SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 24 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Suren Sargsian, investigador, analista y experto en política exterior estadounidense.
Decisiones difíciles para Armenia
21 de Marzo de 2024

A lo largo de su historia, Armenia ha sido cautiva de su propia posición geográfica, así como de los intereses y conflictos de los grandes actores de su vecindario. Durante siglos, debido a estas circunstancias, Armenia perdió no solo territorios sino también su condición de Estado, recuperándola con dificultad sólo debido al colapso de la URSS. Si a lo largo de siglos Armenia estuvo dividida entre diferentes imperios regionales, perdiendo tierras y sometida a masacres y genocidio, en la era moderna Armenia ha vuelto a aparecer en el centro de los intereses de los actores regionales y globales, como Rusia por un lado y el Oeste por el otro.

Hoy, una vez más, este joven Estado enfrenta la pérdida de su propia condición de Estado y territorios debido a las mismas razones geopolíticas, además de la falta de una gobernanza efectiva, así como de un sistema y una estrategia de seguridad nacional confiables. La Armenia moderna ahora enfrenta el desafío no sólo de la vecina Turquía sino también de Azerbaiyán. Las tensas relaciones entre Irán y Occidente, Irán e Israel y, como ya se mencionó, Occidente y Rusia, son extremadamente inquietantes. 

Si observamos la historia, veremos que, como resultado de conflictos entre actores globales, Armenia siempre ha perdido, y su territorio ha estado dividido en varias etapas de su historia entre Irán, Turquía, Rusia, etc.

Como las relaciones entre Occidente y Rusia son actualmente extremadamente tensas, Armenia será puesta nuevamente a prueba. Después del fin de la Guerra Fría, las relaciones entre Rusia y Occidente parecían más o menos estables, pero ahora son más tensas que nunca, y las interminables sanciones impuestas por Occidente resaltan esa realidad. En el pasado, Armenia no estaba obligada a elegir claramente entre Rusia y Occidente; hoy en día es casi imposible permanecer imparcial y cualquier parte en conflicto espera una posición clara de Armenia, incluidas las exigencias de Occidente de sumarse a las sanciones aplicadas contra Rusia.

Vemos que Armenia tiene que jugar un juego peligroso y tomar una decisión que se le imponga. Si Armenia elige el lado ruso, será castigada por Occidente, y si elige la dirección europea y la OTAN, definitivamente será castigada por Rusia, como hemos presenciado en los escenarios de Ucrania y Georgia.

Está bastante claro qué tipo de herramientas pueden utilizar las superpotencias para castigar a Armenia, y hoy, como en las distintas etapas de su historia, Armenia vuelve a perder territorios y se enfrenta una vez más a la pérdida de soberanía. Sin embargo, en este momento, es muy difícil hacer predicciones precisas sobre los acontecimientos futuros en Europa, y Armenia debería avanzar sólo en un principio: preservar la condición de Estado y la integridad territorial. 

A principios de la década de 1990, por primera vez en los últimos siglos de su historia, Armenia creó un Estado y pudo recuperar territorios históricos. Pero desafortunadamente, Artsaj libre sobrevivió sólo durante 30 años, fracasando por las mismas viejas razones más el hecho de que el gobierno armenio estaba dispuesto a entregar Artsaj a Azerbaiyán.

Como ya se mencionó, Armenia enfrenta una elección difícil. Puede perder soberanía y territorio, y puede volver a ser objeto de masacres y limpieza étnica. Existe una presión notable sobre Armenia para que decida si permanece en la órbita rusa o quiere mirar hacia Europa y la OTAN. Aún es una cuestión sin resolver si Armenia quiere abandonar la Unión Económica Euroasiática (UEEA) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y volver su rostro hacia la UE. Tomar este tipo de decisiones requiere argumentos de peso, cálculos profundos, combinaciones complejas y de varios pasos, pronósticos geopolíticos, una estrategia clara y, por supuesto, voluntad política.

En otras palabras, Armenia ha entrado en la etapa de cálculos y análisis profundos. Si Ereván tiene tales capacidades y destrezas, lo dejo a juicio de los lectores, pero es obvio que debe hacer estos cálculos por sí solo sin depender de ninguna otra parte, porque cualquier otro jugador ofrecerá soluciones basadas en sus propios intereses. no los de Armenia.

Más leídas