SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 16 de Junio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Hagop Avedikian
Lo importante es no renunciar a nuestra posición de reclamante
11 de Noviembre de 2023

Parece que los días del Juicio Final están cerca...

La semana pasada, el Rey de Gran Bretaña, el Presidente de Alemania, el Primer Ministro de Holanda e incluso el líder de la Iglesia Anglicana, el Arzobispo de Canterbury, pronunciaron palabras oficiales y semioficiales de remordimiento, arrepentimiento y perdón, uno tras otro. Confesiones contraproducentes sobre actos genocidas, políticas discriminatorias y racistas, esclavización de personas, venta de esclavos, sometimiento a trabajos forzados y gratuitos, tortura, humillación y violación de pueblos indígenas en los países que conquistaron y colonizaron en el pasado.

La primera oración provino de labios del Estado europeo más tradicional, el rey Carlos de Gran Bretaña, el pasado lunes en Nairobi (Kenia). Reconoció que su país había cometido "violencia atroz e injustificable contra los kenianos" durante su larga lucha contra la tiranía. Aunque el rey no pidió disculpas, se entendió que dejaba esa función al gobierno británico.

La segunda confesión fue expresada por el presidente de la República de Alemania, Steinmeier, durante una rueda de prensa en el museo de Dar es Salaam, capital de Tanzania. Los alemanes destacaron especialmente la rebelión de los nativos contra los colonos en 1906 cerca de la ciudad de Songea, en el asentamiento de Majhi-Mazhi, para reprimirla los alemanes mataron a unas 600.000 personas, entre ellos niños y mujeres, dijo Steinmeier en su discurso. "Me gustaría pedirle perdón por lo que los alemanes les hicieron a sus antepasados". Prometió llevar esos y otros testimonios de masacres a Alemania, "para que más gente en mi país sepa sobre ellos", dijo.

En mi opinión, demasiado trabajo. Porque desde el 1 de julio de este año, en el que se cumplieron 162 años de la Ley de Emancipación y 150 años de la prohibición de la esclavitud en el mundo, los científicos sociales de los países europeos y ex colonizados no escatiman palabras ni calificaciones para informar a la gente sobre las hazañas. realizadas por los países coloniales, desde la explotación del algodón hasta la del café, obligando a los esclavos a trabajar en las plantaciones de caña de azúcar y tabaco, hasta los actos genocidas que los acompañaron. Ya se están planteando reclamaciones y promesas de compensación.

Entre esos países, ahora, sorprendentemente para muchos, el más rico y próspero de Europa, la llamada "Edad de Oro", es Holanda. Resulta que entre los siglos XVII y XIX, este país transportó y vendió más de 600.000 esclavos africanos al "Nuevo Mundo",  América, y es considerado pionero en el campo del tráfico de personas, y ahora se prepara, como el otro día en La Haya, antes de partir hacia la antigua colonia holandesa de Surinam, según anunció el primer ministro Mark Rutt, su país está dispuesto, además de una disculpa, a destinar 200 millones de euros a proyectos de sensibilización y 27 millones a la creación de un museo de la esclavitud.

Esto significa que los procesos pecaminosos cobrarán nuevo impulso en Europa y otros lugares, e incluirán a otros antiguos países coloniales: Francia, España, Portugal y tal vez también Rusia, cuya llamada política de exilio siberiano es una sanción única para la esclavización de millones de personas, de pueblos, incluidos los armenios, era hacer florecer las taigas heladas de Siberia, para explotar las riquezas minerales.

Sí, el proceso ha comenzado y tiene tendencia a extenderse. Sin embargo, es poco probable que la propagación incluya nuestras regiones y las cercanas. Me refiero a Israel y Turquía. El primero, en el papel de policía en la región árabe, y el segundo, en el papel de vigilante de las fronteras periféricas de la OTAN. El primero, asegurado y resguardado por el hecho del genocidio, el segundo, ceñido a la impunidad del genocidio. El primero genocidar a los palestinos de hoy (que no sabían que Gaza, convertida en la prisión al aire libre más grande del mundo, explotaría algún día), el segundo, rechazando ofertas de afrontar su historia, continúa con su viejo barbarismo con el deseo de crear un nuevo imperio en el cementerio de la antigua Unión Soviética, los azeríes y se unieron a los israelíes. Viejos barbarismos, nuevos barbarismos, el último de los cuales estalló en nuestras cabezas con la ocupación de Artsaj. (¿No vemos las similitudes entre la captura de Artsaj y Gaza, con la exacta estrategia medieval: asediar una ciudad fortificada, matarlos de hambre y luego atacar a aquellos privados de la capacidad de resistir?)

¿Qué podemos hacer en esta situación? No me refiero a nuestro gobierno actual, no es capaz de hacer nada más que intensificar las represiones internas. Me refiero a nuestros círculos de lobby, que todavía están funcionando. Podemos aprovechar los nuevos vientos favorables que soplan desde los países europeos antes mencionados, zarpar y subir las velas y surfear las olas. En primer lugar, centrándonos en Alemania, que a principios de los años 90, al darse cuenta de su complicidad en el genocidio armenio, estaba incluso dispuesta -me refiero a ciertos círculos del Bundestag- a recurrir a medidas compensatorias, que nuestro gobierno nunca, nunca intentó aprovechar.

Es hora de volver a actuar. Lo importante es surfear sobre las olas y la corriente, desde allí se ve todo mejor. Lo importante es no conceder nuestra posición al demandante.

Más leídas