SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 16 de Junio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Michael Rubin, investigador del American Enterprise Institute
Blinken, con los armenios, enseña sobre cómo no hacer diplomacia...
16 de Mayo de 2024

Después de asumir el cargo, el presidente Joe Biden declaró: “La diplomacia ha vuelto”. Los principales asesores, el secretario de Estado, Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, repitieron el mantra. ¿Por qué? El unilateralismo de la era Trump y el caos de los tuits improvisados ​​habían terminado.

Un estadista que abraza la diplomacia, sin embargo, es similar a un cirujano empuñando un bisturí: la herramienta depende de la habilidad de su operador. Si bien la administración Biden adoptó los símbolos tradicionales de la diplomacia, sus miembros abordaron la estrategia con toda la habilidad de un mono narcoléptico y epiléptico drogado con crack.

Dejemos de lado la reducción de la presión máxima sobre Irán por parte de Sullivan mientras sus reservas de divisas se estaban agotando, el levantamiento de las sanciones por parte de Blinken a la milicia hutí de Yemen o la renuncia del equipo de Biden a las sanciones sobre Nord Stream 2 (gasoducto de 1.234 kilómetros de longitud desde Rusia hasta Alemania que atraviesa el Mar Báltico), antes de la invasión rusa a Ucrania. Para comprender cuán débil parece la diplomacia estadounidense tanto para los adversarios como para los aliados, consideraremos a Azerbaiyán.

En diciembre de 2020, apenas un mes después de que el presidente Ilham Aliyev completara la primera fase de la conquista de Nagorno-Karabaj por parte de Azerbaiyán, Andrew Schofer, el principal diplomático estadounidense en la crisis, viajó a Ereván y Bakú. Aliyev humilló a Schofer en vivo por televisión, alardeando de cómo la destreza militar de Azerbaiyán logró lo que la diplomacia estadounidense no logró y luego preguntó: "¿Por qué estás aquí?".

Ese episodio debería haber influido en el enfoque de Blinken hacia Azerbaiyán cuando asumió el cargo, pero, lamentablemente, la voluntad de tolerar el desdén de Aliyev hacia los Estados Unidos llegó a definir la era Biden.

La lista de humillaciones es larga. Cuando en junio de 2023 francotiradores azerbaiyanos dispararon contra un proyecto de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional en Yerashj y mataron a un trabajador indio, Blinken y la administradora de USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), Samantha Power, guardaron silencio.

Luego, tres meses después, el subsecretario de Estado en funciones, Yuri Kim, testificó ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que Estados Unidos que no toleraría ninguna ofensiva militar azerbaiyana. Días después, Azerbaiyán ordenó a sus drones y tanques en toda la región borrar los 1.700 años de abrazo al cristianismo en la región. ¿La respuesta de Estados Unidos? Canto de grillos, incluso después de que se supo que Aliyev le había mentido abiertamente a Kim, apenas unos días antes sobre sus intenciones.

Bueno, no del todo grillos. Power, cuyo ascenso al poder se produjo criticando el cinismo y la inmoralidad de la pasada inacción estadounidense contra el genocidio, respondió con una visita a Armenia para depositar una corona de flores en el monumento al genocidio. Sin embargo, en lugar de hacerlo con sinceridad, trajo un equipo de cámaras para documentar su visita. Como señalaron los armenios, la inversión de USAID en campañas de relaciones públicas para seguir a Power en realidad superó lo que Samanta había ofrecido a los 120.000 ciudadanos hambrientos de la región durante los 11 meses de bloqueo que precedieron al ataque. Un grupo designado como terrorista en Gaza recibió lanzamientos aéreos de alimentos y medicinas; ¿Cristianos indígenas en Nagorno-Karabaj? Disparos en la cabeza.

A medida que crecían las críticas, Blinken y Power se reunieron con sus homólogos europeos para desarrollar un paquete de ayuda para los refugiados de Nagorno-Karabaj. Desgraciadamente, Blinken y Power destinaron gran parte del dinero al cambio climático y a cuestiones LGBT, que difícilmente ocupan los primeros lugares de prioridades en la lista de refugiados. Aliyev respondió como sólo los dictadores saben hacerlo: envió sus fuerzas a zonas más profundas del territorio armenio.

Cuando el Departamento de Estado cae en un agujero, Blinken investiga... La misma semana en que el Departamento de Justicia presentó cargos contra el representante Henry Cuellar (D-TX) por supuestamente corromper su oficina en nombre de Azerbaiyán, Blinken envió al embajador de Estados Unidos en Azerbaiyán, Mark Libby, a visitar Shushi, una antigua ciudad armenia limpiada étnicamente por las fuerzas azerbaiyanas. Las imágenes de satélite tomadas después del silencio de los disparos, muestran que Azerbaiyán ha seguido destruyendo iglesias.

Mientras los franceses retiraron a su embajador en Bakú, debido a tales atrocidades, el embajador de Estados Unidos hoy está del lado del genocidio y la destrucción de iglesias. Mientras que los franceses ahora establecen un consulado en una región armenia que Azerbaiyán busca anexar, el Departamento de Estado se ausenta.

Así como la primera ministra británica Margaret Thatcher advirtió al presidente George W Bush, en el contexto de la invasión iraquí de Kuwait: “No te tambalees ahora, George”, los franceses están mostrando a Biden y Blinken el significado de la columna vertebral. Desafortunadamente, frente a la agresión y al antiamericanismo gratuito, el equipo de Biden se está volviendo completamente invertebrado.

--------------------------------

(El artículo anterior apareció por primera vez el 9 de mayo de 2024 en el Washington Examiner ).

Más leídas