SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 20 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Hagop Avedikian
Los rusos no vinieron a Transcaucasia hace dos siglos para irse hoy o mañana
17 de Marzo de 2024

Sentías el desdén cuando venías del extranjero con la idea de tener un Estado independiente y pasabas por migraciones del aeropuerto "Zvartnots", cuando, en los primeros años, los empleados no eran armenios, sino guardias fronterizos rusos sentados en cubículos acristalados, con sus uniformes verdes.

Afectó especialmente a los extranjeros, especialmente a los armenios de la diáspora. Más tarde, afortunadamente, la situación cambió, cuando los rusos fueron reemplazados por empleados armenios y de habla armenia, aunque con los mismos uniformes.

Ahora, por orden de un dictador que no entiende nada de diplomacia, ese servicio ruso saldrá de nuestro aeropuerto a partir del 1 de agosto, como inicio de nuevas expulsiones de rusos...

No usé la palabra "expulsión" por nada. Nuestro dictador, que tiene una alta estima de sí mismo, como lo demuestran sus mentores en Occidente, siempre familiarizado con su forma de trabajar estilo fanfarria, invita a salir a los rusos con tal ruido y clamor que no se puede dejar de llamarlo una aventura.

El paso correcto podría darse con tacto diplomático, sin ofender la dignidad del viejo aliado, con el llamado acuerdo "interno". Después de todo, Moscú puede mostrar a todos el acuerdo interestatal firmado en 1992 a sugerencia de nuestro Estado, con la solicitud de mantener tropas rusas a lo largo de toda nuestra frontera con Turquía e Irán, incluida la base militar de Gyumri establecida por el Tratado de Kars de 1921, es decir 45 años, en lugar de 25 años, como exigía nuestra oposición parlamentaria, encabezada por la facción del Partido de la Libertad de Ramgavar, no importa que no se mencionara a los "Zvartnots" en ese acuerdo, que también se incluía en el contexto del mantenimiento, la frontera aérea, incluido el aeropuerto paramilitar de Erebuni.

Ahora, de hecho, nuestro dictador anunció en su larga conferencia de prensa de esta semana que va a plantear la cuestión de la existencia de la base militar. Para una persona que no conoce la historia, especialmente el Tratado de Kars y los acuerdos posteriores, es algo así como "levántate y vete". Para alguien que sabe un poco más, se trata de conseguir el "bravo" de los occidentales. Mientras tanto, es una aventura hacer retroceder la cinta de la historia un siglo entero, lo que terminará con la inexistencia del Estado armenio.

Calmemos a todos. los rusos no vinieron a Transcaucasia hace dos siglos para irse hoy o mañana. Hace doscientos años, cuando Alexander Sergeevich lanzó su grandioso eslogan "Aquí está el Cáucaso bajo mis pies", como un grito de batalla desde las alturas de Kazbek y nuestro Bazum, en realidad estaba expresando la doctrina nacional del pueblo ruso y el impulso del imperio hacia el Este y Transcaucasia, de la que Rusia seguirá hoy y mañana. Quien no comprende esto no sólo es ignorante, sino también ciego.

Ciertamente Rusia no es el aliado ideal que nos gustaría tener. En repetidas ocasiones fracasó o se retrasó en el cumplimiento de sus responsabilidades como aliado. Pero no puedes jugar contra él, como un oso. No hay que sobrestimar, por ejemplo, las posibilidades y promesas de nuestra amiga Francia, que finalmente, a pesar del título de "caballero" que le otorgamos, ese país concedió a los turcos dos veces territorios, sin mencionar nuestra Cilicia. No podemos confiar nuestra existencia a nuestro amigo Washington, en cuya escala geopolítica, en comparación con Azerbaiyán y, más importante aún, con Turquía, pesamos en forma muy liviana. Nosotros, al igual que otros países pequeños, incluso de peso mediano, necesitamos imperiosamente un protector, y ese es Rusia, muy cerca de nuestro aliado natural, Irán.

Diversificación, la palabra favorita del dictador y su harén, el Partido Contrato Civil, puede referirse a la compra de armas necesarias, pero no a los aliados. No olvidemos que Azerbaiyán sigue comprando una gran cantidad de armas a Israel, y esta vez armas de tipo espacial, que no sólo son para nosotros, sino también contra Irán y Rusia. Esperemos que nuestro país no se quede atrás.

Más leídas