SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 24 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Bakú nos observa con lupa
Hacia dónde nos llevan las intersecciones y acuerdos de "paz"
27 de Marzo de 2024

"Preocupa la campaña encabezada por Francia para militarizar Armenia y aumentar los suministros militares, incluidas nuevas promesas de armas letales y ofensivas"; dijo en declaración Aykhan Hajizadeh, secretario de prensa del Ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán.

La preocupación de Azerbaiyán está relacionada con la conferencia conjunta entre la Unión Europea, Armenia y EE.UU. que se celebrará en Bruselas el 5 de abril de 2024.

El país enemigo también expresó su preocupación por el hecho de que Grecia, miembro de la UE, haya hecho recientemente declaraciones sobre la profundización de la cooperación militar con Armenia.

Entonces, los azerbaiyanos pueden estar armados, pero Armenia no. Pueden fotografiar las armas recién adquiridas por valor de miles de millones de dólares y hacer publicaciones sobre ellas, pero nosotros, los armenios, no podemos hacer ni la más mínima declaración sobre la cooperación militar.

Aquí es hacia donde nos llevan las intersecciones y acuerdos de "paz", la súplica por la paz detrás de una política cobarde.

Azerbaiyán, tiene derecho a seguir con lupa y binoculares cada movimiento de Armenia, de donde trajimos un puñado de balas y algunos vehículos blindados, con los que nos sentamos, con quienes hablamos. Ellos tienen derecho a realizar ejercicios militares todos los días y hacer declaraciones amenazantes.

Azerbaiyán entiende solo de fuerza y a ​​la amenaza como sinónimo de paz, y nosotros sólo tenemos agitar la imagen de la "intersección de la paz" y el convertido en juguete el pequeño mapa de Armenia pidiendo clemencia a Aliyev.

Ningún gobierno en la historia del mundo ha llevado a su país a un estatus tan humillante y sometido como el nuestro.

Más leídas