SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Dr. Arshavir Gundjian, CM
Demanda urgente de estrategia de defensa nacional
20 de Septiembre de 2022

Difícilmente estaríamos revelando un secreto nacional al anunciar que toda la nación armenia, que se extiende desde la madre patria de Armenia y la herida Artsaj hasta la diáspora muy dispersa, vive hoy en un profundo estado de incertidumbre e inseguridad.

Envalentonado por su éxito militar y los colaboradores turcos, Azerbaiyán no pierde la oportunidad de mantener a Armenia bajo la amenaza de ataques fronterizos aleatorios, que aumentan aún más la ansiedad nacional armenia, ya que siguen siendo frustrantemente no sancionados.

El trágico final de la infame guerra de los 44 días de Artsaj ha puesto al descubierto las debilidades de nuestra nación, que vivía una euforia evidentemente injustificada, estimulada inicialmente por la proclamación de la independencia en 1991.

Los armenios se apresuraron a celebrar, pero olvidaron que la independencia de 1991, al igual que la anterior de 1918, nos fue otorgada como resultado de importantes acontecimientos políticos en torno a Armenia, en lugar de ser el resultado de una lucha armada ganada con esfuerzo. La independencia se ha dado por sentada en lugar de atesorarse como un regalo precioso que debe ser defendido y protegido constantemente por un sistema de defensa nacional vigilante. Como un asunto de la más alta prioridad nacional, dicho sistema de defensa debería haber sido mejorado cuidadosa y constantemente y mantenido en un estado de preparación contínua.

De repente y dolorosamente, la guerra de 44 días reveló que todos los regímenes posteriores a la independencia, incluido el actual, se habían negado irresponsablemente a implementar los componentes vitales de una estrategia central de defensa y seguridad nacional.

No podemos escapar al impulso de hacer una comparación con Israel, aun cuando somos plenamente conscientes de las grandes diferencias en la escala de los recursos disponibles. Aun así, debe señalarse que en comparación con Armenia en 1991, Israel estaba en realidad en una situación mucho peor cuando se independizó en 1948. Tenía entonces una exigua población de apenas un millón de judíos en una tierra desértica pobre y atrasada, rodeada de muchos millones de enemigos jurados, bien armados, todos profundamente motivados por el percibido propósito sagrado de aniquilar ese incipiente estado judío recién nacido.

Hoy, Israel es, sin duda, un país modelo, moderno y de primer nivel, respetado internacionalmente, con una población diez veces mayor que en su fundación. Tiene una economía de primer nivel y un entramado industrial y científico donde el componente dedicado a la defensa está en un nivel tan alto que es codiciado por las naciones más grandes del  mundo. La única lección obvia que se debe aprender es que, desde el primer día de su existencia, Israel sabiamente hizo de su preparación para la defensa una máxima prioridad nacional. Toda su población, hombres y mujeres, están invariablemente entrenada y lista en cualquier momento para tomar las armas y defenderse a sí misma y a su tierra contra cualquier agresor. Las universidades e instituciones israelíes son prolíficas proveedoras de los recursos humanos que han convertido su industria de defensa en la envidia del mundo entero.

Anticipándonos a las protestas y argumentos habituales de los sabios armenios, cada vez que se intenta hacer una comparación de Armenia con Israel, admitamos una vez más que Armenia no es Israel y que los armenios no son judíos en términos de su número en el mundo así como su potencial económico comparativo y sus recursos. Por otro lado, con la misma preocupación por la equidad, debemos admitir que Armenia y los armenios han tenido, y todavía tienen, potencial suficiente para aspirar a alcanzar al menos una fracción respetable del éxito general israelí.

Sin embargo, la Armenia de hoy está muy lejos de alcanzar incluso un objetivo tan modesto. Los errores que se han cometido, que continúan en Armenia hoy, deben señalarse alto y claro, y estigmatizarse, a fin de allanar el camino para que se tomen medidas correctivas inmediatas y efectivas como prioridades nacionales urgentes.

En 1991, la Armenia postsoviética tenía una población de más de tres millones viviendo en un país completamente desarrollado, heredando como parte de la superpotencia mundial soviética una industria avanzada respaldada por una red educativa y científica de instituciones de alto calibre internacional. Treinta años más tarde, como resultado de la emigración sostenida, su población se ha reducido ahora muy por debajo de su nivel original, en lugar de al menos duplicar su tamaño. Se desperdiciaron los treinta largos años de preciosas oportunidades de construcción nacional después de la independencia. Durante ese tiempo, se permitió e incluso se alentó el constante saqueo de la riqueza nacional intelectual y material de Armenia.

El desdén mostrado por los principales líderes de la Armenia independiente hacia las ciencias, la investigación y la educación superior, junto con el descuido asociado de cualquier desarrollo planificado de tecnología e industria avanzadas, ha llevado a la catastrófica fuga de cerebros de Armenia, en beneficio de muchos países avanzados del Oeste. Hoy en día es bastante común en Europa o América encontrar nombres armenios entre el personal de alto nivel de instituciones e industrias educativas o de investigación muy respetadas. Muchas de estas personas son inmigrantes de la Armenia independiente.

Al mismo tiempo, escuchamos lamentos de instituciones prestigiosas equivalentes en Armenia, quejándose con razón de que año tras año quedan vacantes para estudiantes de niveles avanzados, así como para jóvenes talentos en docencia e investigación.

Es impactante saber en noticias recientes de Armenia que, si bien estamos tan críticamente preocupados por la necesidad de Armenia de un sistema y una estrategia de defensa nacional fuertes, particularmente en los últimos dos años, incluso el exiguo presupuesto nacional asignado para la defensa ha sido “infrautilizado”. ” ¡Evidentemente, una fracción sustancial de las sumas asignadas fueron “desviadas” para ser gastadas en “otras necesidades” del país!

Un verdadero alboroto por esta situación está bien justificado. Ciertamente no es necesariamente una cuestión de estar a favor o en contra de un político o de un partido político u otro. Refleja el manejo imperdonablemente incompetente de los recursos del país desde hace muchos años. ¡Esta es una calamidad inequívocamente suicida para el futuro de nuestra nación!

Los armenios deben exigir que las autoridades actuales de Armenia procedan rápidamente a planificar e implementar una estrategia de seguridad nacional. Dicha estrategia debe basarse en un esfuerzo inmediato para mejorar y financiar las instituciones de educación superior en todas las áreas, pero más específicamente en los campos de la enseñanza y la investigación relacionados con las tecnologías avanzadas de defensa. Las empresas involucradas en esto último deben ser priorizadas y ayudadas en términos de finanzas, equipamiento y recursos humanos.

Todo esto implica la pronta disponibilidad y la sabia asignación de importantes recursos financieros. Para empezar, los recursos que ya están disponibles deben usarse con prontitud y prudencia y, desde luego, no destinarlos, ridículamente, para otros usos. Lo siguiente es la necesidad de estructurar un programa nacional específico de respaldo financiero de esta necesidad vital para la supervivencia de nuestra nación.

Allá por octubre de 2020, en una carta abierta debidamente dirigida y entregada al Primer Ministro Pashinian, propuse el lanzamiento de Bonos de Financiamiento para la Reconstrucción de Armenia a los que todos los armenios pueden contribuir como un instrumento de inversión real en el presente y el futuro de su patria, durante y más allá de cualquier donación directa. Tal programa tiene el potencial de recaudar fondos en la escala necesaria de miles de millones de dólares. Es importante señalar que el artículo de Armenian Mirror Spectator sobre los Bonos de Armenia generó en ese momento una respuesta muy positiva de todos, incluso de rincones bastante inesperados del mundo. Solo hubo la excepción destacada de la oficina del Sr. Pashinyan, de la cual no se registró respuesta alguna.

Sin más comentarios al respecto, hoy la reconstrucción o la prosperidad de nuestra patria no es sólo un anhelo. Es una necesidad para su propia supervivencia.

Más allá de todos los diversos instrumentos diplomáticos que deben elaborarse y mantenerse cuidadosamente, Armenia debe desarrollar e implementar de inmediato un sistema de autodefensa efectivo y de clase mundial.

Además de Armenia y Artsaj, el vasto potencial de la diáspora armenia, que ha sido desatendido, debe organizarse y utilizarse sabiamente.

Sin embargo, que quede claro que todo esto es el deber primordial de las propias autoridades armenias.

Más leídas