SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Benyamin Poghosian
El enigma del restablecimiento de las comunicaciones en el Cáucaso Meridional
16 de Noviembre de 2023

La segunda guerra de Nagorno Karabaj revitalizó las discusiones sobre el restablecimiento de las comunicaciones en el sur del Cáucaso. 

El artículo 9 de la declaración trilateral del 10 de noviembre de 2020 articuló la visión de comunicaciones abiertas entre Armenia y Azerbaiyán, enfatizando las rutas que conectan las regiones occidentales de Azerbaiyán con la República Autónoma de Najichevan, previendo un papel para las tropas fronterizas rusas. La idea de restablecer las comunicaciones como parte de un acuerdo entre Armenia y Azerbaiyán fue la piedra angular de las negociaciones mantenidas desde el final de la primera guerra de Nagorno Karabaj a principios de los años 1990, y todas las opciones elaboradas por el Grupo de Minsk de la OSCE, contenían alguna referencia a ese asunto.

La declaración trilateral pareció aportar cierta claridad, y dos meses después, se firmó otra declaración en Moscú para establecer una comisión trilateral, Armenia, Azerbaiyán y Rusia, presidida por viceprimeros ministros, para elaborar los detalles técnicos.

Sin embargo, el texto de la declaración del 10 de noviembre de 2020 fue lo suficientemente vago como para abrir el camino a diferentes interpretaciones o malas interpretaciones.

Probablemente se hizo deliberadamente para crear “ambigüedad estratégica”, como es habitual en este tipo de  documentos. Inmediatamente después de la firma del documento, Azerbaiyán impulsó la noción del “corredor Zangezur”, que conectaría Azerbaiyán con Najichevan a través de la provincia de Syunik en Armenia. Armenia rechazó el término “corredor”, afirmando que en la declaración del 10 de noviembre de 2020 solo se mencionó un corredor, el “corredor de Lachin”, que debía conectar Armenia con Nagorno Karabaj.

En diciembre de 2021, Azerbaiyán aclaró su posición, argumentando que no había control fronterizo y aduanero a lo largo del corredor de Lachin, por lo que no debería haber control fronterizo y aduanero en el “corredor Zangezur”. De lo contrario, Azerbaiyán amenazó con establecer controles fronterizos y aduaneros a lo largo del corredor de Lachin. 

Armenia rechazó estas afirmaciones, diciendo que no puede haber paralelos entre el corredor de Lachin y las rutas que conectan Azerbaiyán y Nakhijevan a través de Syunik. Los debates continuaron paralelamente a los trabajos de la Comisión Trilateral. Según muchas filtraciones, las partes negociadoras avanzaron en la elaboración de las modalidades de las rutas en funcionamiento entre Azerbaiyán y Nakhijevan a través de Armenia, haciendo hincapié en la puesta en funcionamiento del ferrocarril Horadiz-Yerasj en primer lugar. El gobierno armenio incluso creó tres puestos de control a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán para facilitar el paso de automóviles desde Azerbaiyán a Najichevan a través de Armenia.

Sin embargo, parecía que Azerbaiyán no quería desvincular el funcionamiento del corredor de Lachin de la apertura de rutas a través de Armenia y seguía argumentando que estas dos rutas deberían tener las mismas modalidades. Luego, Azerbaiyán estableció un puesto de control a lo largo del corredor de Lachin en abril de 2023 y, en septiembre de 2023, lanzó una ofensiva militar en Nagorno Karabaj, obligando al presidente de la República de Nagorno Karabaj a firmar un decreto sobre la disolución de la República para finales de 2023 y cometer un limpieza étnica de facto de los armenios, obligándolos a todos a abandonar Nagorno Karabaj.

Después de que no quedaran armenios en Nagorno Karabaj y el corredor de Lachin dejara de existir, parecía que Azerbaiyán debería aceptar la existencia de controles fronterizos y aduaneros con Armenia en las rutas a través de la región de Syunik. Sin embargo, aunque reconoce públicamente la soberanía de Amenia sobre Syunik y rechaza cualquier intención de utilizar la fuerza para abrir el corredor a través de Armenia hasta Najichevan, Azerbaiyán afirma ahora que Armenia no es capaz de garantizar la seguridad de los azerbaiyanos que pasarán por Armenia y que "se necesitan garantías adicionales". Este término es bastante vago para su interpretación y permite a Azerbaiyán manipular la situación.

Otro tema de controversia es la participación de las tropas fronterizas rusas en el proceso de apertura de rutas desde Azerbaiyán a Najichevan a través de Armenia. Según la declaración trilateral del 10 de noviembre de 2020, se desbloquearán todas las conexiones económicas y de transporte regionales. La República de Armenia garantizará la seguridad de las conexiones de transporte entre las regiones occidentales de la República de Azerbaiyán y la República Autónoma de Najichevan para garantizar el movimiento sin obstáculos de personas, vehículos y carga en ambas direcciones.

La supervisión de las conexiones de transporte será responsabilidad del Servicio de Guardia de Fronteras del Servicio Federal de Seguridad de Rusia. Como se mencionó anteriormente, el lenguaje es vago y puede interpretarse de manera diferente. Sin embargo, una cosa está clara: según el comunicado, el Servicio de Guardia de Fronteras ruso debería desempeñar un papel en el proceso.

Mientras tanto, a partir de mediados de 2022, y especialmente en 2023, el gobierno armenio comenzó a afirmar que Rusia no debería desempeñar ningún papel en la apertura de rutas en Armenia para conectar Azerbaiyán con Nakhijevan. Hace unos días, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia emitió una declaración especial, argumentando que Armenia nunca, en ningún documento, ha aceptado ninguna limitación de su soberanía, y que el control de un tercer país no puede establecerse sobre ninguna parte de su territorio soberano. . Recientemente, se creó un departamento especial dentro del Servicio de Seguridad Nacional de Armenia para garantizar la seguridad de las comunicaciones y el paso seguro de mercancías, carga, vehículos y personas.

Es difícil argumentar si la frase de la declaración trilateral del 10 de noviembre, "El Servicio de Guardia Fronteriza del Servicio Federal de Seguridad Ruso será responsable de supervisar las conexiones de transporte", significaba el acuerdo de Armenia de permitir que Rusia controlara parte del territorio soberano de Armenia, algo que ahora Armenia niega.

Sin embargo, tampoco se puede argumentar que no se menciona que el Servicio de Guardia de Fronteras ruso haya desempeñado un papel en el restablecimiento de las comunicaciones. Mientras tanto, en Rusia existe preocupación de que, al afirmar que Armenia nunca aceptará ninguna restricción en su territorio soberano, Ereván quiera evitar otorgar algún papel a las tropas fronterizas rusas, modificando así efectivamente el significado del artículo 9 de la declaración trilateral. A Rusia también le preocupa que Armenia lo esté haciendo siguiendo el consejo de EE.UU. y la UE, que quieren reducir la influencia rusa en la región, y Rusia cree que, al final del día, la participación rusa en el proceso de asegurar/controlar rutas en Armenia será reemplazada por la participación/control occidental.

Así, tres años después del final de la segunda guerra de Nagorno Karabaj y dos meses después de la deportación forzosa de todos los armenios de Nagorno Karabaj, hay falta de claridad sobre el futuro del restablecimiento de las comunicaciones en la región.

Azerbaiyán habla de la necesidad de “ofrecer garantías especiales a los azerbaiyanos que viajarán a través de Armenia”. Sostiene que Armenia no puede ofrecer esas garantías sin profundizar, en lo que significa desde la perspectiva azerbaiyana, cómo y por qué país se pueden ofrecer estas garantías.

Armenia y Rusia están discutiendo sobre el papel de las tropas fronterizas rusas en el proceso. Mientras tanto, mientras las negociaciones de paz están efectivamente estancadas, la cuestión de las comunicaciones, junto con los “enclaves”, puede ser un pretexto para que Azerbaiyán lance nuevas ofensivas contra Armenia entre la primavera y el otoño de 2024.

Más leídas