SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 13 de Agosto - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
¿Qué hay detrás de la creciente beligerancia de Azerbaiyán?
04 de Agosto de 2022

El gobierno armenio está atrapado entre la espada y la pared. Ha estado negociando en dos frentes con Turquía y Azerbaiyán y, muy probablemente, cediendo en temas importantes con la esperanza de lograr una paz difícil de alcanzar, pero tiene que poner buena cara para con sus ciudadanos y proclamar que las negociaciones darán resultados positivos. r

Lo que está en juego es el establecimiento del estatus de Karabaj y la creación del Corredor Zangezur a través de Syunik, Armenia. A todos los efectos prácticos, parece que Turquía y Azerbaiyán recibirán lo que han buscado; como anunció un periódico turco, "se está abriendo la puerta al Gran Turan", refiriéndose al Corredor Zangezur, mientras que Armen Grigorian, el secretario del Consejo de Seguridad Nacional, ha estado asegurando públicamente que Ereván no busca reclamos territoriales sino solo la seguridad y derechos del pueblo de Karabaj.

Finalmente, Grigorian ha admitido que las negociaciones son para la paz y están separadas del tema del conflicto de Karabaj. Por lo tanto, mientras el gobierno ha estado elaborando la semántica adecuada para expresar la verdad velada al pueblo, la oposición denuncia al régimen del primer ministro Nikol Pashinian por vender el país a los turcos y azerbaiyanos.

Mientras Armenia se traga los compromisos a regañadientes, Azerbaiyán se vuelve más beligerante, con la firme creencia de que este es el mejor momento para llevar a Armenia al límite. De hecho, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, cree que las estrellas nunca podrán volver a alinearse para ofrecer otra oportunidad similar a la que le fue otorgada por la combinación del poder de los drones turcos e israelíes, los pilotos paquistaníes y los yihadistas sirios. El tiempo no es amigo de Azerbaiyán, ya que la ventana se está cerrando para aquellos que buscaban una solución a sus problemas a través de la violencia en la región.

Las fuerzas azerbaiyanas han hecho incursiones diarias en Armenia y Karabaj y culpan públicamente a la parte  armenia. De hecho, Zakir Hasanov, ministro de defensa de Azerbaiyán, anunció hace unos días que las fuerzas armadas de su país están totalmente preparadas para contrarrestar cualquier provocación del lado armenio.

Azerbaiyán está reconstruyendo sus fuerzas armadas a un ritmo rápido. Durante la guerra reciente, a pesar de las deserciones y las brechas en materia de seguridad, Armenia resistió la agresión durante 44 días y dañó considerablemente a las fuerzas de Azerbaiyán. Pero Bakú, esta vez, está reponiendo su arsenal con armamento aún más moderno. Fuad Shahbazov, escribiendo en Eurasianet.org, afirma: "La modernización de las fuerzas armadas de Azerbaiyán es parte de una expansión militar posterior a 2020 más amplia, que incluye un aumento significativo en el presupuesto militar. Aliyev citó el riesgo del revanchismo armenio como la razón. Pero una motivación más probable es el entorno general de seguridad en declive en el vecindario de Azerbaiyán. La guerra convencional a gran escala que ahora está en marcha en Ucrania,

El rearme de Armenia es una posibilidad remota, particularmente en vista del hecho de que no tiene los mismos recursos financieros para competir con Azerbaiyán. Armenia acaba de empezar a comprar armas con la perspectiva de diversificar sus recursos, al igual que Azerbaiyán, a medida que se aleja de su legado soviético.

Ilham Aliyev recibió otro impulso moral cuando Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, voló recientemente a Bakú para firmar un acuerdo de gas, elogiando al máximo al dictador azerbaiyano, aunque la capacidad de Azerbaiyán para reemplazar el flujo de gas ruso es infinitamente menor.

Por cierto, el acuerdo de gas de Azerbaiyán con Europa debe haber sido problemático para el Kremlin, ya que dos días antes de que Rusia iniciara su guerra contra Ucrania, el Sr. Aliyev estuvo en Moscú firmando un acuerdo con el presidente Vladimir Putin, que preveía, entre otras cosas, que las partes se abstengan de realizar cualquier negocio con un tercero que pueda dañar los intereses económicos de los firmantes. Y, sin embargo, después de la visita de von der Leyen a Bakú, Moscú no emitió objeciones.

En cuanto a las negociaciones entre Armenia y Turquía, han arrojado resultados insignificantes y no parecen muy prometedores en este momento.

La expectativa del ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, de que "Armenia necesita tomar medidas concretas" es solo una excusa para atrasar el proceso de negociación. Habría sido más ventajoso para Armenia traer a la mesa el tema del reconocimiento del Genocidio y la consiguiente compensación, para poner a Turquía a la defensiva. Después de todo, fue Ankara la que no cumplió con su parte del trato y comenzó la negociación sin condiciones previas solo para traer su condición de que Armenia firmara un tratado de paz con Azerbaiyán. 

Armenia necesita revisar su enfoque sin condiciones previas y ofrecer una lista de demandas.

Mientras se hacen planes para otra cumbre entre Pashinian y Aliyev en Bruselas, las tensiones aumentan. ¿Nos dirigimos a otro conflicto antes de finalizar un acuerdo de paz? Un analista político armenio, Tigran Grigorian, ofrece una respuesta al afirmar: "Las violaciones de la tregua reportadas significan la insatisfacción de los líderes de Azerbaiyán con el estado actual del proceso de paz. Bakú puede estar tratando de aumentar las tensiones en la zona de conflicto de Karabaj en un intento por obtener concesiones políticas diplomáticas de Armenia".

Esta idea se corrobora aún más por el hecho de que Aliyev se enfurece cada vez que la parte armenia le recuerda que el Proceso de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) tiene la tarea de resolver la cuestión del estatus de Karabaj. Ahora EE.UU. se ha sumado a la refriega, resucitando el moribundo proceso de la OSCE, contrariamente a la renuencia de Rusia. Para apaciguar al Sr. Aliyev, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, anunció recientemente en Bakú que el proceso de la OSCE está muerto porque los otros dos copresidentes, Francia y EE. UU., se niegan a cooperar con Rusia. En una entrevista en Azatutyun TV, la embajadora de EE. UU., Lynne Tracy, reiteró que, por el contrario, EE. UU. está dispuesto a cooperar con Rusia para resolver el conflicto de Karabaj. Debemos recordar que el tema se planteó a un nivel superior cuando la Secretaria de Estado Adjunta Karen Donfried estuvo en Ereván.

Quizás, agregando al nerviosismo del Sr. Aliyev es el hecho de que EE.UU. ha mostrado un interés renovado en la región y el secretario de Estado, Antony Blinken, ha estado llamando a las partes semanalmente. Después de su llamada más reciente a Pashinian y Aliyev, el Sr. Blinken tuiteó que ve "una oportunidad histórica para lograr la paz en la región". Sorprendentemente, el Kremlin también ha dado un guiño a la participación de terceros en el proceso de paz en la región, siempre que no socaven la posición de Rusia.

Por lo tanto, Armenia por sí sola no puede contener las rabietas de l Sr. Aliyev, pero parece que las acciones de los jugadores principales pueden hacer el trabajo. Esta aparente cooperación entre los EE. UU. y Rusia en un momento en que no encuentran un terreno común debería infundir en esta oportunidad un poco de miedo al Sr. Aliyev.

Uno de los astutos analistas de Ereván, Hovsep Khurshudian, cree que el interés sostenido de Blinken en la región es un factor estabilizador, y escribe: "La frecuencia de las llamadas telefónicas del secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, a Ereván y Bakú es solo una de las demostraciones de los esfuerzos relevantes de Washington. En este contexto, me gustaría señalar la identificación clara y pública de Azerbaiyán como fuente de provocaciones y las últimas conversaciones de Blinken con Pashinian y Aliyev. El mayor interés de EE. UU. en la región beneficia a Armenia, principalmente debido al hecho de que está impidiendo que Ilham Aliyev realice más acciones aventureras. Bakú sigue asociando las soluciones a los problemas regionales —las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán y el problema de Artsaj— con el posible uso de la fuerza. ....

Armenia necesita desesperadamente paz y estabilidad para poder recuperarse de los efectos devastadores de la guerra y mantener su soberanía.

armenian mirror

Más leídas