SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 02 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Harut Sassounian
Los líderes de Armenia continúan capitulando ante Azerbaiyán
18 de Agosto de 2022

La orden de Azerbaiyán de evacuar a unas 150 familias de tres aldeas armenias en el Corredor Lachin, que conecta Armenia con Artsaj, ha alarmado a los armenios de todo el mundo.

Como resultado del ultimátum de Azerbaiyán, los armenios de las aldeas de Bertzor, Aghavno y Sus, se ven obligados a trasladarse a otro lugar de Artsaj o Armenia. Después de perder una guerra devastadora en 2020, Armenia y Artsaj, ambos afectados por un liderazgo deficiente, exigen que los aldeanos cumplan con la demanda de Azerbaiyán de abandonar sus hogares e iglesias antes de la fecha límite del 25 de agosto.

El origen del problema es la “declaración” conjunta del 10 de noviembre de 2020 firmada al final de la guerra por el Primer Ministro de Armenia, el Presidente de Azerbaiyán y el Presidente de Rusia. Aunque la primera línea de esa “declaración” declaraba “un alto el fuego completo”, este es el tipo de alto el fuego más inusual en la historia de todas las guerras. En lugar de detenerse donde habían llegado los ejércitos enemigos, la parte armenia acordó entregar a Azerbaiyán grandes áreas de tierra no conquistadas por Azerbaiyán. Además, el Primer Ministro de Armenia, sin ninguna autoridad, firmó un documento renunciando a tierras, incluida la mayor parte de Artsaj y sus territorios circundantes, sobre las que no tenía autoridad legal. Por lo tanto, el acuerdo trilateral del 10 de noviembre de 2020 debe considerarse nulo y sin efecto.

El párrafo 6 de ese acuerdo establecía que “El corredor Lachin (5 km. de ancho), que permitirá la comunicación entre Nagorno-Karabaj y Armenia y al mismo tiempo no afectará a la ciudad de Shushi, permanecerá bajo el control de las tropas de mantenimiento de la paz de la Federación Rusa. Las Partes acordaron que se determinará un plan para la construcción de una nueva ruta a lo largo del corredor Lachin dentro de los próximos tres años, proporcionando comunicación entre Nagorno-Karabaj y Armenia, con el posterior redespliegue de tropas rusas de mantenimiento de la paz para proteger la ruta. La República de Azerbaiyán garantizará la seguridad del tráfico de ciudadanos, vehículos y mercancías en ambas direcciones a lo largo del Corredor Lachin”.

Este párrafo, como muchos otros, ha creado problemas debido a su redacción poco clara. Casi dos años después de la firma de este acuerdo, durante el cual los líderes de Armenia y Azerbaiyán tuvieron varias reuniones cara a cara, el gobierno armenio no se molestó en aclarar el contenido del Párrafo 6.

Los funcionarios armenios, después de aprobar los planes de Azerbaiyán, repitieron que la ruta alternativa para eludir el Corredor Lachin se iba a construir solo después de tres años y que Azerbaiyán construyó apresuradamente su segmento de la ruta alternativa. De hecho, el acuerdo de 2020 establece que la carretera alternativa se construirá dentro de tres años, no después. Armenia planea completar su sección de la carretera alternativa a Lachin después de 250 días a partir de este mes.
Los funcionarios armenios aseguraron falsamente a las familias de las tres aldeas armenias dentro del Corredor Lachin que tienen mucho tiempo para resolver sus problemas, asegurándoles que pueden permanecer en sus hogares. Cuando Azerbaiyán insistió en la expulsión inmediata de estos aldeanos, a las familias armenias se les dio menos de tres semanas para mudarse sin tener adónde ir.

Para empeorar las cosas, el ministro de Gestión Territorial e Infraestructura de Artsaj, Hayk Khanumian, advirtió a los residentes de las tres aldeas armenias que si queman sus casas antes de irse, no recibirán la compensación prometida de 10 millones de dram (u$s 24,000), que es insuficiente. para comprar una casa nueva.

El Ministro se refería a la práctica de muchos armenios de Artsaj que quemaron sus casas antes de abandonarlas después de la guerra de 2020. Quemar la casa de uno es una decisión desgarradora, pero es igualmente molesto dejar tu propia casa a tu enemigo. Esta semana vi el inquietante video de un padre quemando la casa de su familia antes de irse. ¿Qué esperaba el Ministro que hicieran estos aldeanos? ¿Limpiar sus casas, dejar una comida cocinada en la mesa del comedor con una botella de champán?.

Además de entregar a Azerbaiyán grandes partes de territorios en Artsaj y sus alrededores que Azerbaiyán no había ocupado en el momento del alto el fuego, Azerbaiyán conquistó tierras adicionales tanto en Artsaj como dentro de las fronteras de Armenia desde el final de la guerra de 2020. Además, Azerbaiyán, contrariamente al acuerdo de 2020, todavía tiene prisioneros de guerra armenios, mientras que Armenia entregó tontamente a todos los prisioneros de guerra azeríes poco después del alto el fuego. Las autoridades armenias no solo no hacen ningún esfuerzo por el regreso de los prisioneros armenios y la liberación de los territorios ocupados de Armenia, sino que ni siquiera hablan o se quejan de ello.

Es comprensible que después de perder la guerra, Armenia se encuentre en una posición debilitada y subordinada. Sin embargo, manejar mal la situación debido a la incompetencia de los líderes armenios y capitular ante todos los caprichos y deseos del enemigo es inaceptable. Tal comportamiento sin carácter anima a Azerbaiyán a exigir y obtener más concesiones.

Con el cierre del corredor Lachin que conecta Armenia con Artsaj, los armenios restantes de Artsaj quedarán aislados, rodeados por Azerbaiyán. Perderán su acceso a Armenia, se les cortará la electricidad, la calefacción y el internet, y tarde o temprano serán tomados por Azerbaiyán. 

Lamentablemente, Artsaj y Armenia, después de perder la guerra de 2020, se encuentran en una espiral descendente. Es posible que nuevos líderes competentes no sean capaces de revertir la calamitosa situación de Armenia, pero al menos no dejarán que empeore.

Por Harut Sassounian
Editor, The California Courier
www.TheCaliforniaCourier.com

Más leídas