SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Jueves 29 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Davit Safarian
La aceleración de las negociaciones armenio-turcas y armenio-azerbaiyanas
02 de Marzo de 2023

Las negociaciones armenio-turcas y armenio-azerbaiyanas han adquirido un nuevo ritmo. Ambos procesos de normalización tienen como telón de fondo una rivalidad geopolítica cada vez más intensa, lo que nos hace seguir la situación en el Cáucaso Sur con creciente inquietud. En este ensayo analítico, presentamos nuestras observaciones sobre las dos direcciones de las negociaciones que, tal como las entendemos, están en gran medida entrelazadas y tienen como objetivo crear una nueva realidad en el Cáucaso Meridional.

La lógica del proceso actual de normalización armenio-turca

Rescatistas armenios conocidos por sus habilidades técnicas y buen entrenamiento físico participaron en los esfuerzos para aliviar las secuelas del reciente y desastroso terremoto en Turquía. Este paso dio lugar a respuestas controvertidas tanto en Armenia como en Turquía. Los críticos de las autoridades armenias dijeron que no había necesidad de enviar condolencias tan demostrativas y numerosas y una misión salvadora de vidas tan larga a Turquía. Por otro lado, las autoridades turcas ayudaron a crear una atmósfera positiva sobre ese tema, que sin duda fue psicológicamente favorable en el sentido de traer algo de calidez a la atmósfera de las negociaciones entre Armenia y Turquía.

Parece que la conversación de los dos negociadores dirigida al establecimiento de relaciones diplomáticas ha continuado desde el punto en que terminó en 1920-1921: el Tratado de Alexandropol de diciembre de 1920 y el Tratado de Moscú de marzo de 1921, que dieron forma a la definitiva a lo que es ahora el sur del Cáucaso. Setenta años de existencia de la antigua Unión Soviética, más treinta años postsoviéticos hacen un siglo de casi ninguna relación entre Armenia y Turquía a nivel estatal. 

Siguiendo la tradición soviética, la frontera armenio-turca todavía está custodiada por la patrulla fronteriza rusa con la participación de colegas armenios. 

En nuestros artículos anteriores, escribimos que con la escalada de la Primera Guerra de Artsaj en la primavera de 1993, el gobierno turco cerró  unilateralmente la frontera armenio-turca y prohibió cualquier importación desde Armenia. Desde ese período hasta el día de hoy, las relaciones comerciales entre Armenia y Turquía se limitaron a la importación unilateral de productos turcos a Armenia, cuyo volumen real aún se desconoce. 

En vista de esto, los enviados especiales de Armenia y Turquía acordaron abrir parcialmente las comunicaciones fronterizas con la reserva de que actualmente la frontera solo puede ser cruzada por ciudadanos de terceros países y personas con pasaportes diplomáticos armenios y turcos. Así, la frontera cerrada desde 1993 se ha abierto parcialmente. 

En vista de esto, los enviados especiales de Armenia y Turquía acordaron abrir parcialmente las comunicaciones fronterizas con la reserva de que actualmente la frontera solo puede ser cruzada por ciudadanos de terceros países y personas con pasaportes diplomáticos armenios y turcos. Así, la frontera cerrada desde 1993 se ha abierto parcialmente. 

El otro acuerdo digno de mención se refería a la reconstrucción del puente medieval de Ani, actualmente en ruinas, a través del río Akhurian, a través del cual los turistas armenios y extranjeros pueden ingresar al sitio de Ani. Vale la pena mencionar que al firmar el Tratado de Kars de 1921, la delegación armenia pidió a los negociadores turcos que consideraran su solicitud de dejar Ani y el Monte Ararat a Armenia, pero como sabemos, la Gran Asamblea Nacional de Turquía rechazó rotundamente esa petición. 

En la actualidad, cuando los alpinistas armenios desean escalar el Monte Ararat, ingresan a Turquía desde Georgia y ascienden el monte por rutas probadas. La apertura de Ani para los turistas extranjeros que visitan Armenia es un nuevo paso presentado a la opinión pública como un impulso al turismo.

En general, la atmósfera de estas negociaciones parece mostrar que cada paso siguiente puede estar acompañado de más retrasos y dificultades porque estamos seguros de que las autoridades turcas preferirán esperar el momento en que Armenia y Azerbaiyán firmen un acuerdo. Ya hemos llamado la atención de nuestros lectores sobre el hecho de que las negociaciones armenio-turcas celebradas en 2008-2010 durante la "Diplomacia del fútbol" fracasaron por la sencilla razón de que Azerbaiyán se opuso resueltamente a cualquier normalización hasta que hubiera un resultado positivo en las negociaciones de Nagorno Karabaj. De este modo, mientras Armenia y Azerbaiyán todavía están negociando, Turquía espera algún resultado tangible y no desea causar ansiedad a su "hermano" y compañero de armas. 

El proceso de negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán y los factores de influencia

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Armenia informó recientemente que está en curso la preparación del borrador del tratado de paz entre los dos países. Armenia recibió el último texto de las propuestas de Azerbaiyán y está trabajando en él para enviarlo de vuelta a Azerbaiyán a su debido tiempo. En general, la situación durante las semanas posteriores al enfrentamiento armado de septiembre, cuando Armenia perdió más de doscientos militares en sus fronteras, sigue siendo muy tensa. Muchos expertos armenios consideran que los nuevos conflictos armados son altamente estimables pues es muy probable que el vivo interés y los renovados esfuerzos de la comunidad internacional por reactivar los procesos de negociación, estén dirigidos a evitar la reanudación de nuevos conflictos.

Se consideró en Armenia que podría contar con el apoyo de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) ya que los azerbaiyanos invadieron el territorio armenio soberano. Resultó que al menos tres de los seis miembros de esa organización estaban mucho más cerca de Azerbaiyán que de Armenia, miembro de esa organización, mientras que Rusia, siendo el aliado estratégico de ambos estados, no podía o no quería agravar sus relaciones con ninguno de los dos. Bajo estas condiciones, sin el apoyo esperado de la OTSC, Armenia se volvió hacia Occidente. Francia prometió enviar una misión de observación civil compuesta por 300 gendarmes y otros miembros de la UE prometieron enviar 100 observadores civiles a Armenia.

A su vez, el primer ministro de Armenia declaró que Armenia no prestaría su territorio a la OTSC para los ejercicios regulares previstos para 2023, por lo que la OTSC decidió realizar sus ejercicios militares en Kirguistán. En esta situación, la OTSC trató de corregir sus errores declarando su disposición a enviar observadores a la frontera entre Armenia y Azerbaiyán.

La presencia de los observadores occidentales en las fronteras de Armenia ha causado gran ansiedad en Azerbaiyán, cuya política y estrategia se basaba en presentar a Armenia como un estado incorregiblemente pro-ruso en Occidente. La pregunta que ahora se convirtió en la más preocupante para los analistas de Ereván es qué decisión final podrían tomar las autoridades armenias entre los observadores rusos y europeos que se ubicarían a lo largo de la frontera con Armenia. De ello dependería el mayor desarrollo de las relaciones aliadas con Rusia o los lazos cada vez más cálidos y profundos con la UE y EE.UU..

Como hacer suposiciones y discutir diferentes escenarios de desarrollo parece bastante inoportuno, preferimos esperar y ver para recibir respuestas exactas a estas preguntas.

Posible papel de los EE. UU. y la Unión Europea en el proceso de solución

Debemos entender que la comunidad internacional no tiene controversias esenciales sobre el posterior arreglo del conflicto de Nagorno Karabaj. Es extremadamente importante que el secretario de Estado de EE.UU., haya sentado a los líderes de Armenia y Azerbaiyán en la mesa de negociaciones en Munich. Significa que Estados Unidos no se ha lavado las manos de la responsabilidad de resolver ese conflicto y está listo para continuar con sus esfuerzos de mediación entre los dos países. Esta noticia también es importante porque los representantes estadounidenses todavía consideran a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) como una plataforma donde se discute el proceso de solución del conflicto de Nagorno Karabaj. 

Rusia insiste en que tiene la mejor capacidad para mediar con éxito entre Azerbaiyán y Armenia y ayudar, según sus mapas militares, en obras de delimitación y demarcación de fronteras. Sabemos que los líderes de la Unión Europea también declararon su disposición a ayudar durante los trabajos de delimitación y demarcación. Incluso en un momento en que las relaciones internacionales son tan intrincadas y complicadas, con la inacción del Grupo de Minsk de la OSCE, EE. UU., la UE y Rusia pueden continuar sus esfuerzos para obligar a Armenia y Azerbaiyán a firmar un tratado de paz. Al invitar a estos importantes mediadores a Armenia y confiar en su asistencia multilateral, Armenia intentará compensar su posición vulnerable, existente desde su derrota en la Guerra de los 44 Días de 2020.

Otro tema importante es la eliminación del bloqueo azerbaiyano del corredor Lachin que conecta Armenia y Artsaj, lo que requiere enormes esfuerzos y crea tensión para Armenia. A pesar de las numerosas garantías de diferentes partes y círculos diplomáticos de que el bloqueo se levantará pronto, aún no se han tomado medidas reales y no está claro si alguna vez se tomarán. 

Artsaj sobrevive en condiciones de bloqueo sin ningún tipo de pánico, según aseguran sus líderes políticos. Pero esta realidad viene a demostrar que el futuro estatus político de Artsaj no es tan crucial ahora como la protección de los derechos humanos y la prevención de un nuevo genocidio, que actualmente es un asunto de extrema urgencia.

armenian mirror

 

Más leídas