tiempo, Azerbaiyán utiliza el formato bilateral como cortina de humo. Se presenta a sí mismo como un actor constructivo genuinamente involucrado en negociaciones para lograr una paz y estabilidad duraderas en la región y, por lo tanto, puede disfrazar su postura asertiva y agresiva hacia Armenia. Seguir la vía bilateral fortalece la narrativa de Azerbaiyán sobre la ineficacia de los formatos occidentales multilaterales.

Sin embargo, en estas negociaciones Azerbaiyán no busca la firma de un acuerdo de paz integral. El presidente Aliyev ha acabado con cualquier posibilidad de firmar un acuerdo de este tipo al afirmar muchas veces que los cambios en la constitución armenia son una condición previa para cualquier acuerdo de paz. Es obvio que mientras se llevan a cabo protestas contra el Primer Ministro Nikol Pashinian, será un gran desafío para el Primer Ministro impulsar un cambio constitucional, ya que muchos en Armenia lo percibirán como otra concesión a Azerbaiyán.

El establecimiento de un corredor extraterritorial para conectar Azerbaiyán con Nakhijevan a través de Syunik, otra condición previa impuesta por Azerbaiyán para la firma de un acuerdo de paz, también obstaculiza el proceso. Incluso si Armenia acepta esta demanda, lo cual es poco probable ya que el gobierno actual declara que el corredor extraterritorial es una línea roja para Armenia, Irán hará todo lo posible para impedir el establecimiento del corredor, que Teherán considera una amenaza a sus intereses nacionales.

Así, mientras manifiesta públicamente su interés en firmar un acuerdo de paz antes de la cumbre COP29 en Bakú, Azerbaiyán está tomando medidas para impedir cualquier posibilidad de alcanzar ese objetivo. Azerbaiyán puede optar por firmar un llamado acuerdo marco con Armenia, un texto de principios y declaraciones de alto nivel, que no resolverá nada más que ayudar a mejorar la posición global de Azerbaiyán, permitiendo a Bakú hablar de la COP29 como una “cumbre sobre el clima y la paz”. Es muy probable que después de este acontecimiento Azerbaiyán vuelva a su política de condiciones previas y chantaje a Armenia en cuestiones como el corredor, los enclaves, el cambio de la Constitución, Azerbaiyán occidental, etc.

Azerbaiyán pretende prolongar las negociaciones indefinidamente, utilizándolas para debilitar a Armenia al obligarla a hacer concesiones adicionales y al mismo tiempo reducir la participación regional de Occidente. El objetivo final es ver a una Armenia incapacitada constantemente bajo la amenaza de la agresión azerbaiyana y obligada a aceptar el dominio de Azerbaiyán y sus aliados en el Cáucaso Meridional.

¿Qué podría hacer Armenia ante esta estrategia azerbaiyana? En primer lugar, aunque no se niegue a participar en conversaciones bilaterales, Armenia podría declarar que Azerbaiyán las está utilizando como cortina de humo para impulsar una política asertiva y agresiva hacia Armenia. En segundo lugar, Armenia podría condenar aún más a Azerbaiyán por socavar las negociaciones al imponer condiciones previas y podría afirmar que Azerbaiyán no está interesado en firmar un acuerdo de paz. En tercer lugar, a pesar del acuerdo previo de Ereván de firmar un acuerdo marco con Azerbaiyán, como indicó el primer ministro en noviembre de 2022, Armenia debería negarse a firmar un acuerdo marco ambiguo, que solo fortalecerá la actual estrategia de cortina de humo de Azerbaiyán.

Mientras Azerbaiyán continúa impulsando el concepto de Azerbaiyán occidental y se prepara para publicar la lista de aquellos azerbaiyanos que “fueron expulsados ​​de Armenia en 1987-1991” y a quienes Armenia debería permitir regresar, Armenia debería plantear la cuestión de Nagorno-Karabaj y el futuro de los armenios de Nagorno-Karabaj.

Si bien es probable que estas cuestiones no formen parte de un acuerdo de paz con Azerbaiyán, deben abordarse, porque no será posible una paz o una estabilidad duraderas al menos durante algunas décadas en un Cáucaso meridional con un Nagorno-Karabaj étnicamente limpio. Si no se aborda esta cuestión, es probable que las generaciones futuras de armenios vean el desplazamiento forzado de armenios de Nagorno Karabaj como una humillación y una injusticia histórica. Esto impedirá cualquier posibilidad de una genuina normalización entre Armenia y Azerbaiyán, creando inestabilidad a largo plazo.

Más leídas