SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 07 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Misiones de monitoreo compiten en la búsqueda de la esquiva paz en el Cáucaso
27 de Octubre de 2022

Todos los indicios apuntan al hecho de que Turquía y Azerbaiyán han encontrado la oportunidad única en un siglo de terminar el espantoso trabajo que habían comenzado hace 107 años. Esta conclusión no debe interpretarse como una exageración a la luz de algunos hechos históricos.

En 1914 se creó una situación en el Imperio Otomano que llevó a la implementación de algunas cláusulas del Tratado de Berlín de 1878, por el cual se enviaban gobernadores europeos a las provincias del interior del imperio, no solo para fiscalizar sino también para llevar a cabo reformas en las provincias armenias. El maltrato del gobierno a los residentes de esas provincias había llevado a la agitación de los lugareños, poniendo miedo en los corazones de los gobernantes ittihadistas de que los armenios estaban en camino a la independencia, rompiendo así el imperio.

Una de las razones por las que Turquía entró en la Primera Guerra Mundial, del lado de Alemania, fue para evitar que ocurriera esa ruptura. Y, de hecho, la guerra les ofreció la oportunidad de eliminar el problema armenio de una vez por todas eliminando por completo a la población. Esa tarea se vio facilitada por el hecho de que las fuerzas rusas, que habían ocupado las Provincias Orientales del imperio y defendían la seguridad física de los armenios, decidieron retirarse como consecuencia de la Revolución Rusa.

A lo largo de la historia, en base a sus propios intereses, los rusos han protegido a los armenios y defendido sus derechos. Pero ese papel no ha sido una característica lo suficientemente permanente en las relaciones ruso-armenias como para justificar una política ciega de Rusia a favor de Armenia.

Actualmente, un escenario similar se está desarrollando en el Cáucaso, donde el control tradicional de Rusia sobre la región está hecho trizas debido a la guerra en Ucrania, lo que ofrece una oportunidad para que el tándem Turquía-Azerbaiyán dé un golpe demoledor a la existencia misma de Armenia. Esa perspectiva es fundada en las ambiciones imperiales del presidente Recep Tayyip Erdogan de llegar a las repúblicas turcas de Asia Central, con la esperanza de construir un nuevo imperio Turánico.

Desde la Guerra de los 44 Días, Turquía se ha involucrado completamente en la región y se ha atrincherado en el terreno, a la vista del impotente lado ruso.

A medida que la esfera de influencia de Rusia se reduce en la región, Occidente también ha mostrado un interés renovado allí y Armenia es uno de los puntos de apoyo políticos que pueden usar contra Rusia.

Hasta la fecha, las defensas y la economía de Armenia se han integrado completamente con las de Rusia. Sacar a Armenia del abrazo ruso resultará doloroso. De hecho, una Rusia debilitada puede exigir una venganza contra Armenia.

Armenia había depositado sus esperanzas de seguridad en la presencia de la base militar rusa número 102 en Gyumri y su acuerdo de tratado a largo plazo con Moscú. Además de estas supuestas garantías, Armenia se había unido a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) liderada por Moscú, creada como contraparte de la OTAN. Pero ninguna de esas relaciones ofreció ayuda alguna durante la Guerra de los 44 Días, que, a todos los efectos prácticos, continúa hasta el día de hoy.

Armen Khachatrian, viceministro de defensa, anunció recientemente en una conferencia de seguridad de los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) que Azerbaiyán ha ocupado 127 kilómetros cuadrados del territorio soberano de Armenia desde septiembre de 2022 y exigió que el foro condene a Bakú como agresor. La cantidad de tierra ocupada fue una sorpresa; hasta el momento, se creía que Azerbaiyán había ocupado 51 kilómetros cuadrados.

El llamado directo del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, a Azerbaiyán y el duro requerimiento del presidente francés, Emmanuel Macron, no han dado ningún resultado y Azerbaiyán continúa aferrándose a esos territorios y amenaza con ocupar aún más.

La deslucida defensa de Rusia de su aliado ha llevado a muchos a llamar a la CSTO una estructura desdentada, que Armenia no necesita en esta situación desesperada. La membresía de Armenia en la CSTO no solo no ofrece ninguna esperanza de seguridad, sino que también sirve como un impedimento para que busque defensa y armas en otros lugares.

Estas tendencias en Armenia están siendo impulsadas por el renovado interés de Occidente en la región y, en particular, por el llamado del presidente Macron de que “Francia apoyará a Armenia”. Esta declaración ha enojado no solo a Azerbaiyán sino también a Rusia, como si Armenia no mereciera ningún apoyo de las principales potencias y debería quedar a merced de Turquía y Azerbaiyán.

En este momento, hay 40 expertos en monitoreo de la UE en el lado armenio de la frontera con un mandato de dos meses. Azerbaiyán se ha negado a acogerlos en su territorio para que no denuncien sus atrocidades y destrucción en las regiones fronterizas.

“La situación sigue siendo muy peligrosa, la inestabilidad es alta y el resentimiento por 30 años de conflicto es grande”, dice Toivo Klaar, representante especial de la UE para el Cáucaso Meridional y Crisis en Georgia. “No hay muchos jugadores internacionales además de nosotros, por lo que debemos involucrarnos aún más”.

Como si estas declaraciones no fueran suficientes para irritar a Bakú y Moscú, ahora el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) está a punto de enviar sus propios observadores.

Por supuesto, cualquier señal de la resurrección del Grupo de Minsk de la OSCE causa preocupación en Bakú, porque es la única estructura internacional que todavía sostiene que los armenios de Artsaj tienen derecho a la autodeterminación. Por otro lado, el Kremlin está preocupado porque creía que era su derecho divino moldear el destino de los pueblos de la región.

“La misión de la OSCE no tiene mandato”, declaró el Ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, y agregó: “Cualquier grupo llamado 'misión de evaluación de necesidades en Armenia' no tiene un mandato de la OSCE, no puede asociarse de ninguna manera con la OSCE y ninguno de sus resultados ni sus informes pueden ser aceptados como un documento de la OSCE.”

Pero el grupo técnico avanzado ya está en Armenia, inspeccionando fronteras y planeando una misión de monitoreo en un futuro cercano.

A Rusia le preocupa que su papel sea asumido por otras potencias, cuyo objetivo final es socavar su posición en la región.

Tan pronto como llegó la noticia sobre el posible despliegue de los monitores, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, anunció que la CSTO también estaba lista para enviar un equipo de observadores a Armenia.

Es irónico que, a diferencia de las misiones de la UE o la OSCE, los delegados de la CSTO no puedan desempeñar el mismo papel independiente y monitorear la frontera porque Armenia es parte de la zona de monitoreo de la CSTO como miembro de pleno derecho. Por definición, la CSTO ya ha sido (o debería haber sido) desplegada en el territorio de Armenia para defenderlo. Pero el hecho es que Armenia invocó el artículo 4 de la organización a través del cual una nación atacada busca ayuda de la CSTO y esa estructura no hizo nada.

A pesar de todo esto, las cosas se están moviendo a favor de Armenia, para disgusto del líder ruso Vladimir Putin y del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y los líderes de Armenia ahora tienen que demostrar suficientes habilidades diplomáticas para cambiar el rumbo en la región.

Para rematar todos estos desarrollos, esta semana Irán abrió un consulado en Kapan, Syunik, con bombos y platillos en presencia del Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, quien afirmó que “la seguridad de Armenia es la seguridad de Irán”.

También reveló que Teherán había jugado un papel crucial en disuadir a Azerbaiyán de participar en una guerra en toda rsu frontera, durante la agresión del 13 de septiembre.

Es la primera vez que aparecen grietas en las relaciones Irán-Azerbaiyán, después de que Bakú acogiera, el mes pasado, a los ministros de Defensa de Turquía e Israel y al ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita. Según todas las apariencias, habían estado conspirando contra Irán.

Para atraer a Armenia de nuevo a su redil, el presidente Putin, que ya está ocupado con la guerra desacertada que lanzó en febrero, invitó al primer ministro Pashinian y al presidente Aliyev a Moscú a finales de octubre para elaborar el tratado de paz entre los dos países.

Es poco probable que Putin pueda ofrecer algún consuelo a Armenia, ni negociar un acuerdo de paz. En el mejor de los casos, es una estratagema táctica para desalentar la interferencia occidental en el Cáucaso y enviar el mensaje falso a Occidente de que todavía tiene el control total de la región.

armenian mirror

Más leídas