SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Erdogan comienza a 'comportarse' condicionado
20 de Enero de 2023

Durante el desfile de la victoria en Bakú el 10 de diciembre de 2020, el presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía se paró en el estrado como un héroe junto al presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, mientras exaltaba la memoria de Enver Pasha, uno de los planificadores del Genocidio Armenio declarando: “Estamos aquí para hacer realidad los sueños de nuestros antepasados”, lo que a buen entendedor significa llevar la política genocida centenaria a su conclusión lógica.

Hoy, el Sr. Erdogan desea proyectar una imagen diferente y más benévola, la de un pacificador. Algunos de sus amigos incluso han sugerido que debería ser considerado para un Premio Nobel de la Paz.

¿Se ha arrepentido el Sr. Erdogan de sus formas asesinas y ha buscado la absolución de sus pecados? Ciertamente no. La clave son las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias en Turquía. Están programados para el 18 de junio, pero se habla de adelantar esa fecha por conveniencia del presidente.

A pesar de todas las apariencias, el Sr. Erdogan no es un estadista que da pasos en falso. Sus movimientos son calculados y de largo alcance. Hasta ahora, ha tenido éxito en tejer su red de política internacional. Durante su gobierno, logró moldear la vida política de Turquía a su propia imagen y tiene la intención de continuar con su control durante otra década.

Pero las próximas elecciones plantean muchos desafíos para él y para su país; las encuestas indican que si las elecciones fueran hoy, el señor Erdogan no ganaría.

Erdogan quiere convertir el año 2023 en un año de celebraciones marcando el centenario de la fundación de la República de Turquía por Ataturk y ungiéndose a sí mismo como su heredero, o mejor aún, el segundo Sultán Solimán el Magnífico. Ha planeado inaugurar megaproyectos como el segundo canal a través de los Dardanelos y una planta de energía atómica en Akkuyu y muchos otros grandes desarrollos similares.

Uno de los desafíos para su reelección es su pobre historial en derechos humanos, mientras que el otro es el desmoronamiento de la economía del país y la inflación galopante (42 por ciento según Reuters, con un crecimiento del PIB estancado) y por último pero no menos importante, sus relaciones problemáticas en la región y con las principales potencias mundiales.

Es por eso que el Sr. Erdogan está en proceso de renovación.

Hace unos meses, la economía de Turquía estaba en caída libre (inflación del 80 por ciento), pero el presidente de Rusia, Vladimir Putin, vino al rescate a cambio de los favores de Erdogan. De hecho, Turquía, miembro de la OTAN, decidió no unirse a Occidente en las sanciones contra Rusia y fue recompensada con un acuerdo de sustitución de trigo ucraniano por el de Rusia y un contrato con Moscú que asignaba a Turquía como un importante centro de gas.

Turquía está trabajando para aliviar todas las tensiones en sus relaciones internacionales. El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Çavusoglu, tiene previsto visitar Washington el 17 de enero para resolver algunos de los problemas pendientes del país con EE. UU. (aunque una historia en Bloomberg sugiere que muchas potencias occidentales han terminado con Erdogan).

A su regreso, Çavusoglu volará a Moscú para una negociación trilateral de ministros de Relaciones Exteriores con el ruso Sergei Lavrov y su homólogo sirio, Faisal Mekdad, para trabajar en un acuerdo de paz con Siria y planificar una reunión entre Erdogan y el presidente sirio Bashar Assad, su archienemigo.

Hace unos meses, Erdogan planeaba ocupar 30 kilómetros cuadrados en Siria cuando recibió un rotundo no de Moscú y Washington. Ahora, la conversación es sobre la reconciliación con Siria y la retirada de algunas fuerzas turcas del territorio sirio.

La iniciativa de paz del Sr. Erdogan ha tenido un impacto en las relaciones entre Armenia y Turquía; se sintió por primera vez en la vida comunitaria armenia en Turquía. Durante muchos años, el gobierno turco no permitió que las iglesias y las organizaciones benéficas armenias ( vakf s) celebraran elecciones, a pesar de que muchos funcionarios de esos comités habían dimitido, jubilado o fallecido y la gestión quedó en manos de algunos miembros de edad avanzada. Sus súplicas al gobierno turco para que celebrara nuevas elecciones se perdieron en la red bizantina de leyes y reglamentos turcos. Sin embargo, en vísperas de las elecciones nacionales, el Departamento de Justicia les otorgó repentinamente ese permiso y las elecciones de la junta se llevaron a cabo recientemente.

El férreo control del gobierno se extiende a la incautación de muchas propiedades. Una de esas propiedades es el edificio Sanasarian Han, en Estambul, que había sido confiscado en 1930. En 2011, el Patriarcado armenio de Estambul inició procedimientos legales para recuperar esa valiosa propiedad. Después de muchos contratiempos, la Corte Constitucional decidió devolver la propiedad a la comunidad en diciembre, justo a tiempo para la jugada electoral de Erdogan.

En otro movimiento, los miembros de la Federación Turca de fútbol visitaron esta semana el Patriarcado armenio para invitar al patriarca a un partido de fútbol el 25 de marzo entre las selecciones nacionales armenia y turca.

Se registraron algunos movimientos positivos a nivel estatal con Armenia. El 6 de enero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia anunció que Turquía había levantado la prohibición de vuelos de carga directos con Armenia. El primer ministro Nikol Pashinian caracterizó esta iniciativa como un “movimiento positivo”.

El negociador especial armenio Ruben Rubinian y su homólogo turco, el embajador retirado Serdar Kilic, se han estado reuniendo para mejorar las relaciones entre los dos países. Se han reunido cuatro veces en el último año en diferentes capitales. Ahora, han decidido trasladar estas negociaciones a Armenia y Turquía. Como resultado, se han llegado a acuerdos para abrir la frontera a los ciudadanos de terceros países. Se informa que se está trabajando técnicamente para abrir la frontera terrestre entre los dos países, aunque Erdogan había condicionado esa medida a la firma del tratado de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Parece que Turquía ha relegado temporalmente a Bakú la tarea de hostigar a Armenia, para poder salir con cara de inocente mirando hacia la comunidad política mundial.

No hay razón para celebrar los movimientos de Turquía, porque cualquier expresión de gratitud puede convertirse en una herramienta política en sus manos para ser presentada a sus socios como favores a sus víctimas.

Ahora queda por ver cuáles serán los movimientos de Erdogan en la región y en la política mundial. Las elecciones no están muy lejos y las coaliciones se están formando en este momento. El némesis de Erdogan desde hace mucho tiempo ha sido Ekrem Imamoglu, el combativo alcalde de Estambul, quien desafió al Partido AK de Erdogan en las elecciones para alcalde de Estambul en 2019 y ganó. Erdogan canceló los resultados y pidió uno nuevo. Esta vez, en 2022, Imamoglu ganó con un margen mayor. Aunque no ha anunciado su candidatura a la presidencia, Erdogan teme la perspectiva y lo ha arrestado, condenado y sentenciado a dos años de prisión condicional por “haber insultado a funcionarios del gobierno”.

Otro candidato no anunciado es el poderoso alcalde de Ankara, Mansur Yavas.

Kemal Kilicdaroglu, el líder del Partido Popular Republicano (CHP) de 75 años, ha estado pidiendo a esos dos posibles rivales que “limpien mi camino. Seré el candidato de la oposición”.

En este momento, el Partido AK de Erdogan ha formado la Alianza Popular con el Partido del Movimiento Nacional (MHP), un partido nacionalista extremista conocido como “Lobos Grises”. La oposición se ha unido en una coalición a la que llaman "Mesa de los Seis", siendo el partido más grande el antiguo Partido Kemalista de Kilicdaroglu. Estos seis partidos han dejado fuera al progresista Partido Democrático Popular (HDP) debido a las inclinaciones pro-kurdas de este último. (El miembro del parlamento armenio Garo Paylan es miembro de este partido). Los dos líderes del partido, Selahattin Demirtas y Figen Yuksedag, han sido despojados de la inmunidad parlamentaria y encarcelados por cargos falsos durante años.

Muchos intelectuales, académicos y políticos han recibido largas sentencias de cárcel y esperan el final de la era de Erdogan para convertir al país a una república democrática. Las próximas elecciones decidirán si seguirán languideciendo en prisión o verán a Erdogan retirarse.

Más leídas