SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 18 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Benyamin Poghosian, Director Ejecutivo, Asociación de Ciencias Políticas de Armenia
Proceso de normalización entre Armenia y Turquía: ¿un camino a ninguna parte?
19 de Marzo de 2024

Armenia y Turquía iniciaron una nueva fase de normalización de las relaciones a finales de 2021, nombrando representantes especiales para elaborar recomendaciones. Desde el principio, Turquía afirmó que el proceso debería llevarse a cabo sin condiciones previas. Sin embargo, en los últimos dos años Ankara ha presentado varias condiciones previas y no ha adoptado las medidas acordadas durante las negociaciones.

Las relaciones entre Armenia y Turquía siempre han sido un factor importante que influye en la geopolítica regional en el Cáucaso Meridional. En el período comprendido entre la primera y la segunda guerra de Nagorno-Karabaj, muchos consideraron que la normalización de las relaciones entre Armenia y Turquía tenía el poder de ayudar a resolver el conflicto. Otro factor significativo que influyó en el proceso fue la percepción de Occidente de que la normalización entre Armenia y Turquía podría permitirle a Armenia reducir su dependencia de Rusia, ya que “sin temor a Turquía, Armenia necesitaría menos a Rusia”.

Se han lanzado varias iniciativas para normalizar las relaciones entre los dos países en los varios niveles, como la Comisión de Reconciliación Turco-Armenia en 2001-2004 y la “Diplomacia del Fútbol” en 2008-2009. Sin embargo, esto no produjo ningún resultado tangible, ya que Turquía impuso repetidamente condiciones previas, incluida la “desocupación de Nagorno-Karabaj” y el abandono de la política estatal armenia de apoyar el reconocimiento internacional del genocidio armenio.

Después de la segunda guerra de Nagorno-Karabaj de 2020, Armenia y Turquía se embarcaron en un nuevo proceso de normalización, contó con el apoyo tanto de Occidente como de Rusia. Los motivos de Occidente eran los mismos: la normalización entre Armenia y Turquía haría que Armenia tuviera menos miedo de Turquía, lo que permitiría a Ereván tomar medidas tangibles para alejarse de Rusia. A medida que las relaciones entre Armenia y Rusia comenzaron a deteriorarse en 2022, los beneficios potenciales de la normalización entre Armenia y Turquía como herramienta para alejar a Armenia de Rusia se volvieron más sustanciales.

Rusia, por otra parte, estaba interesada en la normalización entre Armenia y Turquía como un paso esencial para estabilizar el Cáucaso Meridional y abrir nuevas rutas de comunicación para conectar Rusia con Turquía a través de Azerbaiyán y Armenia. Esta tarea se ha vuelto más apremiante para Rusia desde el comienzo de la guerra entre Rusia y Ucrania, mientras Moscú busca rutas de suministro alternativas.

Armenia y Turquía iniciaron oficialmente el nuevo proceso de normalización en enero de 2022 cuando sus respectivos representantes especiales se reunieron en Moscú. Una segunda reunión tuvo lugar en Viena en febrero de 2022 y una tercera, nuevamente en Viena, en mayo de 2022. Después de cada una de estas reuniones, las partes confirmaron que el objetivo de las negociaciones era lograr la plena normalización entre Armenia y Turquía y reiteraron su acuerdo para continuar el proceso sin condiciones previas. Parecía que el proceso estaba cobrando impulso en julio de 2022, cuando tras su cuarta reunión en Viena, Armenia y Turquía acordaron permitir el cruce de la frontera terrestre entre Armenia y Turquía a ciudadanos de terceros países que visitaran Armenia y Turquía, respectivamente, e inaugurar el comercio directo de carga aérea entre Armenia y Turquía.

El proceso de normalización entre Armenia y Turquía fue paralelo a las negociaciones activas entre Armenia y Azerbaiyán mediadas por la Unión Europea. Después de las reuniones de abril, mayo y agosto de 2022 en Bruselas, Armenia y Azerbaiyán firmaron una declaración conjunta en Praga en octubre de 2022 junto con el presidente de Francia y el presidente del Consejo Europeo, y había grandes esperanzas de que Armenia y Azerbaiyán pudieran concluir un acuerdo para finales de 2022, a pesar del ataque a gran escala de Azerbaiyán en septiembre de 2022 contra Armenia. El primer ministro Nikol Pashinian también se reunió con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, en Praga en octubre de 2022 para impulsar el proceso de normalización. Como gesto de buena voluntad, Armenia envió asistencia humanitaria a Turquía tras el terremoto de febrero de 2023. El ministro de Asuntos Exteriores de Armenia visitó Ankara el mismo mes y el primer ministro Pashinian asistió a la ceremonia de toma de posesión del presidente turco Erdoğan en junio de 2023.

Sin embargo, 20 meses después de que Armenia y Turquía llegaran a un acuerdo para abrir la frontera a ciudadanos de terceros países, y aunque los ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y Turquía reconfirmaron ese acuerdo en febrero de 2023, Turquía no ha hecho nada con ese fin. Mientras tanto, durante ese período, Turquía ha seguido brindando pleno apoyo a Azerbaiyán, incluso durante la toma militar de Nagorno-Karabaj por parte de Azerbaiyán en septiembre de 2023 y el desplazamiento forzado de armenios de su tierra natal. 

Mientras que después de cada reunión entre representantes especiales,Turquía afirma que el proceso debe continuar sin condiciones previas, pero Ankara continúa planteando condiciones previas, insistiendo en que no debe suceder nada entre Armenia y Turquía mientras no se firme un acuerdo entre Armenia y Azerbaiyán y afirmando que Turquía coordina estrechamente el proceso de normalización entre Armenia y Turquía con Azerbaiyán. Cuando Armenia renovó el paso fronterizo de Margara para facilitar la implementación del acuerdo de julio de 2022, casi no se hizo nada por parte de Turquía.

Así, más de dos años después del inicio de la nueva fase del proceso de normalización entre Armenia y Turquía, esta continúa rechazando la implementación de cualquier acuerdo ya alcanzado entre las dos partes, planteando condiciones previas y conectando directamente el proceso entre Armenia y Turquía al proceso de negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán.

El análisis de la política de Ankara lleva a la conclusión de que Turquía no tiene intención de normalizar las relaciones con Armenia. Participa en las negociaciones sólo para mostrarse y las utiliza como moneda de cambio y herramienta de mejora de imagen en sus relaciones con Occidente. Al mismo tiempo, Turquía está utilizando el proceso como palanca contra Armenia, ejerciendo presión adicional sobre Ereván para que acepte los ultimátums de Azerbaiyán, como el establecimiento de un corredor extraterritorial a través de Armenia, cambiando la constitución armenia y otras leyes, y que aceptt entregar los llamados enclaves a Azerbaiyán.

En el entorno actual, en lugar de participar en el foro diplomático de Antalya y contribuir a un proceso de normalización, Armenia debería dejar claro que Turquía está socavando ese proceso y está desempeñando un papel negativo al aumentar la tensión en el Cáucaso Meridional. Armenia debería declarar abiertamente que Turquía sólo participa en el proceso para mostrarse amable y que no tiene sentido mantener nuevas conversaciones y reuniones con la parte turca mientras Ankara siga incumpliendo acuerdos anteriores.

------------------------------------------------------------------------------------

 El Dr. Benyamin Poghosian, es el presidente del Centro de Estudios Estratégicos Políticos y Económicos de Ereván e investigador principal sobre política exterior en el Instituto de Investigación de Políticas Aplicadas (APRI) de Armenia.

Más leídas