SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
El destino de Armenia está en juego sin su participación
19 de Agosto de 2022

El tema principal de la política internacional es el desarrollo del nuevo orden mundial, que se siente y se disputa más intensamente en el Cáucaso.

Recientemente se realizaron dos grandes cumbres, la primera en Teherán, con la participación de los presidentes Ebrahim Raisi, Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, y la segunda en la ciudad turística de Sochi, en Rusia, con solo Rusia y Turquía. 

Siria, Armenia y Ucrania no estaban entre los participantes, pero sus destinos estaban sobre la mesa. Las grandes potencias no consideraron necesaria su participación. La mayoría de las negociaciones y decisiones consideraron la guerra en Ucrania y sus consecuencias en la región, donde se encuentra Armenia.

Durante la cumbre de Teherán, Armenia recibió un fuerte apoyo de Irán en el tema del Corredor Zangezur, que amenaza la integridad territorial y la soberanía de Irán.

De hecho, el líder espiritual supremo de la República Islámica de Irán, Ali Khamenei, advirtió a Putin y Erdogan contra cualquier cambio de fronteras entre Armenia e Irán, ya que estas “fronteras tienen una historia de milenios”.

En una llamada telefónica reciente entre el presidente Nikol Pashinian y Raisi, este último se refirió a la advertencia del Sr. Khamenei sobre las líneas rojas de Irán.

Durante una entrevista con Armenpress, una estudiosa de estudios iraníes, Emma Begijanian, declaró: “Así es como entiendo las palabras del presidente iraní, que un cambio en las fronteras, es decir, el llamado 'corredor', es una línea roja para ellos y que lo contrarrestarán a toda costa. En general, esto significa que Irán ni siquiera descartará una intervención militar”.

Además, Begijanian argumentó que ahora es el presidente turco Erdogan quien más necesita el llamado “corredor”.

De hecho, esa es la naturaleza de la política en la región: Ankara negocia en nombre de Azerbaiyán, Rusia negocia en nombre de Armenia y, la mayoría de las veces, no necesitan la opinión de sus socios, cuyos destinos se subastan.

Hasta ahora, Irán se ha pronunciado con más fuerza contra el tema del corredor, pero queda por ver si Teherán usará la fuerza militar para apoyar su posición. En el caso de Siria, Teherán había ido lo suficientemente lejos como para expresar su oposición a los esfuerzos de Ankara para arrancar 30 kilómetros adicionales de las tierras de ese país y agregarlo a su territorio.

Teherán advirtió a Erdogan que su nueva aventura en Siria, con el pretexto de eliminar las “amenazas de las fuerzas kurdas”, puede encontrarse con las fuerzas iraníes. Después de recibir una advertencia de Washington y Moscú, además de Teherán, Erdogan ha suspendido sus planes, aunque el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Çavusoglu, reiteró que “Turquía no necesita el permiso de nadie para actuar”.

Hay más de una razón por la que Irán fue excluido de la cumbre de Sochi. En primer lugar, las posiciones de Moscú y Ankara coinciden en el tema del Corredor Zangezur, contrariamente a las firmes declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, de que no debe haber ninguna “equivocación” de que Armenia mantendrá su soberanía sobre el eventual corredor. La segunda razón es que, una vez liberado del yugo de las sanciones occidentales, Irán se convertirá en un serio competidor de Rusia en el mercado energético mundial.

Siguiendo la posición firme de Irán sobre el tema del corredor, Moscú ha inventado una operación fantasiosa, diciendo que bandas terroristas se habían estado infiltrando en Armenia desde Irán y, por lo tanto, Rusia ha colocado cinco estaciones militares en Syunik, cerca de la frontera de Armenia con Irán.

Ampliando aún más sus bases militares en la provincia de Syunik, Rusia ha colocado puntos de control para los ciudadanos armenios que se trasladan de una ciudad a otra en su propio país. Y nadie sabe si Rusia coordinó esos movimientos con las autoridades armenias en Ereván.

Tras la acción de Rusia, Teherán abrió un consulado en Kapan, en el sur, para monitorear mejor la situación.

Estas acciones habrían sido más tranquilizadoras si Rusia hubiera llevado a cabo su misión de mantenimiento de la paz en Karabaj con el mismo vigor que lo hace en Syunik. De hecho, las últimas semanas han sido testigos de enfrentamientos fronterizos entre las fuerzas de Azerbaiyán y Karabaj, que han dejado cuatro muertos y más de 20 heridos. Cuando la parte armenia se quejó de la inacción de la fuerza de mantenimiento de la paz rusa, esta última reveló que no tiene mandato para contener a Azerbaiyán a través de la fuerza militar. Pueden usar la fuerza solo en defensa propia.

Aunque la agresión provino del lado azerbaiyano, ¡el Sr. Çavusoglu ha advertido a los armenios que detengan las provocaciones! Las fuerzas armenias sitiadas ciertamente no tienen ninguna motivación para crear una provocación, dado el hecho de que son ampliamente superadas en número. De manera predecible y exasperante, Washington y la Unión Europea han pedido a ambas partes que ejerzan moderación.

El ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, ha pedido la retirada de las fuerzas armenias del territorio azerbaiyano. Afortunadamente, Armen Grigorian, el jefe del Consejo de Seguridad de Armenia, ha anunciado desde entonces que las unidades armenias han abandonado Karabaj. Las únicas fuerzas que quedan son miembros de las fuerzas de defensa de Karabaj, que Azerbaiyán se niega a reconocer. El mero hecho de las provocaciones e incursiones asesinas de Azerbaiyán, justifica la retención de las fuerzas de defensa de Karabaj para evitar un pogrom, similar a los llevados a cabo por el ejército de Azerbaiyán en Bakú y Sumgait en 1990.

Azerbaiyán se niega a acatar la declaración de alto el fuego del 9 de noviembre de 2020 que pide la liberación de los prisioneros de guerra (POW) armenios, pero culpa a la parte armenia de la delincuencia. Por otro lado, Bakú ya ha construido una ruta alternativa a Karabaj, para controlar a los armenios que llegan a Karabaj, aunque esa nueva ruta debería haberse planificado dentro de los tres años posteriores a la firma de la declaración y construida solo después de la aprobación de los tres signatarios El uso de ese corredor deja las líneas de gas y electricidad fuera del control de las fuerzas de mantenimiento de la paz y, por lo tanto, los señores supremos de Azerbaiyán pueden manipular fácilmente la vida del pueblo de Karabaj. Este no es un peligro abstracto; de hecho, Azerbaiyán cortó el suministro de gas a Karabaj dos veces en marzo, después de tormentas de nieve particularmente fuertes.

Mientras continúan las provocaciones militares contra Armenia y Karabaj por parte de los líderes de Bakú, la retórica de estos últimos no es menos amenazante.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Karabaj, David Babaian, en respuesta a los comentarios recientes del presidente Aliyev, dijo: “El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo en una entrevista que los armenios que viven en Karabaj no tendrían estatus ni independencia, ni ningún privilegio especial. En primer lugar, quiero agradecer al Sr. Aliyev por su sinceridad. De hecho, ni Azerbaiyán ni sus líderes han engañado a nadie sobre sus planes para Artsaj. En segundo lugar, de hecho, Karabaj no tendrá nada como parte de Azerbaiyán porque no quedará nada de Karabaj. Además, para el mismo Artsaj, cualquier estatus dentro de Azerbaiyán es inaceptable.

La declaración del Sr. Aliyev no solo amenaza a los armenios en Karabaj, sino que desafía a la comunidad internacional. De hecho, el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) aún sostiene que el estatus de Karabaj aún no se ha determinado a través de negociaciones pacíficas, la única forma de llegar a una solución.

Rusia, como copresidente del Grupo de Minsk, se niega a cooperar con los otros copresidentes, Francia y EE. UU., por lo que le hace el juego a los azerbaiyanos (y, por lo tanto, a los turcos).

El tiempo se acaba para Turquía y Azerbaiyán. Ambos quieren sellar acuerdos históricos con Armenia. Turquía quiere legitimar el Tratado de Kars de 1921, que tiene fundamentos legales dusosos, mientras que Azerbaiyán busca una porción de territorio armenio para vincularse con Nakhichevan y comprometer la soberanía de Armenia a perpetuidad.

Armenia está pasando por tiempos difíciles. Sus enemigos son muchos y los amigos escasos, mientras que la palabrería abunda.

Más leídas