SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Lara Setrakian
Con el declive del poder de Rusia en Ucrania, se avecina una segunda catástrofe
08 de Enero de 2023

(CNN) - Después de la invasión rusa de Ucrania y sus devastadoras consecuencias humanitarias, sería casi imposible pensar en colocar a Moscú en el papel de pacificador. Pero en un rincón del mundo, eso es exactamente lo que ha pasado.

A raíz de una guerra entre Armenia y Azerbaiyán en 2020, se dejó que Rusia negociara un alto el fuego y mantuviera a las dos partes bajo control. Estados Unidos y la Unión Europea, que una vez jugaron un papel de equilibrio en el sur del Cáucaso, efectivamente se retiraron de la diplomacia activa y permitieron que Rusia actuara como el único mediador . Moscú desplegó fuerzas de paz en el terreno para calmar y monitorear la situación.

Pero externalizar la consolidación de la paz a Rusia fue una mala idea. Ahora, a la sombra de la guerra de Ucrania, esa política está permitiendo otra catástrofe humanitaria y comprometiendo los intereses occidentales en la región.

Con Rusia debilitada en Ucrania, no existe un árbitro efectivo entre Armenia y Azerbaiyán . Azerbaiyán, utilizando su importante riqueza de petróleo y gas , ha estado presionando para obtener la máxima ventaja sobre el terreno. En este momento, los manifestantes con el apoyo del gobierno azerí, dicen los expertos, están bloqueando el Corredor Lachin , la carretera principal que conecta a unos 120.000 armenios étnicos de Nagorno-Karabaj con el mundo exterior. Los mismos analistas políticos azeríes dicen que las protestas son ilegales en Azerbaiyán, a menos que cuenten con la aprobación del gobierno.

Los suministros entrantes se han visto severamente limitados desde el 12 de diciembre de 2022, cuando comenzó el bloqueo. Las tiendas de comestibles están racionando los alimentos, con pocas frutas o verduras frescas, y hay una grave escasez de suministros médicos, dijeron los residentes a fines de diciembre. Azerbaiyán ha dicho que el bloqueo es en respuesta a las actividades mineras en las áreas controladas por armenios. Pero en lugar de llevar el problema a la mediación internacional, ha decidido bloquear el tránsito entrante hasta que se cumplan sus condiciones, una violación del derecho internacional y humanitario.

Los armenios que conocí de Nagorno-Karabaj son personas cordiales con una profunda identidad cultural y una profunda fe cristiana. Incluso en sus sombríos días de crisis, algunos trataron de darles a sus familias una apariencia de vacaciones de Navidad. Pero los más vulnerables están manifestando la tensión del bloqueo: la Dra. Biayna Sukhudian, que está atrapada en Nagorno-Karabaj, nos dijo a fines de diciembre que los niños muestran signos de estrés crónico, incluidos ataques de nervios. UNICEF ha advertido que los niños carecen de alimentos básicos y servicios esenciales, algunos de ellos separados de sus padres o tutores legales al otro lado de la carretera bloqueada.

“La gran preocupación de la gente es mantener a sus hijos abrigados y alimentados”, dijo Sukhudian en una entrevista telefónica. Ella describió cómo las personas sobreviven ayudándose unos a otros. “Si hay dos madres y solo una tiene fórmula para bebés, compartirá la fórmula con la otra mujer y amamantará un poco más”.

Estados Unidos, la UE, el secretario general de la ONU y más de una docena de países, incluidos Canadá y México , han pedido a Azerbaiyán que desbloquee la carretera a Nagorno-Karabaj, pero esos pedidos no han sido escuchados. Los armenios lo ven como una estrategia de Azerbaiyán para matarlos de hambre o expulsarlos del enclave en disputa.

Rusia no ha podido hacer ningún movimiento significativo para desactivar el problema. Pero también se ha mostrado reacio a permitir que los países occidentales intervengan para resolver el enfrentamiento. Prefiere ser la principal potencia sobre el terreno, utilizando la influencia resultante para promover sus intereses regionales .

Una red de factores económicos y estratégicos ha vinculado a Moscú con Turquía y su aliado, Azerbaiyán. Con Rusia sancionada por Occidente y tensas en sus relaciones con muchos socios económicos, Moscú se ha vuelto cada vez más dependiente de Turquía para el comercio y la evasión de sanciones. Turquía se ha convertido en un importante facilitador para la exportación de petróleo y gas rusos y la importación de tecnologías estratégicas , muchas de las cuales están prohibidas en Occidente.

A medida que los lazos ruso-turcos se han vuelto más estrechos, Rusia se ha mostrado más renuente a rechazar el comportamiento de Azerbaiyán. Eso ha dejado la situación en caída libre, avanzando hacia resultados más graves y potencialmente mortales. Como en los primeros días de la masacre de Srebrenica , las fuerzas de paz internacionales no están actuando antes de que miles de personas puedan perder la vida. También sienta un precedente peligroso para futuros conflictos, con un bando ahogando a una comunidad rival cortando sus suministros, ya sea forzando una evacuación o la aceptación de sus términos de negociación.

Michael Rubin , del American Enterprise Institute, que observa de cerca la región, me dijo que le preocupa el riesgo de limpieza étnica si las potencias mundiales no controlan ni atienden la situación.

“La pregunta número uno es cómo llevamos observadores diplomáticos o militares a Nagorno-Karabaj”, dijo Rubin. “El genocidio ocurre en la oscuridad. Si somos capaces de iluminar la región, muchas veces podemos prevenir de manera proactiva los peores resultados”.

Estados Unidos no es impotente en esta situación. Puede impulsar un puente aéreo humanitario para entregar suministros a las comunidades de Nagorno-Karabaj o buscar más acciones del Consejo de Seguridad de la ONU , que se reunió el 20 de diciembre para discutir la situación. Estados Unidos también tiene una influencia directa sobre Turquía y Azerbaiyán que puede estabilizar la situación, utilizando una vasta cantidad de herramientas diplomáticas y económicas.

“Cuando la administración Trump impuso solo unas pocas sanciones de acero a Turquía por la liberación del pastor Andrew Brunson, creó una tremenda presión sobre el presidente turco Erdogan”, dijo Rubin. “¿Por qué deberíamos oponernos a hacer eso en Nagorno-Karabaj?”

Rusia y Turquía se han propuesto dominar el sur del Cáucaso a expensas de sus vecinos más pequeños. Pero ese modelo ha demostrado ser inadecuado para proteger la vida humana y un orden pacífico basado en reglas. En un momento en que Occidente está compitiendo con Rusia por Ucrania, presentado como una lucha por la democracia contra la autocracia, este es un escenario vital para hacer lo mismo y demostrar que Occidente tiene una influencia real en la región postsoviética.

Cuanto más tiempo Rusia y Turquía dominen la situación, más difícil será para las potencias occidentales volver a equilibrar las cosas. En otras palabras, estabilizar el Cáucaso Sur será más costoso en el tiempo. Estados Unidos y la Unión Europea imprudentemente dejaron que Rusia mantuviera la paz en el sur del Cáucaso. Las potencias occidentales ahora deben intervenir con todo su peso diplomático para corregir el error.

Lara-setrakian Lara Setrakian es periodista y presidenta del Instituto de Investigación de Políticas Aplicadas con sede en Ereván, Armenia. Síguela en Twitter en @Lara . Las opiniones aquí expresadas son propias. Lea más opiniones en CNN.

Más leídas