SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 07 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
El torbellino político en Astana
21 de Octubre de 2022

Los esfuerzos para resolver el problema de Armenia y Azerbaiyán se están moviendo de una capital a otra con rapidez, provocando un efecto de torbellino para los jugadores y observadores.

El 6 de octubre, los líderes armenios y azerbaiyanos se reunieron en Praga para discutir el tratado de paz entre los dos países. El 14 de octubre se reunieron en Astana, Kazajstán, en el foro de los Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), una federación flexible de ex repúblicas soviéticas.

En cada caso, no solo es diferente el lugar, sino también los participantes, con diversas perspectivas políticas y agendas, todos compitiendo por el botín de la situación.

La reunión del 6 de octubre en Praga tuvo lugar dentro de la plataforma de la Comunidad Política Europea, donde el actor principal fue Francia y su presidente la figura más prominente.

Europa y Occidente, en general, están centrados en la guerra de Ucrania y aprovecharán cualquier oportunidad para poner a Rusia a la defensiva e intentar socavar su posición en el Cáucaso. Por el contrario, en Astana, el 14 de octubre, Rusia y su presidente fueron los principales actores y su objetivo era mantener a las ex repúblicas soviéticas en línea con las ambiciones imperiales de esa nación.

Armenia y Azerbaiyán son solo peones en el tablero de ajedrez para ser utilizados por las principales potencias. Esa es la naturaleza de la política. Como actores menores, intentarán encontrar lagunas en las principales escenas políticas para cruzar sus intereses con los que mueven y agitan los temas, para extraer los máximos beneficios.

Durante la Guerra de los 44 Días, en 2020, la comunidad mundial guardó silencio casi por completo, lo que permitió que Turquía y Azerbaiyán derrotaran a Armenia, con la confabulación de Rusia. Esta vez, algo parece haber cambiado y Armenia ha encontrado algunos partidarios en la escena mundial, aunque en este momento solo es a través del poder blando.

Cuando la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, visitó Armenia, su principal desafío y mensaje se dirigió a Rusia e Irán, convirtiendo la visita a Ereván en un espectáculo secundario. No obstante, tuvo un poderoso impacto en las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán al evitar más agresiones inmediatas de Bakú, que se ha vuelto cada vez más audaz.

Esta vez, Francia ha estado apuntando a Moscú, destacando el caso de Armenia como el desvalido en la guerra.

La reunión de Praga hizo avanzar el conflicto armenio-azerbaiyano con la decisión de enviar 40 observadores civiles europeos a las fronteras de los dos países. Aunque Azerbaiyán se negó a recibir a los observadores en su territorio, su presencia ciertamente desempeñará un papel de contención para frenar la beligerancia de Ilham Aliyev durante al menos dos meses, cuando expire su mandato. Esos monitores ya están en su lugar ahora, comprometidos con sus propios deberes.

El encuentro de Astana acabó siendo mucho más fogoso de lo habitual. El primer enfrentamiento se produjo en Astana entre los cancilleres de Armenia y Rusia, Ararat Mirzoian y Sergey Lavrov, respectivamente, cuando este último preguntó con sarcasmo qué intereses tenían los líderes armenios en Europa cuando la clave para la solución del conflicto estaba en manos de Rusia con la declaración que había supervisaso el 9 de noviembre. Por primera vez, el representante de Armenia se atrevió a preguntar a Moscú cuál era su verdadera posición y criticó a la alianza militar liderada por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), por su inacción. Eso tocó un nervio sensible en el Sr. Lavrov, quien se burló de la CSTO al afirmar que esta última podría haber enviado observadores a la frontera para obtener un informe cuando Armenia, que preside rotativamente la sesión actual de la organización lo dispusiese.

Pero el principal altercado se produjo más tarde entre el primer ministro Nikol Pashinian e Ilham Aliyev en presencia de los representantes de la CEI, que se supone que son aliados de Armenia pero apoyan a Azerbaiyán. Esta confrontación tuvo lugar a la sombra de los comentarios mordaces del presidente Emmanuel Macron contra Azerbaiyán y Rusia.

En una entrevista en el canal de televisión France 2, el presidente Macron culpó directamente a Azerbaiyán como el agresor que había ocupado el territorio soberano de Armenia y continuó: “Lo que está sucediendo en la frontera en los últimos dos años… 5.000 soldados rusos supuestamente están allí para garantizar la frontera, pero los rusos han utilizado este conflicto, que se remonta a varios siglos, y jugaron el juego de Azerbaiyán con la complicidad turca y regresaron para debilitar a Armenia, que alguna vez fue un país cercano”.

Pero lo más importante, refiriéndose a Armenia, el Sr. Macron declaró: “Francia no dejará sola a Armenia. Nuestros valores y principios no se pueden comprar ni con gas ni con petróleo. Francia tiene vínculos especiales con Armenia porque Armenia siempre ha luchado por la tolerancia y la paz en la región”.

Francia es un país con memoria histórica. Los líderes franceses todavía recuerdan que en 1921 abandonaron a los armenios en Cilicia para enfrentarse a las hordas merodeadoras de las fuerzas de Ataturk. Eso perseguirá su conciencia política para siempre y tal vez, ahora puedan intentar compensar ese terrible acto.

Esta declaración, en primer lugar, distaba 180 grados de la declaración de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien se había apresurado a visitar Bakú el mes pasado, para asegurarle al dictador Aliyev que se estaba convirtiendo en un “aliado confiable”. Pero fue más allá para agitar algunas plumas en Moscú.

En Astana, Pashinian también pudo expresar sus puntos de manera coherente. En un largo discurso, Pashinian presentó toda la narrativa sobre la guerra, las atrocidades, el estado de los prisioneros de guerra armenios que aún están en cautiverio azerbaiyano y presentó un caso sólido contra la demanda de Aliyev del "Corredor Zangezur".

Armenia ha estado ofreciendo tres puntos de control para que Azerbaiyán tenga acceso a la República Autónoma de Nakhichevan, pero Azerbaiyán rechaza esa oferta y solo acepta conformarse con una franja de tierra a través de Armenia. Por lo tanto, concluyó, lo que Azerbaiyán buscaba no era una forma de aumentar el comercio, sino un método para repartirse Armenia.

Pashinian también acusó a la OTSC de inacción en respuesta al llamamiento de Armenia tras la agresión de Azerbaiyán en su territorio.

Curiosamente, tanto los líderes azerbaiyanos como los rusos dirigieron su ira hacia Macron, en lugar de Pashinian, por temor a que sus comentarios y políticas pretendan expulsar a Rusia de la región.

La principal respuesta a Pashinian provino de Ankara, donde el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Çavusoglu, continuó insistiendo en el tema del “corredor”, que en su opinión, hará o romperá un tratado de paz con Azerbaiyán. Y la normalización de las relaciones con Turquía, remarcó, está condicionada a la firma de un tratado de paz con Azerbaiyán. Si no se firma el tratado, afirmó ominosamente, “los problemas continuarán” para Armenia.

Putin culpó al presidente Macron por no “comprender el problema de Karabaj”. La reacción del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia fue aún más dura, cuando la portavoz Maria Zakharova culpó a los actores occidentales de enturbiar la política del Cáucaso.

Para desviar la atención de los actores occidentales, Putin invitó a Pashinian y Aliyev a Moscú para negociar un tratado de paz. No estaba de humor para alejar a Turquía y Azerbaiyán, ya que en la reunión de Astana había ofrecido al presidente Recep Tayyip Erdogan convertir a Turquía en un centro de distribución del gas ruso, incluso dejando que decidieran el precio de forma conjunta. Y esto antes de que se firme un acuerdo nuclear entre Irán y EE.UU., inundando los mercados occidentales con gas iraní.

Mientras se desarrollaba la cumbre de Astana, Irán organizaba sus terceros juegos de guerra en la frontera con Najicheván, alarmado por el complot que tramaban Israel, Azerbaiyán, Turquía y Arabia Saudí cuyos ministros de Defensa se habían reunido la semana anterior en Bakú.

Hasta ahora, Irán ha observado una estricta neutralidad entre Armenia y Azerbaiyán pero esta vez, el comandante de los juegos de guerra, el general de brigada Mohammad Pakpour, pronunció un discurso reiterando las advertencias del líder espiritual del país, Ali Khamenei y el presidente Ebrahim Raisi, de que Irán consideraría los cambios fronterizos como una línea roja. Pakpour fue un paso más allá al anunciar que “Irán no permanecerá neutral” en caso de que se produzca algún cambio en la frontera.

Irán ya está más expuesto al espionaje de Azerbaiyán e Israel por la expansión de la frontera de Azerbaiyán con Irán después de la Guerra de los 44 Días.

Como podemos ver, independientemente de los deseos y planes de Armenia, se están desarrollando políticas en la región que favorecen su caso. Europa, y en particular Francia, tienen grandes diseños en la región y consideran a Armenia como uno de los componentes básicos de esos diseños. Irán, por primera vez, se ha inclinado desde su posición neutral hacia Armenia. Cada lado está motivado por sus propios intereses políticos, pero estos se cruzan en Armenia. No hay coherencia ni coordinación entre los intereses de Occidente e Irán. Por lo tanto, el desafío está en el establecimiento de la política exterior de Armenia para dar forma a la política internacional por su cuenta y aprovechar los desarrollos positivos que evolucionan independientemente unos de otros.

Más leídas