SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Una chispa de luz en una conmemoración sombría
09 de Septiembre de 2022

Hay un giro irónico en la proclamación del 31° aniversario de la independencia de Karabaj. En circunstancias normales, esta ocasión debería haber sido un momento de celebración y perspectiva de una vida futura prometedora. Pero, en cambio, todos los cuarteles oficiales han estado llenos de pesimismo y fatalidad a la sombra de la derrota en la Guerra de los 44 Días.

Karabaj celebró sus propios eventos para conmemorar este aniversario histórico, sin ninguna representación de alto nivel de Armenia. 

Arayik Harutyunian, presidente de Karabaj, pronunció sombríos discursos en la ocasión, y se leyeron declaraciones del presidente de Armenia, Vahagn Khachatrian, y del primer ministro Nikol Pashinian. A ninguno de ellos se le ocurrió un tono positivo o un resultado esperanzador. Arayik Harutyunian se refirió a la destrucción como consecuencia de la Guerra de los 44 Días. El presidente de Armenia habló de los "temas relacionados con la amenaza de una nueva guerra, el estado de Artsaj, así como los problemas de naturaleza humanitaria que son las prioridades permanentes de la agenda de Armenia y Artsaj".

El mismo Pashinyian hizo un llamado a “la comunidad internacional instando a que está obligada a hacer esfuerzos para abordar los problemas humanitarios causados ​​por la Guerra de los 44 Días y para evitar la implementación de la política de limpieza étnica en Karabaj”.

La única persona que se pronunció en contra de las declaraciones del líder azerbaiyano Ilham Aliyev sobre que la cuestión de Karabaj se resolvió mediante la guerra, fue el presidente del Parlamento de Armenia, Alen Simonian, quien declaró: “La cuestión del estatus de Karabaj se está discutiendo en plataformas internas y externas. Está bajo el mandato de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), todas las demás discusiones no tienen nada que ver con la realidad”.

Muchas personas que participaron en el evento conmemorativo en Stepanakert y que fueron entrevistadas expresaron su aprensión con respecto a una posible limpieza étnica, en el marco de la evacuación de las tres ciudades de Karabaj el 25 de agosto, a saber, Berdzor, Aghavno y Sus. Pero también demostraron resiliencia y expresaron su determinación de quedarse “en el territorio de nuestros antepasados”.

Una vez más, hubo discusiones tumultuosas en los medios armenios que revisaron la historia y los desarrollos legales de la cuestión de Karabaj. Hubo abundantes críticas y acusaciones sobre los negociadores de los últimos 31 años. Se plantearon preguntas sobre si Karabaj debería haberse unificado con Armenia o declarado la independencia, y por qué Armenia no reconoció la independencia de Karabaj y, por lo tanto, la convirtió en un paria internacional.

Muchos comentaristas sabios se han dado cuenta de que el poder combinado de la máquina de propaganda de Turquía y Azerbaiyán ha aplastado la realidad e impulsado la narrativa falsa de Karabaj como parte de la integridad territorial de Azerbaiyán, sin tener en cuenta los hechos históricos y legales.

Se hicieron comparaciones entre Karabaj, Timor Oriental, Kosovo y Sudán del Sur, donde la independencia o la autodeterminación se otorgaron sobre la base de la cesación correctiva, algo que se le negó al pueblo de Karabaj.

Durante los últimos 31 años, no ha habido un momento de calma y estabilidad en la dirigencia para trazar un futuro razonable para ambas entidades y la situación actual es más confusa que nunca. Mientras los turistas y los emigrados rusos inundan Ereván, los ciudadanos de Armenia se lamen las heridas y contemplan de dónde vendrá su próxima comida o planean abandonar el país por completo.

Para mantener la ansiedad de la ciudadanía en los niveles más altos, el ejército de Azerbaiyán crea incidentes fronterizos diarios y culpa a la parte armenia de ellos, mientras que su gobierno presiona a Armenia para que firme un tratado de paz bajo coacción, para que la situación política no cambie con el resultado imprevisto de la guerra entre Rusia y Ucrania.

En medio de esta agitación, ha surgido una nueva voz, la de Ruben Vardanian, un benefactor multimillonario que ha adelantado muchas ideas y proyectos sobre el futuro de Armenia. Aún así, siempre ha sido visto con recelo por muchos. Está acusado de ambiciones políticas en Armenia y su nombre ha sido mencionado recientemente en relación con el recién fundado partido político Country of Living (Aprelu Yerkir), aunque niega ser miembro de este u otro partido político.

Esta vez, tomó la decisión dramática de renunciar a su ciudadanía rusa, entregar sus miles de millones de dólares en activos a los miembros de su familia y mudarse a Karabaj. Admite los riesgos involucrados en este movimiento, pero dice: "Esta fue la decisión correcta".

Lo que planea Vardanian en Karabaj es una incógnita, pero abundan las especulaciones.

Pocos comentaristas le toman la palabra de que se ha mudado a Karabaj para usar sus recursos y recaudar fondos a nivel internacional para ayudar al pueblo de Karabaj. En cambio, la opinión más predominante es que está siguiendo el camino político de Serzh Sargsian y Robert Kocharian, quienes utilizaron Karabaj como plataforma de lanzamiento para una carrera política en Armenia. Ahora que Karabaj está bajo asedio y su futuro es incierto, es cuestionable si el mismo escenario aún puede ser viable.

Algunos otros comentaristas creen que Vardanian había dado un paso astuto al renunciar a su ciudadanía rusa para evitar las sanciones estadounidenses. Aunque en la actualidad no hay sanciones en su contra, su nombre ha aparecido en muchas discusiones políticas en el Congreso de los Estados Unidos. Además, en marzo de 2019, Organised Crime and Corruption Reporting Project y sus socios descubrieron una red de lavado de dinero de miles de millones de dólares que supuestamente operaba a través del banco de Vardanian.

En cualquier caso, muchas personas, incluido este escritor, creen que es posible que ya haya hecho un trato con el presidente Vladimir Putin, lo que explica por qué tiene la confianza suficiente para tomar esta audaz iniciativa.

La prensa en Armenia afirma que Vardanian aboga por que Armenia se una al Estado de la Unión propuesto por Rusia y obtenga un estatus similar al de Tatarstán. Sin embargo, en una entrevista con Mikayel Melkonian, afirmó que Armenia debería pensar estratégicamente y, si este escenario fuera inevitable, trabajar para lograr el mejor trato posible. Dado que el país en su conjunto se dirige constantemente hacia Occidente, esta perspectiva parece menos probable. Pero dentro del contexto de la compleja escena política caucásica, cualquier cosa puede pasar.

Los armenios se apresuran a criticar a sus benefactores. Tenemos que esperar y ver si Vardanian cumple sus promesas de benevolencia antes de cuestionar sus motivos o criticar sus planes.

Antes de Vardanian, estaba el precedente de Levon Hairapetian, un multimillonario de Karabaj que había construido su fortuna en Rusia y regresó a su tierra natal para ayudar a sus compatriotas. Uno de sus proyectos era financiar la boda de miles de parejas jóvenes de Karabaj y garantizar la educación futura de su descendencia. Ese fue el movimiento más directo para ayudar a la política futura de Karabaj, porque las estadísticas de población fueron una de las fichas políticas en las negociaciones. Los planes de Hairapetian deberían haber sido propulsados por el gobierno, que carecía de los recursos para esto o de la visión.

Lo que pasó junto a Hairapetian y sus planes fue trágico. Los círculos de poder azerbaiyanos en Moscú pudieron manchar su reputación, arruinar sus planes y llevarlo a una muerte prematura en una cárcel rusa. El gobierno de Armenia, entonces encabezado por Serge Sargsian, mantuvo un silencio cínico y cobarde, negándose a dar ni siquiera un paso hacia su rescate.

Es cierto que Hairapetian era temerario y no políticamente inteligente y, por lo tanto, cayó en una trampa, perdiendo su fortuna y su vida. Por el contrario, Vardanian es un operador astuto que sin duda ha aprendido mucho de los errores de su predecesor para evitar esos escollos.

Si tomamos las palabras de Vardanian, puede convertirse en una valiosa fuerza, líder en Karabaj y Armenia, y ciertamente en la diáspora, donde tiene amplias conexiones.

Armenia y Karabaj están desesperadas y deben aprovechar cualquier luz que brille en su camino.

armenian mirror

 

 

Más leídas