SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 13 de Agosto - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Los peligros de negociar 'sin condiciones previas' con Turquía
29 de Julio de 2022

Era demasiado bueno para ser verdad: Turquía había accedido a celebrar negociaciones con Armenia para normalizar las relaciones, abrir las fronteras y establecer relaciones diplomáticas sin condiciones previas.

Después de todo, fue Turquía la que cerró sus fronteras unilateralmente en la década de 1990 y no había razón alguna para que revirtiera esa decisión, una vez más, unilateralmente.

Ankara no ha tenido interés en normalizar las relaciones con Armenia y mantuvo esas relaciones como rehenes de la solución del conflicto de Karabaj a favor de Azerbaiyán. Incluso después de que Bakú “arregló” ese conflicto a través de la agresión militar, Turquía no hizo nada hasta que recibió un empujón del presidente Joe Biden.

El presidente Recep Tayyip Erdogan no puede permitirse el lujo de agravar más las relaciones con EE. UU., ya que el enfrentamiento entre Washington y Ankara se ha intensificado por los problemas de los misiles S-400, adquiridos por Turquía a Rusia, y la amenaza de guerra con otro miembro de la OTAN, Grecia.

Por lo tanto, el Sr. Erdogan, para congraciarse con Washington, consintió en iniciar negociaciones con Armenia, aunque a medias. Se asignaron representantes: Ruben Rubinian de Armenia y Serdar Kiliç de Turquía. Cuatro sesiones arrojaron resultados mínimos, en términos de apertura solo fueron las de las fronteras a ciudadanos de terceros países y reanudación del transporte aéreo de carga entre los dos países.

Cabe señalar que después de las primeras tres sesiones, se emitieron comunicados de prensa, siempre con la declaración de que las negociaciones se llevaron a cabo con la condición de que no hubiera condiciones previas.

El cuarto lanzamiento, sin embargo, eliminó esa referencia, lo que significa que las conversaciones se habían estancado.

A lo largo de las negociaciones, la parte turca siempre recordó a todos que estaba coordinando sus políticas con Azerbaiyán, donde se encontraban las condiciones previas. Pero la parte armenia fingió que no estaba al tanto del gorila de 800 kilos en la sala hasta que Ankara hizo públicas sus condiciones previas, acompañadas de una amenaza por si acaso.

De hecho, en una entrevista concedida a la televisión estatal turca esta semana, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, declaró: “Todavía no vemos pasos claros de Armenia en Zangezur [un corredor] y otros proyectos o el tratado de paz. El liderazgo de Armenia, encabezado por el primer ministro Nikol Pashinian, debe tomar medidas positivas para la paz. Las palabras por sí solas no son suficientes”.

Y luego continuó: “Le guste o no a Armenia, esta es la realidad: somos una nación y dos estados. Por eso, para que haya paz en la región, todos deben tomar medidas, incluidos Georgia y los países de Asia Central. Esperamos pasos concretos de Armenia sobre este tema, ya sea Zangezur, el tratado de paz integral o hacia nosotros”.

Este último comentario ciertamente arrojó la llave inglesa proverbial en las negociaciones.

Hay dos condiciones que, cuando se cumplan, supondrán una amenaza existencial para Armenia: el tratado de paz integral de Azerbaiyán y el Corredor Zangezur.

En primera instancia, el tratado de paz implica el reconocimiento de la integridad territorial de Azerbaiyán, incluido Karabaj, como parte de ese territorio. Nadie acepta ese argumento: Karabaj no ha sido parte del territorio de Azerbaiyán. Siempre tuvo su estatus especial, su propia legislatura, como un oblast autónomo. Lo que Azerbaiyán pretende hacer es desmantelar esa entidad legal con la confabulación de los amigos de Armenia, Rusia e Irán.

La condición de Çavusoglu se ve amplificada por la amenaza del presidente Ilham Aliyev de que si Armenia no reconoce la integridad territorial de Azerbaiyán, entonces no reconoceremos la integridad territorial de Armenia. Por lo tanto, la extensión de esa lógica es que el territorio de Armenia es un blanco fácil para que Bakú lo ataque y lo anexione, ya que no existe un tratado de paz.

La otra amenaza es la demanda de reclamar la soberanía del corredor de Zangezur, cortando a Armenia en dos pedazos, con su única riqueza mineral de uranio, cobre y molibdeno en la región de Syunik expuesta a amenazas externas.

Incluso la muy publicitada reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaiyán, Ararat Mirzoian y Jeyhun Bayramov, el 16 de julio, a través de los buenos oficios de Georgia, celebrada en Tbilisi, no rindió mucho y ofreció la oportunidad para que la parte azerbaiyana exigiera la retirada del ejército armenio de Karabaj, a lo que accedió el secretario del Consejo de Seguridad, Armen Grigorian: Armenia retirará sus fuerzas en septiembre. La declaración del 9 de noviembre estipula que las fuerzas permanecerían en su posición actual hasta que se firmara un tratado de paz. Así, Armenia va incluso más allá de las duras condiciones establecidas en el acuerdo de paz.

Estas demandas indican que los interlocutores de Armenia no tienen en mente la paz.

Este es un desafío no solo para Armenia sino también para la comunidad mundial y en particular para las partes que tienen interés en el resultado de las negociaciones y que han expresado claramente sus posiciones.

En primer lugar, es un desafío para el presidente Biden quien tiene que hacerse cargo de estas negociaciones con su posible resultado, como iniciador del proceso.

Seguidamente, es un desafío para Rusia, cuyo canciller, Serguéi Lavrov, en su última visita a Armenia, subrayó que todas las vías de comunicación que se abran, serán controladas por los respectivos gobiernos en cuyo suelo se encuentren.

“No debe haber dudas sobre este tema”, agregó. Esto significa que el Kremlin respalda la soberanía de Armenia en la cuestión de Zangezur.

Durante la cumbre tripartita del 18 de julio en Teherán entre los presidentes Vladimir Putin, Ebrahim Raisi y Erdogan, el líder espiritual supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, declaró que “la República Islámica no tolerará políticas o planes que conduzcan al cierre de la frontera de Irán con Armenia, porque esa frontera tiene una historia de miles de años”.

Los analistas en Armenia interpretaron esta posición como el apoyo de Irán a Armenia, mientras que contiene algunos elementos egoístas; en el mejor de los casos, demuestra un raro caso de confluencia de intereses. Cuando Armenia controló grandes extensiones de territorio fronterizo antes de la conquista de Azerbaiyán, Irán se sintió más seguro. Ahora que Irán tiene una frontera más amplia con Azerbaiyán, es más vulnerable a los planes de Turquía de dividir a Irán a lo largo de sus divisiones étnicas, así como exponerlo a la vigilancia israelí y, por lo tanto, a una posible operación militar.

Armenia no está sola frente a las amenazas turcas. La economía colapsada de ese país ya no puede sostener las ambiciones militares maximalistas de Erdogan, aunque está en su escencia. Su popularidad ha alcanzado un punto crítico bajo, poniendo en peligro las perspectivas de su reelección en 2023. Es por eso que desea mostrar una cara valiente al mundo mientras que internamente la tasa de inflación dificulta la supervivencia básica para la mayoría de la población.

Michael Crowley, en un artículo publicado en el New York Times el 23 de julio, afirma: “Un alto funcionario estadounidense dijo que gran parte del comportamiento problemático del Sr. Erdogan estaba en función de su debilidad política en Turquía, donde la tasa de inflación subió a casi un 80 por ciento el mes pasado. Con la esperanza de desviar la atención de su economía mal administrada, el Sr. Erdogan recurrió a demostraciones de nacionalismo y demagogia sobre la amenaza del PKK, un movimiento separatista kurdo en Turquía y grupos kurdos en Siria”.

Turquía, de hecho, está empujando sobre muchos frentes: la cumbre de Teherán se convocó para discutir Siria, donde Erdogan planea una cuarta incursión para ocupar 30 kilómetros más del territorio de ese país y masacrar a los kurdos sirios alineados con las fuerzas estadounidenses. Los socios de Turquía en la reunión, desanimaron al Sr. Erdogan de tomar tales acciones. El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, la Casa Blanca e incluso el Pentágono emitieron advertencias de que los planes del Sr. Erdogan, desestabilizarán aún más la región. Irónicamente, incluso Israel, que había lanzado dos ataques con misiles en el aeropuerto de Damasco una semana antes, desaconsejó el ataque, argumentando que la acción mejoraría la posición de Irán.

Aunque Erdogan continúa reflexionando sobre sus planes, esta vez su operación militar no será pan comido, ya que Siria ha estado acumulando fuerzas en su frontera, con el apoyo del ejército ruso y las fuerzas de poder de Irán.

Las tensiones están aumentando en las fronteras de Turquía, también con Chipre y Grecia. El vicepresidente de Turquía, Fuad Oktay, advirtió: “Los recursos de hidrocarburos del Mediterráneo no son juguetes de los grecochipriotas. El lugar donde operarán nuestros barcos de perforación está determinado por las decisiones que Turquía tomará como estado soberano. Nadie debe molestarse por las actividades que Turquía llevará a cabo con sus dos barcos de conformidad con el derecho internacional”.

Turquía, por supuesto, es consciente de que está sola en este enfrentamiento contra un consorcio que ha unido a Grecia, Chipre, Israel y Egipto. La última vez que Turquía desafió a Grecia a perforar en sus aguas litorales, terminó enfrentándose a un buque de guerra francés.

Por su parte, Erdogan, hablando con motivo del 99º aniversario del Tratado de Lausana, lanzó una amenaza de que Grecia ha militarizado algunas de las islas del Egeo en violación del tratado. El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, también se ha pronunciado en contra del cierre de cuatro escuelas turcas en Tracia, evocando también el tratado de Lausana, sin importar que Turquía, hace mucho tiempo, había cerrado el seminario griego en Haybeli y el Seminario armenio de Soup Khach, en violación del mismo tratado.

Por último, pero no menos importante, el Sr. Erdogan, para probar los límites de su agresión, bombardeó la región iraquí de Zakho el 20 de julio, matando al menos a ocho civiles e hiriendo a más de 20. El gobierno de Bagdad retiró a su embajador de Turquía y presentó una protesta con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ese organismo, el 25 de julio, dijo que sus miembros “expresaron su más sentido pésame y condolencias a las familias de las víctimas y al Gobierno de Irak y la región del Kurdistán iraquí, desearon una pronta y completa recuperación a los heridos y expresaron su apoyo a las autoridades iraquíes en sus investigaciones”.

La Unión Europea, en particular Alemania, y los EE. UU. han condenado el ataque de manera rápida y enérgica. Esta protesta internacional puede traer algo de mesura a la locura del Sr. Erdogan.

Estos eventos constituyen el contexto de la atmósfera política que Turquía ha creado y, por lo tanto, colocó a Armenia en buena compañía.

No está claro en este punto hacia dónde pueden conducir las negociaciones de Armenia con Turquía o incluso si continuarán, pero no debemos hacernos ilusiones: el objetivo final de Turquía es destruir Armenia. No se molesta en ocultarlo. Debemos recordar que en el desfile de la victoria en Bakú el 10 de diciembre de 2020, el Sr. Erdogan fue muy sincero cuando anunció: “Estamos aquí para completar lo que comenzaron nuestros antepasados”, al evocar la memoria de Enver Pasha, uno de los arquitectos del Genocidio Armenio.

Desde la perspectiva armenia, el objetivo solo podría ser posponer la confrontación final hasta el momento en que Armenia esté en condiciones de neutralizar la amenaza existencial que emana del mundo túrquico.

armenian mirror

Más leídas