SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Dr. Arshavir Gundjian
La clave para resolver lo que Artsaj necesita
14 de Junio de 2022

Entre los muchos problemas alarmantes que enfrentan las autoridades armenias, el problema de Artsaj es el problema más complejo y preocupante por su magnitud nacional en la actualidad. 

Para quienes siguen la actividad del gobierno encabezado por Pashinian, el fenómeno más deprimente es la falta de una dirección clara sobre el tema de Artsaj, especialmente después de la guerra de los 44 días.

Esta incertidumbre y, a menudo, actitud derrotista se volvió aún más alarmante cuando el Primer Ministro Pashinian, en un largo iscurso ante la Asamblea Nacional el 13 de abril, protagonizó una revuelta general, declarando públicamente que el pueblo armenio debe acostumbrarse al hecho de que Artsaj será devuelto a Azerbaiyán. 

En los días siguientes, bajo la presión de la tan esperada ola de condena nacional, Pashinian comenzó a intentar sin éxito rebatir lo que había dicho en su discurso...  

En una palabra, se nota que él también está equivocado en el conflicto de Artsaj.

La oposición naturalmente aprovechó esta oportunidad al máximo, culminando en el vergonzoso caos que había creado en la Asamblea Nacional. El 25 de abril, mientras la oposición salía del recinto hacia la calle, Pashinyan les gritó: "Quédense aquí para quemirándolos a los ojos les diga que sus líderes son responsables del crimen de entregar Artsaj a Azerbaiyán". ..." La oposición ya estaba en las calles y sigue ahí en vano, con sus manifestaciones poco prometedoras y sin ninguna planificación. 

Es con este panorama profundamente inquietante que, finalmente, hace unos días, el 25 de mayo, el primer ministro Pashinian, hizo la mencionada amenazante revelación frente a los escaños vacíos de la oposición en la Asamblea Nacional. 

Empezó diciendo: “Lo que tengo que decir es algo por lo que me abstuve durante mucho tiempo…”. 

Con este nuevo discurso de revelación, Pashinian hizo por primera vez enumeraciones sucesivas y lógicas. Comenzó con el alto el fuego de Artsaj en 1994, y enumerando todos los hitos y acuerdos posteriores, demostró que el liderazgo de Kocharian de esos días, que también es el liderazgo de la oposición actual, con sus pasos diplomáticos de izquierda, era responsable del delito de la entrega de Artsaj a Azerbaiyán. 

En una palabra, trató de justificar que él era simplemente el heredero de los errores cometidos por sus predecesores, y eso fue todo. 

Al tratar de ser "breve" sobre la revisión "larga" de estos datos claves, es necesario para llegar al enfoque principal de este artículo, cual es el problema de Artsaj, y ofrecer a Pashinian la única forma lógica de resolver el problema.   

En primer lugar, este esfuerzo realizado por el Primer Ministro Pashinian es encomiable, donde, por primera vez, explica claramente, la dificultad que enfrentó para continuar con la cuestión de Artsaj, cuya consecuencia fue que su estrategia inconsistente ha permanecido desconocida e incomprensible para nosotros hasta hoy.

Así que volvamos a su "revelación explicativa" en la Asamblea Nacional el 25 de mayo. Pashinian comenzó a recordar con precisión que Artsaj ha basado innegablemente su derecho e independencia en el resultado exitoso del referéndum del 10 de diciembre de 1991. 

De hecho, Azerbaiyán declaró ser independiente el 24 de diciembre de 1991, cuando Artsaj ya no formaba parte legalmente de él. Es por eso que el Azerbaiyán actual obviamente no tiene o tendría derechos territoriales legales sobre Artsaj. 

Es sobre la base de este claro entendimiento internacional que Artsaj firmó el alto el fuego de 1994 como un país independiente y autónomo. Finalmente, como país independiente, participó en las negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán, sentándose en la misma mesa redonda con ellos .  

El fracaso y el principal error y crimen diplomático se cometió cuando, con el consentimiento de Kocharian y durante su presidencia, Artsaj fue repentinamente retirado del proceso de negociación y así la imagen de su país independiente quedó gradualmente en la sombra y finalmente desapareció... 

En sus "revelaciones aclarativas", Pashinian también señaló que fue durante la presidencia de Kocharian cuando el Acuerdo de Madrid asestó un golpe definitivo al concepto de independencia de Artsaj, cuando en ese acuerdo Azerbaiyán impuso la condición de que celebraría un nuevo referéndum en Artsaj. El referéndum legal del 10 de diciembre de 1991, es la piedra angular central de la independencia de Artsaj y ha neutralizado las opiniones de Azerbaiyán y los demás signatarios del Acuerdo de Madrid...  

No se puede negar que lo que sucedió fue un gran error diplomático.  

Por lo tanto, es comprensible el por qué, al final de sus "revelaciones explicativas" del 25 de mayo, Pashinian reitera que todo esto prueba que la alarmante situación actual en el tema de Artsaj es un resultado indiscutible de los errores del bloque de la alianza Armenia liderada por Kocharian y su siniestra decisión. 

Es en este punto, sin embargo, queremos señalarle a Pashinian que su conclusión es incorrecta cuando afirma que está sujeto forzosamente a las consecuencias de los errores anteriores. 

La clave para resolver lo que Artsaj necesita que se haga es: 

Pashinian y el gobierno encabezado por él, son legales, deben asumir que no son una continuación natural de los sistemas erróneos que los precedieron. Llegaron al poder a través de una revolución, con una línea claramente establecida de que revertirían los errores del pasado. Por lo tanto, deberían sentirse libres de corregir la política sobre Artsaj, que en la actualidad es el peor error.  

El poder revolucionario de Pashinian debe exigir el regreso a las posiciones del alto el fuego de 1994, es decir, Artsaj, con su fuerza como país independiente en su referéndum de 1991, para así recuperar su asiento vacante en la mesa de negociaciones. El gobierno de Pashinian también debe deshacerse de algunos de los acuerdos de los gobiernos anteriores, incluido el capítulo del Acuerdo de Madrid que se refiere a un nuevo referéndum en Artsaj. 

Naturalmente, todo esto se supone y requiere de un personal diplomático armenio excepcionalmente capaz, profesional y seguro de sí mismo. 

La dolorosa, para no exagerar, situación actual en el tema de Artsaj es el resultado de la evidente falta de una clara postura y política armenia al respecto.  

Esta posición debe estar perfectamente coordinada entre Armenia y Artsaj. 

También es seguro que Artsaj nunca podrá volver a someterse a Azerbaiyán. Después de todo, cuando la parte armenia no presenta su posición justificada al mundo con perfecta claridad y confianza, uno nunca puede esperar que las otras partes involucradas en este tema adopten de alguna manera, una posición favorable para los armenios.  

Concluyendo, Armenia debe estar segura de sí misma cuando declara que su política es una política de paz absoluta, porque en cuanto al armenio Nagorno Karabaj, es decir, Artsaj, su independencia es legal incluso para Azerbaiyán, por la fuerza de todas las leyes internacionales, reiteradamente establecidas y teniendo como principal resultado el referéndum del 10 de diciembre de 1991.  

A todo esto se suma el precedente internacionalmente aceptado de Kosovo, que hace incluso imposible que Artsaj regrese a Azerbaiyán de cualquier forma. 

El primer ministro Nikol Pashinian y su gobierno pueden estar en Tavush en 2018, pero en cualquier caso, quienes asumieron el liderazgo de Armenia con una revolución exitosa pueden deshacerse de ella y deben declarar todos los errores de los gobiernos anteriores.  

Solo mediante la adopción de este camino legalmente justo pueden, y deben, deshacerse de su actual encrucijada sobre Artsaj .  

                                                                                                                                              Montréal   

Más leídas