SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 16 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Marieta Khachatrian
¿Qué es el documento de noviembre sin Artsaj?
11 de Noviembre de 2023

 

Las naciones, comunidades o grupos que no aprenden de sus errores están condenados a repetirlos. Ante nuestras realidades, analicemos con las vredades.

El 9 de noviembre se cumplió el tercer aniversario de la declaración tripartita sobre el alto el fuego de la segunda guerra de Artsaj. Esa declaración sólo marcó el comienzo de la interminable concesión que siguió. 

En primer lugar, durante la guerra de 44 días, resultó que después de años de declaraciones con dos caras, todos los grandes actores permitieron, y además, alentaron silenciosamente la derrota armenia durante todo el transcurso de la misma y prepararon el terreno para la entrega de Artsaj a Azerbaiyán. . Y entonces quedó claro (al menos para el pueblo, porque todas las elites gobernantes armenias lo sabían desde el principio) que el club llamado Grupo de Minsk, con sus miembros Francia, Rusia y Estados Unidos, desde hacía años no se centraba en la solución de la cuestión de Artsaj, las negociaciones eran para entregar Artsaj a Azerbaiyán en el contexto de los intereses económicos y políticos de otros estados miembros del club, cuyo acorde final fue la disolución y entrega de la República de Artsaj a Azerbaiyán con el decreto del presidente Samvel Shahramanian de hace unos días.

Tres años después de la declaración de noviembre no queda nada del contenido de ese documento, porque la propia Artsaj dejó de existir. No existe el corredor Artsaj-Lachin, por lo que la declaración de noviembre tampoco tiene eazón de existir. Entonces, es absurdo hablar de la apertura de canales que pasan por Armenia referidos a ciertos puntos del documento inexistente, a pesar de que los grandes actores de la región han trasladado sin problemas ese punto al llamado tratado de paz impuesto a Armenia, la llamada Encrucijada de la Paz, cuya lógica es la misma, con los mismos métodos, dulces y al mismo tiempo con un garrote, tratar a Armenia como se trató a Artsaj. Y si se dice que los canales están bajo soberanía y control de Armenia, Zakharova también dirá que sí. "Me gustaría llamar su atención sobre el hecho de que, según los acuerdos tripartitos, el control de los transportes entre Azerbaiyán y la República Autónoma de Nakhichevan serán realizados por los órganos del Servicio de Guardia de Fronteras del Servicio Federal de Seguridad de Rusia."

No aprendimos a golpear la mesa con los puños, no dijimos que no se mantenía a Artsaj como prenda de paz y que el documento tripartito y el control tripartito ya no existen, no pudimos mirarlos directamente la cara y decirlo.

Es imposible digerir la pérdida de Artsaj, perdonar a sus culpables, aceptar la imposibilidad de recuperarla. Si alguien espera que se olviden los nombres de los culpables de lo sucedido, se les perdone, estamos hablando también del actual gobierno armenio que entregó Artsaj a Azerbaiyán, que era el grante como Estado de la seguridad de Artsaj según su Constitución, entonces estamos profundamente equivocados. El momento de la rendición de cuentas está sobre todos nosotros.

ejercitp azerbaiyano en artsaj

¿Adónde hemos llegado exactamente tres años después del anuncio de noviembre y cinco años después de la gestión del nuevo gobierno? Describamos nuestra situación de estos días.

En primer lugar, pretendemos vivir una vida normal, creamos un presupuesto, construimos carreteras, intentamos resolver los problemas de los ciudadanos desplazados de Artsaj y la vida poco a poco vuelve a la normalidad. es una buena ilusión. Estamos trazando una "encrucijada de paz" en el contexto de la guerra en curso en la región. El más alto grado de absurdo.

De hecho, el cráter interno de nuestra sociedad no está tan tranquilo, hay diversos procesos que vale la pena describir para visualizar la perspectiva.

a/ Tenemos un gobierno desde hace cinco años, cuyo rating es igual al voto recibido en la última elección del concejo municipal, es decir, la actitud leal del veinte por ciento de la ciudadanía.Se puede decir que apenas cuenta con el apoyo de una quinta parte del ciudadano. Por lo tanto, aceptar el llamado tratado de paz, con las fronteras de la Armenia soviética, entregando enclaves, por parte del poder con tal nivel de voto, equivaldrá a una mina colocada en el interior del pueblo, que puede explotar en cualquier momento. Aunque ningún acuerdo de paz detendrá al codicioso vecino que ya quiere ocho pueblos de Armenia, y el acuerdo de paz tendrá el efecto de entregar las llaves del castillo al enemigo, después de lo cual empezarán a empeorarse aún más las cosas.

b/ Tenemos una oposición que no goza de la simpatía del público en general, además, varios círculos públicos la acusan de jugar una mala pasada al gobierno y bloquear conjuntamente el camino hacia la consolidación de la parte realmente funcional de la sociedad armenia. Si la oposición se da cuenta o no es otra cuestión, pero es obvio que la oposición actual ya no es capaz de generar sentimiento público con esta configuración.

c/ Sorprendentemente, al menos después de la derrota, aquellos círculos y líderes en los que el público confiaría, y que ni los grandes actores ni los círculos adinerados impondrían a nuestro pueblo, no se presentaron. En otras palabras, no había personas que estuvieran realmente dispuestas a cambiar el destino de los armenios, al menos parcialmente libres de la influencia de las grandes potencias, que cambiaran los escenarios de otras personas, o al menos agregaran un contenido armenio a ese escenario. 

Todo está cambiando en el mundo: se dibujan nuevos contornos a expensas de los Estados pequeños, las formas y medios de gobierno, las tecnologías políticas se modernizan anticipándose al nuevo orden mundial, mientras que los nuestros utilizan tecnologías del siglo pasado, que se han agotado. Nuestra élite provincial aún no ha alcanzado la gran intención de modernizar el modelo de gobernanza a los estandares mundiales (incluso si esto cuesta vidas a las naciones pequeñas, pero esto no se puede detener), para nosotros todo se reduce todavía a, digamos, las tecnologías actualmente obsoletas de transferencia de poder a un yerno o a un hijo. Al mismo tiempo, el gobierno y la oposición suelen hacerlo juntos, de la mano; de lo contrario, el gobierno no habría convertido a Levon Kocharian en un héroe arrestándolo, arrastrándolo y luego enviándolo al parlamento.

Incluso a simple vista, es obvio qué superpotencias con intereses regionales en los campos de oposición y gobierno están jugando en el campo político de Armenia.

¿Qué objetivos persiguen?.También está claro que sus objetivos no pueden coincidir en un 99 por ciento con los objetivos armenios, independientemente de si amenazan o sonríen, dan dulces (por ejemplo, préstamos y subvenciones) o transmiten una amenaza secreta sobre la destrucción de Armenia para no participar en la sesión de la CEI.

Es obvio, por lo tanto, que en el caso de la no formación de una nueva composición intraarmenia en Armenia, más precisamente, en el caso de su manifestación apolítica, las fuerzas externas que actúan en el campo, entienden que las élites actuales se han agotado y están buscando nuevos herederos, tomando medidas para formar nuevas elites, naturalmente las elites en su esfera de influencia.

Actualmente, el envío de Levon Kocharian al Parlamento se sitúa en ese contexto, aunque difícilmente se pueda calificar de proyecto exitoso. Es obvio que Occidente también está buscando a sus candidatos y probablemente los tenga, todos entienden que en algún momento, cuando se impongan las principales decisiones, habrá un cambio de gobierno en Armenia, y se están preparando para ello.

Y nosotros, ¿qué deberiamos hacer quienes realmente estamos preocupados por el futuro del país en un período tan complicado, en una región tan mixta, con la presencia de procesos de moral tan devaluada y juegos vectoriales impuestos?. ¿Deberíamos observar con indiferencia lo que sucede?. 

Ahora, por supuesto, la situación es inestable en todo el mundo, especialmente en las zonas cercanas a nosotros, el conflicto entre Israel y Gaza puede convertirse en un gran incendio con consecuencias impredecibles para nosotros, Dios no lo quiera, Irán se convierte en un campo de batalla. En otras palabras, a nuestra difícil situación general se suman razones que escapan a nuestro control, lo que también supondrá un gran peligro para Armenia. Hay enfrentamientos entre Estados Unidos y Siria incluso en Der ez-Zor, hay portaaviones estadounidenses estacionados en el Mediterráneo, incluso hay contactos entre Estados Unidos e Irán, el resultado aún no está claro. El presidente de Irán puede llegar a un acuerdo con Arabia Saudita contra Israel, la expectante política exterior de Turquía está relacionada con todos ellos. Así que nadie sabe qué tipo de acuerdo habrá aquí mañana, qué consecuencias tendrá para Armenia, incluso para Artsaj. Es posible que suceda lo peor y se abra una ventana de oportunidad, y debemos estar muy atentos ahora o deberíamos cambiar de vector, como cambiar de caballo en mitad del río.

Continuamos con los enfrentamientos estereotipados internos, no promovemos nuevos actores de nuestro recurso interno y, como siempre, esperamos a que las grandes potencias nos respalden, tomen decisiones por nosotros, nos colocamos infinitamente en el estereotipo de la elección opuesta entre Occidente y Rusia, al no poder romper con las nociones tradicionales, continúan así el ciclo de nuestros engaños.

No ofrecemos programas que aclaren enfoques sobre Artsaj. No exigimos una respuesta a los culpables de la rendición de Artsaj y observamos con calma e indiferencia cómo nuestro oponente marcha en Stepanakert, celebra un desfile militar, sangra los corazones de los armenios normales, cómo amenaza a nuestros armenios y queda impune, cómo continúa sentado en nuestra área de Sev Lidj (Lago Negro), y no lo expulsamos ni lo hacemos prisionero, al menos creando una oportunidad para intercambiar con nuestros cautivos. Porque nuestra dignidad se vio socavada por la pérdida de Artsaj.

"No llevas venganza dentro de ti, hijo mío", decía Hrant Matevosian*.

*- Escritor y guionista armenio (12 de febrero de 1935 - 19 de diciembre de 2002). En el momento de su muerte, era considerado "el novelista contemporáneo más destacado y magistral" de Armenia.

Más leídas