SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 07 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Llegó el tiempo para políticas y acciones positivas
15 de Noviembre de 2022

La diáspora armenia es una fuerza nacida de la tragedia. Ha seguido su propio camino y, tal vez de paso, se ha convertido en una fuerza política a tener en cuenta. Los armenios de la diáspora a veces no reconocen la influencia que ejercen para impactar en las políticas relacionadas con Armenia. Pero los enemigos de este último, los gobiernos de Turquía y Azerbaiyán, se dan cuenta de su potencial y se arman para frustrar anticipadamente, las consecuencias negativas para ellos.

En una declaración reciente, Ibrahim Kalin, portavoz del presidente Recep Tayyip Erdogan y asesor de política exterior, comentó sobre la necesidad de que Armenia y Azerbaiyán firmen un tratado de paz, un tratado de paz que está lleno de peligros potenciales para Armenia. Al hacer este comentario, afirmó que el gobierno de Armenia ha enviado algunas señales positivas. Pero, agregó, los armenios de la diáspora también deberían alinearse y comprender los beneficios de un tratado de este tipo para toda la región. “Sabemos con certeza que los armenios tienen grandes comunidades en Estados Unidos y Francia”, dijo.

Esta fue una admisión inadvertida reconociendo el poder que esas comunidades pueden ejercer. Las autoridades turcas siempre se han quejado de las actividades políticas de los armenios de la diáspora que luchan por el reconocimiento del Genocidio Armenio. Eso ha demostrado ser un impedimento para la política exterior de Turquía en su impulso por unirse a la Unión Europea, y seguirá siendo así mientras Turquía aspire a ser miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Actualmente, Armenia y Turquía han estado realizando negociaciones para levantar el bloqueo contra la primera y establecer relaciones diplomáticas, supuestamente sin condiciones previas. Sin embargo, durante el curso de esas negociaciones, Ankara ha comenzado a insertar una condición previa: el progreso con el acuerdo de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Además, existen condiciones previas tácitas, en particular las expectativas de Turquía de que Armenia abandone su demanda de reconocimiento del genocidio.

La administración del primer ministro Nikol Pashinian ha entendido esa expectativa y ya le está indicando a Ankara que el tema del genocidio se ha subcontratado a los armenios de la diáspora. Esa posición no salvará el cuello del gobierno de Pashinian, ya que Turquía quiere silenciar a la diáspora.

Turquía y Azerbaiyán han asignado una cantidad sustancial de recursos para combatir silenciosamente el activismo armenio de la diáspora.

Todo esto indica que la diáspora tiene un papel que desempeñar. Debe darse cuenta del valor de ese poder y darle un buen uso.

Siempre han existido oportunidades para que los armenios de la diáspora actúen. Irónicamente, la diáspora ha actuado, en ocasiones, en contra de sus propios intereses. Por ejemplo, algunos segmentos de la comunidad, que tienen afiliaciones políticas en Armenia, han exportado los conflictos locales y la polarización a la diáspora, protestando contra las visitas de funcionarios armenios en el extranjero hasta el punto de apedrear la caravana del primer ministro en capitales extranjeras, mientras dan una pase al Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, cuyas visitas al extranjero no han sido cuestionadas.

Sin embargo, durante este período, las mareas han estado cambiando a favor de Armenia, por lo que nos conviene estar atentos a las nuevas oportunidades.

Durante la Guerra de los 44 Días en 2020, la pasividad y el silencio desmesurados de la comunidad internacional no solo se debieron a la política exterior indiferente del presidente Donald Trump, sino también a que Azerbaiyán había presionado intensamente, impulsando su posición de política exterior de que no estaba actuando de manera belicosa sino más bien luchando por recuperar su territorio histórico “usurpado” por Armenia.

Los recursos combinados de la diáspora y Armenia nunca podrían igualar los de Azerbaiyán. En 2018, 13 miembros de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) fueron expulsados ​​de la organización por aceptar obsequios y sobornos de Azerbaiyán. El Proyecto de Informes de Corrupción y Crimen Organizado encontró que entre 2012 y 2014, Azerbaiyán había lavado $ 2.9 mil millones para sobornar a políticos de la Unión Europea (UE). Por supuesto, todos sabemos que Aliyev, que invirtió 3.000 millones de dólares en Hungría, convenció al primer ministro húngaro, Victor Orban, de liberar al oficial azerbaiyano Ramil Safarov, que había asesinado con un hacha al teniente Gurgen Margarian de Armenia en 2004, durante el programa de entrenamiento de la OTAN en Hungría.

Todo esto representa solo la punta del iceberg de las actividades ilícitas de Azerbaiyán, para comprar la aceptación en los círculos políticos.

Hay algunas buenas noticias. Las recientes agresiones contra Armenia y las ocupaciones territoriales ya no son vistas con la misma tolerancia y Azerbaiyán está siendo tildado poco a poco de paria, en lugar de la falsa imagen tolerante y democrática europea que intenta proyectar.

Por lo tanto, es hora de que los activistas armenios contraataquen, particularmente con las fuerzas políticas que podemos galvanizar en la diáspora. Las oportunidades están ahí esperando ser utilizadas.

El primer escenario se está desarrollando en España, donde la cámara baja del parlamento votó en contra de un acuerdo con Azerbaiyán esta semana. De hecho, en 2021 se había firmado un acuerdo entre España y Azerbaiyán para intercambiar información confidencial. Pero la cámara baja votó en contra de ese acuerdo con una votación de 174 a 132, en protesta por la agresión de Azerbaiyán contra Armenia. Jon Iñárritu, parlamentario, calificó de “absurdo” ese acuerdo, cuando el agresor Azerbaiyán ha llevado a cabo un ataque contra Armenia en septiembre, ocupando varios kilómetros cuadrados de territorio armenio. Marta Rosique, otra diputada, culpó al Gobierno español de su silencio ante las atrocidades de Azerbaiyán en Armenia y Karabaj, cuestionando, además, por qué España aún no ha reconocido el Genocidio Armenio.

El Senado francés ha expresado una postura más asertiva. De hecho, se presentó un proyecto de moción en el Senado francés, pidiendo imponer sanciones contra Azerbaiyán, pidiendo a Bakú que se retire inmediatamente de Armenia y también pidiendo la aplicación del acuerdo de alto el fuego del 9 de noviembre de 2020 para establecer una "paz duradera" entre Armenia. y Azerbaiyán.

El Reino Unido ha sido la parte más recalcitrante en lo que respecta al tema del Genocidio, a excepción de los discursos periódicos de la Baronesa Carolin Cox en la Cámara de los Lores, son en su mayoría sobre Karabaj, y solo se refieren tangencialmente al Genocidio. Pero recientemente, Lord David Alton patrocinó un proyecto de ley de determinación de genocidio. Se realizó una segunda lectura en la Cámara de los Lores y se remitió a un comité para su consideración adicional. Lord Ara Darzi, el único miembro de la Cámara de los Lores de ascendencia armenia, pronunció un emotivo discurso en apoyo del proyecto de ley.

Estas y otras acciones que están teniendo lugar en los círculos políticos europeos y mundiales merecen nuestra atención y apoyo. En lugar de acosar a los funcionarios del gobierno armenio durante sus visitas, los armenios de la diáspora tienen que apoyar estos acontecimientos. La presencia armenia ha sido escasa en España. Solo recientemente se han establecido allí unos 30.000 armenios, en su mayoría de Armenia. Los líderes de la comunidad allí pueden politizar a las masas, pueden expresar oficialmente su gratitud al gobierno español y realizar mítines en apoyo de los legisladores que han encabezado el voto a favor de Armenia.

La comunidad franco-armenia es más activa políticamente. Sus miembros sin duda harán oír su voz en los niveles más altos del gobierno.

El desafío sigue siendo organizar un movimiento de toda la diáspora y dirigirnos a todas las embajadas españolas y francesas con mítines para expresar nuestro agradecimiento.

Mientras tanto, debemos estar atentos a otras oportunidades, educar a nuestras diversas comunidades y motivarlas políticamente.

Los armenios están acostumbrados a apoyar financieramente a Armenia para calmar sus conciencias. Pero la mayoría de las veces, el activismo político puede dar resultados mucho mejores. En el estado actual de globalización, motivar a las masas es relativamente fácil, pero solo si podemos generar un liderazgo político cuyos miembros puedan guiar movimientos y enviar mensajes a los pasillos del poder en todo el mundo.

A pesar de su limitado activismo, la diáspora ha demostrado que ha llamado la atención de las autoridades turcas y azerbaiyanas. Eso justifica una mayor acción y mayores esfuerzos coordinados para promover las cuestiones armenias históricas y actuales.

armenian mirror

Más leídas