SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Politizar una tragedia
26 de Agosto de 2022

Como si las calamidades que habían caído sobre Armenia no hubieran sido suficientes, el 14 de agosto trajo otra tragedia, cuando una explosión arrasó el mercado de Surmalu, dejando 16 ciudadanos muertos y 61  hospitalizados. Mientras continúan las operaciones de rescate, las autoridades investigan la causa de la explosión, que todo apunta a explosivos mal almacenados. Ya descartaron un acto terrorista, pero las especulaciones continuaron en las noticias y las redes sociales, y muchos propusieron diferentes escenarios e incluso algunos señalaron con el dedo a los enemigos de Armenia.

Solo algunos miembros de un grupo político marginal llamado Eje Nacional Democrático (Bever; NDA) han acusado indirectamente a Rusia como autor del desastre.

De hecho, un partidario de la NDA afirmó en una publicación de Facebook: “Los rusos volarán la mitad de Armenia con fuegos artificiales hasta que capitule”.

Otro líder del mismo grupo, Garegin Chukaszian, cree que “fuerzas extranjeras están detrás de estas acciones, desviando la atención pública de la próxima 'limpieza étnica' de armenios en Nagorno Karabaj”.

Aparte de esas pocas declaraciones, solo ha habido escasas referencias a Rusia con respecto a esta tragedia. Los principales medios de comunicación, en particular, han sido cautelosos a la hora de hacer afirmaciones similares contra Rusia.

Sin embargo, Moscú ha presentado una airada protesta ante el gobierno armenio, pidiéndole que frene la promulgación de tales acusaciones.

La embajada rusa en Ereván envió una nota al Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia en la que decía: “Estamos indignados por los cínicos informes falsos en los medios locales que contienen acusaciones blasfemas y falsas contra las estructuras rusas en relación con la tragedia del 14 de agosto en el centro comercial Surmalu. Consideramos que esto es una provocación directa de las fuerzas políticas detrás de tales insinuaciones destinadas a socavar las relaciones entre Rusia y Armenia. Esperamos que las autoridades armenias tomen medidas destinadas a prevenir tales manifestaciones hostiles, incluidos los comentarios públicos necesarios”.

El subdirector del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Ivan Nachev, agregó: “Estamos esperando una respuesta”.

El analista ruso Stanislav Tarassov, conocido por sus simpatías hacia Armenia, ha advertido que Moscú tiene serias preocupaciones, de lo contrario no saldría con tal protesta, y ha añadido: “Las autoridades armenias, a diferencia del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, no pudieron convertirse en aliados de confianza para Rusia”.

Esta confesión marca verdaderamente la reacción desproporcionada de la parte rusa.

En primer lugar, las autoridades armenias no pueden ser responsabilizadas por una declaración hecha por un grupo marginal. Segundo, Moscú puede ordenar la supresión de la libertad de prensa solo a un estado vasallo. De hecho, es una intrusión obscena en la vida doméstica de un aliado.

Recordemos que Moscú había pedido a Ereván que presentara una protesta contra Canadá, cuyo gobierno había decidido abrir embajadas en Armenia y algunos países bálticos. Las autoridades rusas habían considerado esta apertura de embajadas en la periferia de Rusia repleta de malas intenciones. Sin embargo, considerando que una de esas embajadas era para la propia Armenia, uno tiene que preguntarse cómo esperaba que Armenia se convirtiera en un pretzel político al protestar contra un país importante que abría una embajada en su suelo.

Moscú no se siente muy cómodo con el hecho de que, de vez en cuando, las negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán se dirigen hacia la consideración de Bruselas.

Las declaraciones de un grupo marginal en Armenia no habrían sido motivo suficiente para ese tipo de reacción oficial. De hecho, hay un creciente sentimiento antirruso en Armenia, ávidamente avivado por las fuerzas de tendencia occidental, pero engendrado principalmente por las acciones flagrantes de Rusia. En los últimos meses, ha habido muchas incursiones en los territorios de Karabaj y Armenia por parte de las fuerzas azerbaiyanas, a la vista de las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz, y, sin embargo, el Kremlin ha hecho la vista gorda. Las protestas correctas de Armenia con respecto a la inacción de las fuerzas de paz rusas durante esas provocaciones fueron ridiculizadas por el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, en una conferencia de prensa en Camboya.

Después de la Guerra de los 44 Días, en una entrevista concedida a un medio de comunicación armenio ( 1° Canal), el alter ego del presidente Vladimir Putin, el analista ruso y estratega Alexander Dugin (cuya hija acaba de morir en un ataque terrorista) afirmó sin rodeos que Armenia no cumplió su parte del trato y obligó al presidente Putin a diseñar la Guerra de los 44 días. Reveló que la administración del expresidente Serzh Sargsian le había prometido a Ilham Aliyev, a través de los buenos oficios del presidente ruso, que Armenia estaba dispuesta a ceder las cinco regiones que había tomado como seguro a Azerbaiyán, pero después de la Revolución de Terciopelo de 2018, el Primer El ministro Nikol Pashinian incumplió esa promesa.

Pero lo más importante es que se acerca una cumbre crucial donde se pueden tomar decisiones históricas. El 31 de agosto, los presidentes Putin y Aliyev se reunirán con el primer ministro Pashinian. La dirigencia política de Armenia teme que, una vez más, el presidente ruso pueda vender Armenia a Azerbaiyán.

Está la cuestión del Corredor Zangezur en la provincia armenia de Syunik, que une Najicheván y Azerbaiyán con Turquía. A pesar de las garantías públicas de Moscú de que el corredor no comprometería la soberanía de Armenia, hay indicios de que Putin presionará a Pashinian para que ceda y permanezcan bajo el control de sus respectivos gobiernos”.

La motivación de Putin para ceder el corredor a Azerbaiyán va más allá de Armenia; es un movimiento para lastimar a Irán. Rusia ha armado sus recursos energéticos para contrarrestar las sanciones occidentales a la luz de la guerra contra Ucrania. A medida que el acuerdo nuclear con Irán se haga realidad, Teherán se convertirá en un verdadero competidor de Rusia al vender petróleo y gas a Occidente, lo que debilitará el arma más potente de Rusia. E Irán es tan cauteloso como Armenia sobre el control del Corredor Zangezur por parte de Azerbaiyán y Turquía.

Aunque Irán extendió las cortesías diplomáticas a Bakú al felicitar a Azerbaiyán tras su victoria en 2020 “por recuperar su territorio histórico”, también fue un perdedor junto con Armenia, ya que Israel, aliado cercano de Azerbaiyán, tendrá un área más amplia para realizar actividades de vigilancia sobre Irán, además de la rivalidad latente entre Azerbaiyán e Irán por un territorio histórico. Azerbaiyán reclama abiertamente dos regiones en Irán donde residen los turcos étnicos, mientras que Irán afirma que el territorio de Azerbaiyán fue amputado de la patria iraní.

En este juego, Bakú juega la carta turca de las fallas demográficas para atraer a los iraníes-azerbaiyanos, mientras que Irán juega la carta religiosa chiíta. Los extremistas chiítas se han vuelto muy activos en Azerbaiyán y, como el mundo vio hace solo unas semanas, literalmente tomaron la embajada de Azerbaiyán en Londres durante unas horas.

Como podemos ver, hay una confrontación global en Armenia y en la región y una simple protesta rusa tiene profundas repercusiones políticas en Armenia y en toda la región del Cáucaso.

Más leídas