SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 20 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Avetik Chalabian
La solución de la cuestión de Artsaj se ha vuelto más complicada, se ha convertido en la cuestión de la existencia de la propia Armenia
21 de Febrero de 2024

Hoy, 36 años después del inicio del movimiento de Artsaj, la cuestión de Artsaj no sólo no está resuelta, sino que su solución se ha vuelto mucho más complicada, convirtiéndose en la cuestión de la existencia de la propia Armenia como estado armenio independiente. Sobre esto escribió el político Avetik Chalabian en su página de Facebook.

En particular, señaló: "Ayer se cumplió el 36º aniversario del movimiento de Artsaj. El 20 de febrero de 1988, las manifestaciones incipientes que habían comenzado en Stepanakert y Ereván se convirtieron en poderosas manifestaciones a nivel nacional, cientos de miles de personas salieron a las calles exigiendo la reunificación de Artsaj con Armenia. La demanda se presentó ante los dirigentes de la Unión Soviética y se asumió que la cuestión debía resolverse dentro del marco de las leyes de la Unión Soviética, de forma legal y pacífica.

Las personas que participaron en manifestaciones pacíficas en Ereván y Stepanakert ni siquiera imaginaron que la Unión Soviética había entrado en el período imparable de su colapso y que el movimiento iniciado por ellos tomaría un rumbo completamente diferente. 

Literalmente, unos días después, Azerbaiyán respondió con masacres de armenios en Sumgait, seguidas de ataques a aldeas armenias fronterizas en Nagorno-Karabaj, masacres de armenios en Bakú, donde vivían más de 200.000 armenios en ese momento, en Gandja y en otros lugares.

Junto con el colapso de la Unión Soviética, el conflicto entre armenios y azerbaiyanos se agudizó cada vez más y, tras la disolución oficial de la URSS, se convirtió en una guerra agotadora y a gran escala.

La primera guerra de Artsaj, que duró hasta mayo de 1994, es conocida por muchos por sus numerosos episodios heroicos: la liberación de Shushi y luego de Berdzor y la apertura del "camino de la vida", la defensa indomable de Martun, la liberación de Karvachar y Martakert, la limpieza de Nagorno Karabaj y sus alrededores de los restos del enemigo. La guerra a la que la nación armenia dio lo mejor de sí: las vidas y la salud de sus valientes hijos, la riqueza intelectual y material acumulada, los años vividos en penurias y frío, todo por el bien de la victoria nacional y la liberación de Artsaj.

En condiciones extremadamente difíciles, nuestra nación pudo unirse, convertirse en un puño, derrotar a un enemigo con una enorme superioridad numérica e imponerle la paz en nuestros propios términos.

Hoy, 36 años después del inicio del movimiento de Artsaj, los logros heroicos de aquellos días han quedado prácticamente anulados por completo. Artsaj espera a sus propietarios, despoblada y vacía, aunque las perspectivas de regreso son al menos vagas. El heroico Ejército de Defensa de Artsaj ha sido disuelto y el enemigo se ha apoderado de todas sus armas e infraestructura. El enemigo ya ha cruzado la frontera de Armenia y nos amenaza con una nueva agresión cada día, y los secuaces del enemigo dentro de Armenia ya están hablando de revocar nuestra Declaración de Independencia para satisfacer los crecientes apetitos del enemigo.

¿Por qué no pudimos consolidar nuestras victorias en condiciones pacíficas, en qué momento perdimos nuestra ventaja sobre el enemigo, en qué momento dejamos de creer en nuestras propias fuerzas, por qué depusimos las armas en noviembre de 2020, por qué las superpotencias, que inicialmente apoyaron a Armenia y Artsaj, al final nos dieron la espalda?: todas estas son preguntas dolorosas que atormentan a muchos de nosotros todos los días.

Deberíamos dar respuestas honestas a estas preguntas, entender qué debemos cambiar radicalmente nuestras vidas, qué debemos tener en cuenta como realidad objetiva, qué no debemos tolerar en ningún caso y qué fórmula debemos encontrar para vivir una vida digna en nuestra patria, para potenciar y promover consistentemente nuestros derechos.

Hoy, 36 años después del inicio del movimiento de Artsaj, la cuestión de Artsaj no sólo no está resuelta, sino que su solución se ha vuelto mucho más complicada, ya se ha convertido en la cuestión de la existencia de la propia Armenia como estado armenio independiente.

En los próximos años, nos enfrentaremos a un arduo trabajo diario y, a menudo, a una verdadera lucha para proteger nuestro derecho a vivir libremente en nuestra propia tierra. Una lucha no sólo contra el enemigo externo y sus invasiones, sino también contra sus diversos secuaces dentro del país, también contra los propios vicios y debilidades, el desánimo y la desilusión. Tenemos que ganar esa lucha, por el bien de todos nuestros hermanos y hermanas, que durante los últimos 36 años pusieron sus vidas y su salud en el altar de esa lucha, por el bien de nuestros hijos y nietos, que deberían obtener una vida digna, un país ordenado y seguro para nosotros, y continuar fortaleciéndolo y construyéndolo.

Hasta entonces, hoy quisiera inclinar mi cabeza ante todos los hermanos y hermanas que lucharon por la libertad de la patria durante los últimos 36 años, que dedicaron su vida y su salud al bienestar de todos nosotros, y reafirmar mi compromiso en continuar la tarea y ver Artsaj sea libre nuevamente. Que Dios proteja nuestra Nación, nuestra Patria y a las personas que luchan por su libertad.

Más leídas