SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 29 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Hagop Avedikian, Ereván
Contra renegados y negacionistas
22 de Abril de 2024

Aunque algunos expertos afirman que todos los datos y hechos relacionados con el genocidio armenio han sido investigados y estudiados en profundidad, creo que tales afirmaciones son exageradas y, además, poco científicas.

Es cierto que se han acumulado una gran cantidad de hechos y testimonios, pero nadie puede descartar que hoy, mañana o pasado, todavía se encuentren datos desconocidos en los archivos estatales o privados de diferentes países. Y si un día, como dice el refrán, "por algún milagro" se abren los archivos turcos, especialmente los militares, que están intactos, ¿qué nuevos datos encontraremos, que vendrán a confirmar y completar las ideas de todos nosotros, incluidos los investigadores extranjeros, sobre el Genocidio?.

Por supuesto, desde 1919, cuando el tribunal militar turco de Estambul impuso oficialmente la pena de muerte, largas penas de prisión y otros castigos contra los líderes de los Jóvenes Turcos; hasta entonces, incluso aquellos que sólo tenían información vaga sobre el "Genocidio Armenio" sabían que la política del genocidio, la depatriación, el despojo y la islamización de los armenios occidentales fueron planificados e implementados por el Estado, por las autoridades turcas. Un veredicto judicial, que, atención, no ha sido apelado ni revocado por ningún tribunal...

Y si en aquella época, hace aproximadamente un siglo, también a partir de las memorias del embajador de los Estados Unidos, Henry Morgenthau, y luego del boletín de Johannes Lepsius, mucha gente entendió toda la realidad en la prensa europea y estadounidense, pero hoy, después de 109 años, en Armenia, incluso en varios organismos estatales e incluso en la Asamblea Nacional, hay personas que consideran dudoso el hecho del genocidio, quieren pruebas, los nombres de las víctimas, cuestionan el número y la cantidad de las víctimas.

Es simplemente increíble. Ni siquiera el más acérrimo negacionista turco se atrevería a exigir tales "pruebas". No debería ser necesario definir si lo ocurrido fue una masacre o un genocidio, cuando Raphael Lemkin lo definió como un "genocidio típico" en el libro Axis Rule in Occupied Europe publicado en 1944 y en 1948 en Estados Unidos, con su famoso proyecto de ley aprobado por las Naciones Unidas.

Tal vez sería posible no darle importancia lo que estas personas dicen, ignorarlo o atribuirlo a su propia ignorancia, si esta supuesta actividad en contra de los armenios, no fuera contagiosa en el entorno del círculo partidario del "contrato civil", es decir, en el grupo de gallos en el poder, según los cuales el supuesto Genocidio Armenio, el proceso de su reconocimiento universal interfieren con la supervivencia pacífica, el desarrollo del estado armenio, es decir, la existencia continua en el poder.

La historia del Genocidio Armenio, el reconocimiento e incluso los actos de negación, rechazo y repudio no son sólo cuestión de estudiar la historia armenia sino también la historia mundial independientemente de nuestra voluntad. Pero dado que la negación (negacionismo), según la explicación de Lemkin, es un acto punible penalmente y una continuación directa del acto de genocidio, debe ser sometido no sólo a castigo, sino también a un proceso judicial, principalmente por nosotros, contra "nuestro" pueblo armenio, que se atreve a oponerse al mismo tiempo al derecho internacional y a nuestra Constitución y Declaración de Independencia.

Es deber de la Fiscalía de la Rep+ublica de Armenia llevar a esas personas ante la justicia, independientemente de sus circunstancias, rango o posición.

Más leídas