SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 07 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Puertas giratorias en Sochi
04 de Noviembre de 2022

Tras los ataques de Azerbaiyán contra Armenia el 13 de septiembre, que provocaron más de 200 bajas y la ocupación de una franja del territorio armenio, se ha producido una oleada de intensa actividad diplomática.

El Departamento de Estado de EE. UU. y el presidente francés, Emmanuel Macron, han emitido declaraciones severas en las que culpan a Azerbaiyán de agresor y piden la retirada de sus fuerzas del territorio soberano de Armenia. Esa postura inyectó algo de asertividad en la diplomacia de Armenia; así, el canciller Ararat Mirzoian reprendió a su homólogo ruso, Sergey Lavrov, exigiendo al Kremlin una posición clara sobre la grave situación.

El primer ministro Nikol Pashinian también culpó a la postura pasiva de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) liderada por Rusia, que se supone debe defender a sus miembros contra la agresión extranjera.

Estas acciones estuvieron acompañadas de algunas cumbres sustantivas en Bruselas y Praga, así como visitas de delegaciones de alto nivel a Armenia, que dieron como resultado acciones concretas.

Como resultado de estos acontecimientos, la Unión Europea envió un contingente de 40 monitores civiles para observar los daños causados ​​por los ataques militares de Azerbaiyán en las ciudades fronterizas de Armenia. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) también tomó la iniciativa de enviar un grupo técnico a la frontera, para preparar la llegada de un grupo de observación a gran escala.

A medida que la mediación occidental comenzó a avanzar, Rusia sintió que Occidente estaba tratando de sacarlo del Cáucaso, como dijo Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Debido a la guerra de Rusia en Ucrania, había ido perdiendo su punto de apoyo singular en el Cáucaso y su impotencia en vista de la evolución de los acontecimientos ya no podía sostener su reinado en la región.

Rusia no tiene mucho que ofrecer a los bandos en guerra. Lo más que podía hacer era idear un movimiento táctico para atraer a las partes de vuelta a su redil. Por lo tanto, el presidente Putin ofreció un cebo muy resbaladizo a Armenia en una declaración realizada en el Club de Discusión de Valdai.

Comentó: “Hasta donde tengo entendido, la llamada Variante de Washington prevé el reconocimiento de la soberanía de Azerbaiyán sobre Karabaj en su conjunto. Si Armenia piensa eso, bueno, no hay problema. Apoyaremos cualquier elección del pueblo armenio. Si el pueblo y el liderazgo armenios creen que Karabaj tiene sus propias especificidades y estas especificidades deben tenerse en cuenta, definidas en un futuro tratado de paz, esto también es posible”, dijo. “Pero necesitamos el consentimiento de Azerbaiyán, que es muy difícil de obtener”.

Por supuesto, el problema está en la última oración; si al final Moscú no cumple su promesa, siempre se culpará a Azerbaiyán.

Esta fue una declaración muy falsa; el Departamento de Estado reaccionó, acusando a Putin de difundir “desinformación”. El portavoz Ned Price no fue tan lejos como para afirmar si efectivamente había un plan de Washington. Lo más probable es que el plan de Washington aludido sea la posición del Grupo de Minsk de la OSCE, que llama a resolver el conflicto de Karabaj mediante negociaciones pacíficas, teniendo en cuenta los principios de integridad territorial y el derecho de los pueblos a la autodeterminación.

Lo que Moscú ha estado ofreciendo hasta ahora es que Karabaj es territorio de Azerbaiyán y el establecimiento de su estatus debe dejarse para una fecha futura indefinida.

Nikol Pashinyan tomó la palabra del presidente Putin y dijo que acepta la propuesta rusa y asistió a la cumbre de Sochi el 31 de octubre, donde el presidente Ilham Aliyev descartó el tema de Karabaj de plano. “No hay más conflicto en Karabaj. Eso se resolvió hace dos años. Ahora es el momento de negociar un tratado de paz con Armenia y apreciamos su mediación”, dijo, mientras Putin miraba malhumorado.

Volviendo a la celosa iniciativa de Rusia, también deberíamos analizar otro factor. Aunque los intereses de Rusia e Irán coinciden en algunos temas, esta vez, la oferta de Teherán parecía más tentadora e impacta en las preocupaciones de Rusia. De hecho, el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, visitó Syunik con motivo de la apertura del consulado iraní en Kapan. Durante la inauguración, afirmó que “la seguridad de Armenia es la seguridad de Irán”.

Antes de llegar a Kapan, había reiterado la declaración del presidente Ebrahim Raisi y del líder espiritual Ali Khamanei de que cualquier cambio de frontera en la región es una línea roja para Irán. Estas declaraciones fueron precedidas por juegos de guerra en la frontera entre Irán y Azerbaiyán.

La posición de Irán estuvo motivada por dos factores. Primero, las visitas de los ministros de defensa de Turquía e Israel, además de la del ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, a Azerbaiyán, obviamente conspirando contra Teherán. El otro factor fue la llegada de observadores europeos a la región, quienes también pueden tener como parte de sus intenciones asomarse a través de la frontera iraní.

Al concluir la cumbre de Sochi, las partes no emitieron ninguna declaración individual. En su lugar, se emitió un comunicado conjunto, repitiendo todas las declaraciones y retórica anteriores. El comunicado llama a Rusia, Armenia y Azerbaiyán a cumplir con los acuerdos del 9 de noviembre de 2020, 11 de enero y 26 de noviembre de 2021.

La declaración ceremonialmente dio crédito a las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz. Acordaron abstenerse del uso de la fuerza o la amenaza de la fuerza, discutir y resolver todos los temas problemáticos exclusivamente sobre la base del reconocimiento mutuo de la soberanía, la integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras, de conformidad con la Carta de la ONU y la Declaración de Alma- Ata de 1991.

Estas mismas palabras se han utilizado una y otra vez, sin éxito.

La cumbre no hizo avanzar el conflicto hacia una resolución porque hay principios subyacentes y los intereses de las partes superan cualquier buena intención contenida en esos documentos.

Si hubo algo bueno que salió de esta cumbre para Armenia, fue que Pashinian expresó su posición frente a los medios, poniendo al presidente Putin a la defensiva. Pidió la plena implementación del acuerdo del 9 de noviembre, que pide la liberación de todos los prisioneros de guerra, y pidió la retirada de las fuerzas de ocupación de Azerbaiyán del territorio armenio. También aclaró su posición sobre el tema del corredor, rechazando cualquier compromiso del territorio soberano de Armenia.

Esta cumbre resultó ser una estratagema del presidente Putin para retrasar el avance de Armenia hacia Occidente. A Rusia no le interesa resolver este conflicto, porque eso moverá a las fuerzas de paz rusas fuera del área, lo que luego reducirá la influencia de Moscú sobre Armenia y Azerbaiyán.

Para Azerbaiyán, el odio hacia Armenia es una herramienta necesaria para mantener unido el gobierno autoritario del régimen, que es cada vez más impopular. La sociedad azerbaiyana se ha estado agitando en vista del estilo de vida opulento del clan Aliyev; Propiedades de $ 700 millones en Londres y la carrera armamentista que impacta en el sustento de la gente. Azerbaiyán hasta ahora se ha negado a revelar sus pérdidas en la Guerra de los 44 Días. Según algunas estimaciones, es más del doble de los 4.000 muertos de Armenia. Y las familias de todos esos shahids (mártires) han estado resintiendo las guerras egoístas de Aliyev.

Por cierto, recientemente apareció una cinta de video de un general azerbaiyano asesinado durante la Guerra de los 44 días, que expresaba el temor de que el ejército azerbaiyano no pudiera ganar la guerra sin la participación activa de Turquía.

Los monitores en la frontera pueden contener a Azerbaiyán por un tiempo. Tiempo durante el cual Armenia tendrá la abrumadora tarea de reconstruir sus fuerzas armadas y desarrollar su política exterior multilateral.

No hay nada prometedor en estar atrapado en la esfera de influencia de Rusia.

armenian mirror

Más leídas