SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 18 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Mundo Eric Hacopian
El juego de Rusia en Karabaj
23 de Noviembre de 2020

El juego de Rusia en Karabaj por Eric Hacopian

Hace dos días, el analista político Eric Hacopian dio una entrevista en el canal Civilnet sobre el papel que cumple Rusia en Karabaj. A continuación señalaremos los puntos más importantes de la entrevista.

Hacopian afirma que a veces la ficción explica de una mejor manera los sucesos de la vida real y cita el clásico de la segunda guerra mundial, Vida y Destino de Vassili Grossman. Hay una escena del libro en la cual le comunican a Stalin que las fuerzas alemanas están rodeadas en Stalingrado y él responde cantando “pusiste en mis manos este hermoso pajarito pero no te dejaré ir por nada en el mundo.” Aquí Hacopian  describe el juego ruso: “les cayó esta manzana en las manos, y no la van a dejar caer”, lo que significa en términos prácticos que estamos atestiguando una situación en donde tenemos una Armenia armenia, al lado de una Armenia rusa.

Sugiere que esto podría ser una Abjasia del Cáucaso en Azerbaiyán, “porque es muy claro la manera que los rusos se han movido y en la escala en la que se están moviendo, han dado un paso justo en el área que quieren, del lado relativamente barato dado el costo político y militar”, afirmó.

Aquí vemos el juego de la política rusa: en este momento, los intereses de Putin y de Armenia coinciden completamente. Putin quiere transformar a Karabaj en una fortaleza rusa, creando una provincia rusa armenio-parlante en el medio del Cáucaso.

En el discurso del día 17, el presidente ruso Vladimir Putin afirmó que la cuestión del estatus será resuelta en el futuro, y también mencionó la cuestión del genocidio.

Hacopian resalta que hay que leer entre líneas las declaraciones del Presidente Putin donde, de una manera clara y contundente se ha referido a la naturaleza étnica del conflicto y a la injusticia en el contexto del genocidio de una manera que ningún otro líder occidental lo hubiera hecho.

Hacopian reconoce que existe en la nación armenia el miedo a que se repita el genocidio de 1915 o el de Sumgait. Por este motivo es importante que se defina el estatus de Karabaj - a lo que los azeríes están 100 % en contra. Éste legitimaría la presencia rusa en la parte de Karabaj armenia, y lo que hoy es una entidad separada de cualquier tipo, podría transformarse en un estatus provisional que determinaría  que la parte de Karabaj armenia ya no forma más parte de Azerbaiyán dejando sin efecto el acuerdo. Hacopian infiere que, Aliyev, al permitir fuerzas de paz en lo que él considera ser su país, separando una parte de la otra, indirectamente está admitiendo que esa parte no es su país.

Este es el juego de Putin, al establecer un estatus legal para Karabaj, como un ente separado de Azerbaiyán, lograría lo que en todos estos años de negociaciones nunca se concretó ya que ahora Armenia tiene un abogado con suficiente poder para torcer la mano de Aliyev.

En cuanto a la apertura de las fronteras, sabemos que habrá un corredor entre Nakichevan y el resto de Azerbaiyán y también otro entre Armenia y Rusia.

Hacopian afirmó que si esto se desarrolla, sería beneficioso porque ampliaría el acceso armenio al mundo: el acceso de Armenia a Rusia, a Europa, a Medio Oriente, a Irán. Obviamente, también beneficia el acceso turco a Azerbaiyán y viceversa, pero no deberíamos estar en contra, sin importar el contexto en el que se da, ya que nos beneficiaríamos más que la otra parte. Esto es, ellos tienen líneas de acceso más directas, en cambio nosotros nos liberaríamos de estar limitados por Georgia. El resultado es muy positivo, a través del sistema de transporte azerí podríamos llegar a Rusia en poco tiempo, vía Nakichevan podríamos estar en Irán rápidamente -en la actualidad es un viaje de 8 horas- especialmente si los trenes empiezan a funcionar. Esos serían cambios dinámicos en la economía del país y la región, dedujo Hacopian.

 

Si estas negociaciones pueden abrir estas rutas de accesos, también podrá  significar eventualmente, la apertura de la frontera Turca –condición que dependía en el pasado de hacer un trato primero con los azeríes. Acordado eso, no habría motivo para tener las fronteras cerradas. “Ahora, si las abren o no, eso es otro asunto, pero tener más opciones de transporte para ser integradas a las economías más grandes de Medio Oriente y Europa, nadie puede estar en contra de eso”, concluyó Hacopian.

 

Putin va a presionar por el estatus –debido a sus intereses personales- y los poderes occidentales van a estar del mismo modo  presionando por sus propósitos personales, si no quieren llegar a una situación incierta en donde Putin responda dando a cada karabajsi un pasaporte ruso , como hizo en Abjazia. Para finalizar Hacopian concluyó: “Esto obviamente requiere que nosotros tengamos las habilidades diplomáticas para poder balancear esta situación y hacerla funcionar. Cualquier nivel de estatus para Artsakh  lo hace un país independiente sin importar lo que Aliyev le diga a su pueblo. Creo que esa noche infame en donde todos temimos por el cese al fuego, puede ser el primer paso para el reconocimiento azerí de la independencia de Artsakh”.

Eric Hagopian es un analista político graduado en UCLA – University of California, Los Angeles- Esta entrevista puede ser vista en el canal de CIVILNET en idioma inglés.

Más leídas