SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Armenia, una vez más, atrapada en un tira y afloja
09 de Octubre de 2022

Armenia se encuentra actualmente en medio de un dilema, considerando quién firmará el fatídico tratado de paz con Azerbaiyán, que puede amputar el territorio de Armenia, a cambio de la esquiva esperanza de que la seguridad pueda regresar a sus fronteras. La política de Azerbaiyán, con respecto a Armenia, está alimentada por el odio mostrado recientemente al mundo a través de videos de la brutal tortura, asesinato y desmembramiento de una mujer soldado armenia y la ejecución grupal de prisioneros de guerra armenios, publicados recientemente en un espeluznante video, que justifica una respuesta legal como crímenes de guerra.

La situación es muy fluida en el ámbito político del Cáucaso, favoreciendo al tándem Baku-Ankara, en este  momento. Turquía y Azerbaiyán, no buscan la estabilidad y la paz en la región; más bien, confían en el equilibrio de poder que fluctúa a diario, para extraer las máximas concesiones de Armenia. Turquía, en particular, tiene largos tentáculos que llegan a la región. Un objetivo es obligar a Armenia a proporcionar un paso terrestre extraterritorial para servir al proyecto pan-turaniano del primero, mientras que uno mayor es eliminar a Armenia de la faz del mundo por completo, y así dejar indefenso el caso del Genocidio.

El tema del Genocidio Armenio es un obstáculo legal monumental en el camino de Turquía para lograr sus ambiciones globales, que incluyen la membresía en la Unión Europea y en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Mientras haya un estado armenio que pueda defender legalmente la causa del genocidio, Turquía se verá acosada por ese obstáculo. No hay ejemplo más claro que el caso de los asirios para mostrar la gran diferencia que hace un Estado respaldando reclamos en la escena global. Erróneamente, el primer ministro Nikol Pashinian ha relegado el asunto a la diáspora, con la esperanza de apaciguar a Turquía. Sin embargo, el Genocidio es la carga legal del estado armenio.

En este punto, Armenia está atrapada en la turbulencia del Cáucaso, que Rusia considera su zona de influencia, mientras que Occidente intenta desalojar a este último, utilizando los intereses en conflicto en la región, a su favor.

Durante mucho tiempo, Moscú dio por sentado que tenía a Armenia en su redil, pase lo que pase, particularmente utilizando los temores históricos engendrados por Turquía. Rusia está tan arraigada en la vida política, social y militar de Armenia que sería casi imposible sacar al país de su abrazo; y no habría ninguna razón para separarse de la esfera de Moscú, si no fuera por el abandono de Rusia de sus obligaciones del tratado frente a la agresión de Azerbaiyán. Quizás Rusia esperaba cierta simpatía de Armenia por su propia situación actual, a cambio de su histórico apoyo a Armenia, pero esta última ya no puede permitirse esa simpatía, cuando se ha enfrentado a una amenaza existencial sin recibir ninguna ayuda.

Los estadistas rusos, desde el presidente Vladimir Putin hasta el ministro de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov y el embajador ruso en Armenia Sergey Kopyrkin, continúan promocionando la cortina de hum, del papel de Rusia, para detener la guerra de los 44 días o la reciente agresión de Azerbaiyán del 13 de septiembre. Solo deseo de cobertura política pero ninguna ayuda a las 4.800 víctimas de la guerra de 2022 ni a las 207 bajas del reciente estallido.

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) y las diversas obligaciones del tratado armenio-ruso requerían la prevención de tal agresión en lugar de la expectativa de que Armenia agradeciera la prevención de más masacres al por mayor.

Cuando tuvo lugar la Revolución de Terciopelo en 2018, los comentaristas rusos y sus seguidores armenios en Ereván, intentaron presentar el movimiento político como otra revolución de color dirigida contra la influencia rusa. Sin embargo, con el paso del tiempo, los líderes de Ereván fueron muy cautelosos para no pisar las garras del “oso” del norte.

A medida que se desarrollaban los acontecimientos políticos, la morosidad de Rusia en sus compromisos alentó a Armenia a expresar su resentimiento y buscar una fuente alternativa de apoyo político y armas.

Tras el ataque del 13 de septiembre, tres miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Francia, EE. UU. y el Reino Unido) señalaron claramente a Azerbaiyán como el agresor y exigieron la retirada de las fuerzas azerbaiyanas del territorio soberano de Armenia, mientras Rusia continuaba holgazaneando y encubriendo la agresión bajo la apariencia de una “disputa fronteriza”, defendiendo la teoría de que no hay una demarcación clara de las fronteras.

Armenia pidió apoyo militar a la CSTO, invocando el artículo 4 de la organización, que dice que el ataque al territorio de un miembro es un ataque a todos los miembros. Sin embargo, en lugar de tomar medidas, la organización envió al Secretario General de la CSTO, Stanislav Zas, a Armenia con una delegación.

El Jefe de Estado Mayor de CSTO Anatoly Sidorov, después de llegar a Ereván, advirtió: “No nos adelantemos. El 13 de septiembre, los jefes de nuestros estados declararon por unanimidad que los métodos políticos y diplomáticos deben resolver los problemas que existen entre Armenia y Azerbaiyán”.

Ese tipo de declaración suena como una broma cuando la sangre fluye.

En primer lugar, Pashinian se negó a reunirse con la delegación de Zas para expresar su descontento, anunciando que en contactos recientes con varios colegas de CSTO, les afirmó que los sentimientos públicos en Armenia hacia la organización se están desarrollando y cambiando rápidamente. Pashinian continuó: “Durante la conversación, se dijo que existe el temor de que Armenia abandone la OTSC. Formulé lo contrario, que hay temores de que la OTSC se vaya de Armenia”.

Antes de esa declaración, Pashinian había pedido fuerzas internacionales de vigilancia en la frontera, lo que infundió temor en los corazones de los políticos del Kremlin de que se quitaría el suelo bajo los pies rusos en el Cáucaso. Maria Zakharova, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, reaccionó con furia y dijo que es una fantasía invitar a fuerzas internacionales.

Tras el arrebato de Zakharova, el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov, con voz más severa, anunció que “tenemos que esperar los resultados de la visita de Zas”. Eso agregó insulto a la lesión, como si los cuerpos sin enterrar de los soldados armenios, exhibidos por Azerbaiyán, no fueran suficiente declaración sobre la situación.

Existe una ambivalencia en Armenia sobre la posibilidad de abandonar la OTSC. El Viceministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Vahe Gevorgian, afirma: “Armenia espera acciones claras de la OTSC sobre la restauración de la integridad territorial de Armenia como estado miembro de la OTSC, así como la prevención de nuevas escaladas”. En respuesta, el vicepresidente de la facción Tengo Honor del Partido Republicano, Armen Ashotian, declaró: “Sí, la CSTO no es perfecta ni es el mejor sistema de seguridad. Pero, lamentablemente, Armenia no tiene nada más. Dejar la CSTO solo puede agravar los problemas y crear un vacío de seguridad”.

El politólogo Alexander Iskandarian emitió una declaración casi idéntica. Los grupos políticos de tendencia occidental están presionando para abandonar la CSTO con la esperanza de que Occidente llene el vacío político. Ese miedo es real también en Moscú.

Por lo menos, la iniciativa de Armenia ya ha sensibilizado a los responsables políticos del Kremlin para que tomen el peligro percibido como real y han reaccionado en consecuencia. Así, hasta hace poco, Moscú guardaba completo silencio cada vez que el líder turco Recep Tayyip Erdogan, el ministro de Asuntos Exteriores Mevlut Çavusoglu o el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, insistían en el Corredor Zangezur y sonaban como si fuera un trato hecho. Pero recientemente, el miembro ruso de la Comisión Trilateral, el Viceprimer Ministro Alexey Overchuk afirmó con firmeza que las rutas de transporte que se abrirán, incluido el Corredor Zangezur, permanecerán bajo el territorio soberano de Armenia.

Por lo tanto, al menos una amenaza se elimina temporalmente, ya que Aliyev insistía en un tratado de paz en el que Armenia renunciaría a la existencia de Karabaj y sus derechos sobre el corredor propuesto.

A medida que se acerca el fatídico momento del tratado de paz, descubriremos cuál sería la posición de Moscú sobre el tema de Karabaj.

armenian mirror

Más leídas