SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
A medida que Artsaj se desvanece, ¿estamos unidos y hablando el mismo idioma?
14 de Enero de 2023

A lo largo de la historia, los armenios han estado notoriamente divididos, incluso frente a catástrofes, y eso, en la mayoría de los casos, ha contribuido a nuestras históricas derrotas.

Hoy, cuando Artsaj se acerca al punto de extinción, ¿estamos unidos hablando el mismo idioma? Aparentemente no.

Escuchamos comentarios prorrusos de Stepanakert y declaraciones antirrusas de Ereván. Si esta disonancia se basara en desacuerdos acordados, nos complacería que finalmente los armenios se hayan dado cuenta de que en las situaciones internacionales complejas y peligrosas, han ideado una política coordinada para aprovechar los objetivos políticos móviles. Sin embargo, tememos que la diferencia de posiciones refleje diferentes evaluaciones de la situación y, de hecho, dividirá el apoyo que podramos recibir.

Y para empeorar las cosas, mientras se escuchan diferentes voces desde Armenia y Artsaj, todavía no hay una voz que emane de la diáspora. No parece haber movimientos masivos a la vista y no se han solicitado desde Ereván, demandas ni desafíos a las masas de la diáspora.

Durante  más de un mes, el Corredor Lachin, ha estado bloqueado, asfixiando a los armenios de Karabaj, pero la comunidad internacional no ha proporcionado ninguna solución como tampoco los armenios de todo el mundo han centrado su desesperación en un objetivo específico o han actuado colectivamente. El único consuelo está en el dicho chino de que, toda crisis es también una oportunidad. Mientras, las autoridades de Azerbaiyán continúan presionando, agregando una demanda tras otra, justificando la no aplicación del principio de secesión correctiva para el pueblo de Karabaj.

En la última década, Azerbaiyán logró paralizar el Grupo de Minsk, de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), con la participación activa de Rusia. Esa entidad albergaba la última y mejor esperanza para la parte armenia, ya que sostenía que, "no existe una solución militar al conflicto" y que la cuestión del estatus de Karabaj sigue sin resolverse. Pero a medida que esa esperanza se desvanece, nos damos cuenta de que ningún acuerdo negociado sobre el estatus podría ser mejor que una secesión correctiva, que puede significar la autodeterminación.

En un momento se abrigaron esperanzas de que finalmente el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tomaría posición, internacionalizando la crisis. De hecho, no faltan las crisis en todo el mundo, pero Francia supo colocar el problema en la agenda del Consejo de Seguridad. Y con India sirviendo como presidente rotativo del Consejo de Seguridad, se anticipó un resultado positivo. Sin embargo, después de muchas llamadas para desbloquear el Corredor Lachin, la delegación rusa pudo derrotar la resolución planeada. Tras la gimnasia verbal del Kremlin y varios portavoces rusos, Moscú culpó a Francia de su propio juego sucio. Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia agradeció públicamente a Francia por su posición constructiva, dejando en claro que Ereván había entendido a quién culpar por el fracaso de ese organismo.

Rusia ha abdicado de la responsabilidad que había asumido a través de la declaración de paz del 9 de noviembre de 2020. A medida que se convierte en el foco de críticas de muchos sectores, incluida Armenia, las autoridades rusas aseguran continuamente al público que sus fuerzas de mantenimiento de la paz están trabajando arduamente para desbloquear el corredor.

Si bien todas las posiciones son muy visibles para todos, el debate público se desvía de la realidad de la situación. El primer ministro Nikol Pashinian ha criticado a las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz por ser "testigos silenciosos" de los esfuerzos de Azerbaiyán por "despoblar" Karabaj mediante un bloqueo. Por otro lado, el ex-Ministro de Relaciones Exteriores de Karabaj, David Babaian, quien se ha quedado varado en Armenia, toma una posición diferente al afirmar: “El problema no son los rusos. Necesitamos darnos cuenta de esto. El problema es Azerbaiyán y Turquía. Golpear a las fuerzas de paz rusas en este punto significa estrangular a Artsaj. ¿Quién tiene la culpa de todo esto? ¿Los rusos? ¿Por qué siguen esa hipótesis?

Por otro lado, el pueblo de Karabaj apeló a la comunidad internacional con un mensaje de autodeterminación a través de mítines pacíficos y masivos el 30 de octubre y el 25 de diciembre de 2022. Se informa que en el último mitin participaron entre 60.000 y 70.000 personas para refutar la afirmación del líder azerbaiyano Ilham Aliyev de que solo 20.000 personas viven en el enclave. Esta vez, la manifestación fue más disciplinada y resuelta, con consignas en muchos idiomas internacionales. A diferencia de manifestaciones anteriores, solo se izaron las banderas de Armenia y Karabaj. Las personas están unidas en su propósito y deseo. Sin embargo, se han producido algunos cambios misteriosos en el liderazgo.

Por ejemplo, en la última manifestación, el presidente de Karabaj, Arayik Harutyunian, no se encontraba por ningún lado, mientras que el recién nombrado ministro de Estado, Ruben Vardanian, estuvo muy visible y dirigió las palabras finales.

Hace unos días, el secretario del Comité de Defensa de Artsaj, Vitali Balasanian, fue destituido y reemplazado por su adjunto, Ararat Melkumian. Se rumoreaba que Balasanuian había iniciado negociaciones con las autoridades de Azerbaiyán.

A su vez, los medios de Bakú insinuaron que se estaban llevando a cabo negociaciones secretas con los líderes de Karabaj.

En lo que respecta a Vardanian, muchas personas en Karabaj lo ven como un salvador que ha renunciado a la vida de comodidad de un multimillonario y se ha establecido en una zona de peligro para ayudar a su pueblo, mientras que Azerbaiyán, por otro lado, está preocupado por el potencial de su liderazgo. .

El presidente Aliyev lo castigó como un oligarca que ha robado al pueblo ruso y se ha asentado ilegalmente en Karabaj y que, por lo tanto, debería abandonar la zona. El ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, continuó en la misma línea en la fallida reunión de ministros de Relaciones Exteriores en Moscú en diciembre pasado, afirmando que Bakú nunca hablará con él. También insinuó que es hombre de Moscú.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, reaccionó con vehemencia diciendo que Rusia no tiene conexión con él ni tendrá ninguna relación con él en el futuro.

Parece que Vardanian se ha convertido en una papa caliente política entre Bakú y Moscú.

El analista Hovsep Khurshudian cree que estos ataques lo convierten en un héroe, en lugar de un paria.

¿Ereván está hablando con él o con alguien en Stepanakert? Esta es una pregunta con muchas dudas.

La crisis le dio la oportunidad al primer ministro armenio, Nikol Pashinian, de demostrar su verdadero valor galvanizando a la diáspora y convirtiéndola en un componente potente de su política exterior, reuniendo a la iglesia y sus afiliados en todo el mundo a su alrededor y haciendo las paces con la oposición. Pero, Pashinian no ha estado a la altura del desafío y parece estar sumido en una mentalidad de asedio, aislándose de la realidad y dejando que las cosas sigan su propio curso.

Ciertamente hay una crisis de liderazgo en Armenia y la diáspora. Mientras tanto, el clamor en todo el mundo no ha logrado amortiguar la arrogancia de Aliyev, ya que no solo ignora cualquier solicitud para poner fin a sus formas asesinas, sino que aumenta su miserable accionar al cortar periódicamente la electricidad a Artsaj.

armenian mirror

Más leídas