SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Armenia explora perspectivas diplomáticas y económicas en el mundo árabe
17 de Junio de 2022

A pesar de todos los desafíos internos y externos que aquejan al país ahora, Armenia está mostrando sus incipientes músculos diplomáticos en todo el mundo. En algunos casos, otros países se acercan a Armenia porque tienen intereses en el Cáucaso. Queda por ver cómo los líderes sin experiencia de Armenia aprovecharán las relaciones en desarrollo, equilibrando los intereses de un país con los de los demás y siguiendo su propia agenda a través de las pruebas y tribulaciones de la política internacional.

Uno de los campos sin explotar para Armenia en términos de relaciones internacionales ha sido el mundo árabe, donde han existido grandes comunidades de la diáspora desde el Genocidio de hace un siglo.

Durante el período soviético, el gobierno central se aseguró de asignar personas de etnia armenia a sus embajadas en los países árabes. Sin embargo, dado que la política exterior soviética se guiaba más ideológicamente, los intereses de Moscú eran diferentes a los de Armenia en la actualidad. 

Desde la independencia, los dirigentes armenios han visto y tratado a los países árabes a través de la perspectiva de los gobernantes soviéticos, como atrasados ​​y parte del tercer mundo. Tomó algún tiempo darse cuenta del hecho de que las oportunidades comerciales se estaban trasladando al mundo árabe a pesar de las turbulencias en la región. Los países del primer mundo como Francia y los EE. UU. están haciendo propuestas allí; Se abren sucursales del Louvre y del Guggenheim en Abu Dabi.

El liderazgo de Armenia también descuidó la alta reputación de las comunidades armenias en los países árabes. A diferencia de los turcos, los árabes musulmanes apreciaban y respetaban a los armenios creativos y trabajadores que vivían con ellos.

A pesar de los puntos de vista distorsionados presentados por los medios occidentales, países como Irak y Siria eran naciones dinámicas, viables y autosuficientes, sin ser modelos de democracia a los ojos de Occidente. Los gobiernos y pueblos de esos países tenían en alta estima a los armenios y sus contribuciones a sus respectivas sociedades.

Egipto ha jugado un papel fundamental en el Medio Oriente, siempre ejerciendo una gran influencia en todo el mundo árabe. Aunque son pocos en número en un país grande, con una población de 102 millones actualmente, los armenios han jugado un papel importante en la política, la economía y la educación desde que Nubar Pasha se desempeñó como primer ministro en el siglo XIX.

Con el auge de la industria petrolera, el foco de la actividad económica se ha desplazado hacia la región del Golfo. Los armenios de otros países árabes han gravitado hacia esa región para desempeñar el mismo papel que tuvieron en otros países árabes.

Turquía reconoció antes que Armenia dónde estaba la acción y desarrolló su negocio en la región, al tiempo que influía culturalmente en esos países a través de sus medios. Debido a esas actividades, Egipto, por ejemplo, se ha convertido en un centro de propaganda anti-armenia, a través de sus medios de comunicación y publicaciones académicas. Afortunadamente, esa tendencia se revirtió cuando Turquía tuvo un enfrentamiento con Egipto por Libia y las reservas de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental.

Turquía y Azerbaiyán se salieron con la suya en la Organización de Cooperación Islámica (anteriormente Conferencia Islámica), donde el conflicto de Nagorno Karabaj se presentó como una guerra religiosa entre cristianos y musulmanes. A través de tal tergiversación de la verdad, se ganaron a países fanáticos como Pakistán, que envió a sus pilotos a Azerbaiyán durante la Guerra de los 44 Días. La “Organización” fue fundada en 1969 en Arabia Saudita y cuenta con 57 miembros. Por cierto, el ex ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Eduard Nalbandian, mientras se desempeñaba como embajador en Egipto, permitió que Armenia se convirtiera en miembro observador de la Conferencia Islámica.

En una reacción tardía, el nuevo gobierno de Armenia está tomando conciencia de la importancia del mundo árabe y, en particular, del valor de los países ricos de la región del Golfo. Fue su expresidente, Armen Sarkissian, quien tuvo la visión de abrir conexiones con esos países. Primero visitó los países del Golfo y luego se convirtió en el primer estadista armenio en pisar Arabia Saudita el 26 de diciembre de 2021.

Riyadh no había establecido relaciones diplomáticas con Armenia desde la independencia de este último. Durante un encuentro con el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman, también conocido por las siglas MBS, el gobernante de facto del reino, sentó las bases para establecer relaciones diplomáticas con ese país rico en petróleo. Sarkissian tenía un gran círculo de amigos entre las clases dominantes de muchos países de Europa y Oriente Medio. La actual administración de Armenia no logró capitalizar ese recurso para promover los intereses de su país, por la miope razón de que Armen Sarkissian fue designado durante la administración de Serzh Sargsian. Siguiendo esa misma lógica, se negaron a consultar a diplomáticos cabales como Eduard Nalbandian y Vartan Oskanian, a pesar de la escasez de embajadores experimentados en el país.

En cambio, confían en sus propios compinches, a pesar de su inexperiencia en el arte de gobernar.

Sin embargo, el primer ministro Nikol Pashinian tomó una iniciativa positiva al viajar a Qatar el 13 de junio junto con una nutrida delegación. Pashinian fue recibido por Amir Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani en la oficina de este último en el Amiri Diwan. La delegación armenia firmó una serie de memorandos de entendimiento en los campos de la salud, la educación, las inversiones científicas y los medios.

Simultáneamente, el canciller Ararat Mirzoian ha mantenido conversaciones telefónicas con su homólogo de Arabia Saudita, Adel bin Ahmed Al-Jubeir, para dar seguimiento a las iniciativas diplomáticas de Sarkissian.

Tales acercamientos fueron posibles principalmente debido a la menguante influencia de Turquía en la región; Arabia Saudita ha sido el principal candidato para ser el líder del mundo sunita, una posición codiciada por el presidente Recep Tayyip Erdogan, quien tuvo una disputa con el Príncipe Heredero de Arabia Saudita. Mientras tanto, se desarrolló una controversia entre los países del Golfo, encabezados por Riad y Qatar. El Sr. Erdogan apoyó el lado de Qatar, lo que exacerbó aún más las relaciones con Riad. A través de los buenos oficios de Washington, se evitó una crisis y ahora, el Sr. Erdogan se inclina ante el príncipe saudí para tentarlo a invertir en Turquía y tal vez salvar la economía colapsada de ese país.

Junto con los planes para desarrollar relaciones con Qatar y Arabia Saudita, Armenia llegó a un acuerdo de aviación con Sharjah (Emiratos Arabes Unidos), para lanzar su propia aerolínea nacional a través de una empresa conjunta con Air Arabia, con sede en Sharjah.

El mundo árabe presenta una variedad de oportunidades, así como serios riesgos. El gobierno de Armenia debe actuar con cautela y costear esos escollos. Uno de esos riesgos será cómo equilibrar las relaciones entre los países árabes e Israel. Pero ese riesgo ya ha sido mitigado, porque Washington fue capaz de torcer los brazos del lado árabe para firmar el Acuerdo de Abraham entre Israel y los países del Golfo.

Recientemente, el Primer Ministro de Israel, Naftali Bennett, realizó una visita oficial a la región del Golfo. Aunque Israel y Arabia Saudita no tienen relaciones diplomáticas formales, están cooperando entre sí de manera extraoficial.

Desde el comienzo del conflicto palestino-israelí, los países árabes habían estado apoyando a sus hermanos palestinos con fondos y armas. Pero como estos potentados sobreviven a voluntad de Washington, tuvieron que abandonar la causa palestina para salvar sus propios lugares de poder.

Durante mucho tiempo, Armenia dudó en establecer relaciones diplomáticas formales con Israel para no perturbar a los países árabes, que acogieron a muchas grandes comunidades de la diáspora armenia. Dado que las relaciones entre Israel y los países del Golfo se han descongelado, se ha eliminado un riesgo importante. Pero tan pronto como Armenia envió a su embajador a Israel, estalló la Guerra de los 44 Días y Ereván retiró a su embajador, ya que Israel vendía drones a Azerbaiyán. Ahora esa cuestión también está resuelta, no porque Israel haya hecho alguna reparación, sino porque cualquier hostilidad o falta de respeto hacia Israel cuesta una represalia por parte de Washington.

Armenia necesita a los países árabes más que estos últimos a Armenia. Armenia necesita particularmente su potencial de inversión.

Con la mejora de las relaciones entre Israel y los países árabes ricos en petróleo y con la disminución de la influencia de Turquía en la región, es hora de que el país dé pasos firmes para ganar amigos y dar un poco de vida a su economía.

armenian mirror

Más leídas