SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 20 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Benyamin Poghosian, Director Ejecutivo, Asociación de Ciencias Políticas de Armenia
¿Qué está en juego en la región de Tavush?
06 de Abril de 2024

Desde la visita del Primer Ministro Nikol Pashinian el 18 de marzo a las aldeas de Voskepar y Kiranc en la región de Tavush, se han llevado a cabo discusiones y debates en Armenia sobre la situación a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán en esa región.

La visita tuvo lugar después de la declaración de la oficina del Viceprimer Ministro de Azerbaiyán, Shahin Mustafayev, exigiendo la devolución inmediata a Azerbaiyán de “cuatro aldeas azerbaiyanas, no enclaves” ubicadas en Tavush a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán, que en principio estaban cubiertas por las negociaciones de demarcación y delimitación.

Durante sus reuniones con los aldeanos, el primer ministro armenio afirmó que “el proceso de delimitación y demarcación entre Armenia y Azerbaiyán estaba entrando en la etapa práctica”. Pese a reconocer que no había acuerdos sobre mapas y principios del proceso y que Azerbaiyán no abandonaría los territorios armenios actualmente bajo su control, el primer ministro abogó por retirarse de esos pueblos para evitar una nueva guerra. Después de estas reuniones, algunos representantes de los dirigentes armenios, incluido el presidente de la Asamblea Nacional, comenzaron a afirmar que esos territorios no formaban parte de Armenia y debían ser devueltos a Azerbaiyán.

¿Cuáles serían las implicancias si el gobierno armenio concediera unilateralmente estas demandas azerbaiyanas? Las consecuencias se pueden dividir en tres categorías: logísticas, militares y geopolíticas.

Por esta zona pasa parte de la carretera Ereván – Dilijan – Ijevan – Noyemberyan, una de las dos carreteras principales que conectan Ereván con el paso fronterizo de Bagratashen situado en la frontera entre Armenia y Georgia. Lo más probable es que este tramo de la carretera se cierre de la misma manera que Azerbaiyán cerró la autopista Goris-Kapán a finales de 2021. Armenia tiene tres puntos fronterizos con Georgia: Bavra, Gogavan y Bagratashen, siendo Bagratashen el principal, ubicado a sólo 70 kilómetros de la capital, Tbilisi. El cierre de esta carretera no aislará completamente a Armenia de Georgia, ya que sigue siendo posible llegar al punto de cruce de Bagratashen a través de la carretera Ereván – Vanadzor – Alaverdi, además Armenia podría construir una carretera alternativa para evitar las áreas que se entregarán a Azerbaiyán. Sin embargo, todas las opciones tendrán un impacto significativo en el tráfico entre Armenia y Georgia, y ejercerán una presión adicional sobre la economía armenia. Según el Comité Armenio de Estadística, en los últimos años al menos el 70 por ciento del volumen de negocios comercial de Armenia pasa por Georgia, y Bagratashen es el punto principal. En 2023, 2.855.821 personas cruzaron el cruce de Bagratashen, mientras que solo 695.427 cruzaron Bavra y 166.173 el cruce de Gogavan.

Además, el gasoducto Rusia-Georgia-Armenia pasa por la zona, algo que exige Azerbaiyán. A la luz del precedente azerbaiyano de cortar el suministro de gas a Nagorno-Karabaj tan pronto como Azerbaiyán tomó el control de parte del gasoducto Armenia-Nagorno-Karabaj en el verano de 2022, hay muchas posibilidades de que Azerbaiyán utilice las mismas tácticas como influencia para ejercer presión adicional sobre Armenia para que haga más concesiones. Técnicamente, es posible construir una nueva sección del gasoducto, evitando esas áreas, pero nuevamente, requerirá tiempo y recursos de Armenia.

Varias aldeas habitadas por armenios alrededor de la zona (Voskepar, Baghanis y Berkaber) quedarán parcialmente rodeadas por territorio azerbaiyano y sus habitantes se verán obligados a hacer desvíos para entrar y salir. En caso de que Azerbaiyán despliegue tropas en estos territorios, muchas casas armenias, así como edificios administrativos y educativos, se ubicarán a sólo unos metros de las posiciones militares azerbaiyanas, lo que ejercerá presión y sufrimiento adicionales sobre la población que vive allí y desencadenará una posible migración.

Según varios expertos militares armenios, la región de Tavush tiene las posiciones defensivas más avanzadas y mejor construidas de Armenia. Cualquier cambio territorial en esa zona socavará la defensa de Armenia y dará a Azerbaiyán posiciones favorables para futuros avances en Tavush y la región de Lori. En este caso, Armenia debería gastar importantes recursos para construir nuevas posiciones y reubicar nuevas fuerzas en la zona para aumentar sus capacidades de defensa.

Los puntos antes mencionados describen el grave debilitamiento de Armenia y explican los graves riesgos de ceder estas áreas a Azerbaiyán a menos que la decisión sea parte de un acuerdo integral, que debería cubrir todas las cuestiones pendientes entre Armenia y Azerbaiyán.

Todavía hay un argumento sobre por qué Armenia no debería ceder estos territorios a Azerbaiyán.

No podría haber proceso de negociación sin acuerdos sobre mapas y acuerdos sobre principios de delimitación y demarcación. Lo que exige Azerbaiyán no tiene nada que ver con el proceso de delimitación y demarcación; es una apropiación de tierras mediante el uso o la amenaza del uso de la fuerza. Socava el orden internacional basado en normas y sienta un precedente peligroso, con repercusiones de largo alcance en nuestra región y en otros lugares. En este contexto, es peligroso legitimar el acaparamiento de tierras describiéndolo como el inicio del proceso legítimo de delimitación y demarcación.

En lugar de someterse a los métodos de intimidación de Azerbaiyán con declaraciones públicas de que esos territorios no son parte de Armenia y que Armenia debería dárselos a Azerbaiyán, el gobierno armenio debería dirigirse a todas las organizaciones internacionales y a todos los Estados que tienen presencia e intereses de paz en el Cáucaso Meridional. (la ONU, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la UE, Rusia, Irán, EE.UU., los estados miembros de la UE e India), afirmando que Azerbaiyán intenta implementar una apropiación de tierras mediante la amenaza del uso de la fuerza y que esas medidas están socavando el derecho internacional.

Si Armenia no aceptara entregar estos territorios a Azerbaiyán, se presentaría como una violación del derecho internacional y permitirá a Armenia agregar presión adicional sobre Azerbaiyán en el ámbito internacional. De lo contrario, si Armenia acepta ceder estos territorios a Azerbaiyán, afirmando que lo hizo como parte del proceso de delimitación y demarcación, legitimará la apropiación de tierras. Lo que es aún más peligroso, las declaraciones de que estos territorios son parte de Azerbaiyán pueden justificar el uso de la fuerza por parte de Azerbaiyán para tomarlos. Azerbaiyán argumentaría que no tenía alternativa, ya que Armenia, si bien reconoció estas áreas como territorios azerbaiyanos, se negó a retirarse de ellas.

Por tanto, lo que está en juego en la región de Tavush no se relaciona sólo con la seguridad de Armenia. Supongamos que Azerbaiyán logra realizar una descarada apropiación de tierras bajo amenaza o uso real de la fuerza. En ese caso, será otro golpe al orden internacional basado en reglas dentro de las fronteras de Europa, que puede tener ramificaciones de largo alcance mucho más allá del Cáucaso Meridional.

Más leídas