SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Daniel Bedouny Mekhjian Keosseian
Los Símbolos del Odio.
18 de Mayo de 2022

El pasado 23 de abril a horas de su arribo al Uruguay el ministro de relaciones exteriores de la República de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu amenazó a la Colectividad Armenia del Uruguay y ofendió al pueblo.

La sociedad democrática uruguaya reaccionó casi inmediatamente con firmes muestras de solidaridad para con los armenios uruguayos que fueron sorprendidos y conmovidos con la representación gestual de uno de los Símbolos de Odio del principal grupo fascista de Turquía y Europa, los Lobos Grises, grupo prácticamente desconocido en estas
latitudes, realizado por parte de la visita turca.

La realización del símbolo, acompañado de la expresión facial, dirigida directamente a un grupo específico, denota con claridad la verdadera intención de la persona que lo realizó, intimidar y amenazar.

Para comprender la gravedad de lo sucedido se debe explicar a qué hace referencia el símbolo realizado, a qué grupo u organización representa y cuáles son sus bases ideológicas.

El símbolo representa a un lobo, emblema de la organización turca denominada Lobos Grises, en turco Bozkurtlar, cuyo nombre oficial en turco es Ülkücü Hareket que significa Movimiento Idealista.

Esta organización es considerada como supremacista, xenófoba, de extrema derecha ultranacionalista, fascista y paramilitar con fuertes vínculos con el Partido Movimiento Nacional en turco Milliyetçi Hareket Partisi, MHP)
actualmente aliado del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente Recep Tayyip Erdogan.

Uno de sus principales objetivos políticos fundacionales es la formación del Gran Turan, el cual pretende unir a todos los pueblos de origen túrquico bajo un gran Imperio y representando así el nacionalismo expansionista turco, denominado «panturquismo».

Actualmente la organización exalta el sueño de volver a restaurar el Imperio Otomano y el Califato, que estaría bajo control del actual presidente, Recep Tayyip Erdogan. Esto habría motivado a Erdogan a buscar una alianza con esta organización que le permita mantenerse en el poder. En este sentido, los nacionalistas liderados por Devlet Bahceli son socios de Erdogan en el gobierno tras el supuesto fallido golpe de estado del 2016.

No vamos a detallar aquí el profuso prontuario criminal de esta organización, solo a modo de ejemplo mencionamos que el mismo participó en los diversos golpes de estado en Turquía, atentó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, asesinó a varios activistas kurdos en Francia y sus miembros se encuentran infiltrados en distintos cuerpos policiales y de seguridad de países europeos por ejemplo en la Policía de Alemania donde está presente la colectividad turca más grande de
europa.

La realización de un Símbolo de Odio resulta grave entre otras cosas porque retroalimenta el mensaje por parte de los integrantes del grupo.

Su ejecución en público es equivalente al mensaje de odio puro y completo, a lo que se debe agregar la investidura de quien lo realiza, en este caso por la persona que representa a la diplomacia de todo un país. La ejecución por parte de él, actúa como caja de resonancia en su sociedad. Por tanto constituye una amenaza para los armenios del Uruguay pero también para los de todo el mundo, inmediatamente envalentona, alienta y anima a los adeptos al grupo, ya que encuentran un respaldo en la figura que los representa.

Tal es así que a dos dias del provocador gesto en Uruguay, esta organizacion profanó un monumento a las victimas del Genocidio armenio en Belgica con pintadas, representando símbolos de la organización referida y amenazas directas a un diputado turco de origen armenio.

Por estas razones es importante saber analizar y decodificar, descubrir el pequeño detalle, el gesto, la señal, el estandarte, los acrónimos, el detalle por minúsculos que parezcan que representan a estos elementos fascistas. Ese conocimiento constituye una herramienta para evitar la propagación de ideologías negativas para la sociedad y prevenir hechos
de violencia física o moral.

Por todo lo anterior es deseable que el gobierno uruguayo tome nota del nuevo problema que se presenta en el país con la apertura de la Embajada de Turquía ya que desde ella se propagan mensajes amenazantes, de desprecio e incitación al odio a un grupo de población que le es propia. También señalamos que este grupo no es exclusivamente anti armenio, es ante todo un grupo que promueve el supremacismo turco, es decir promueve el odio hacia todo lo que no se
considera turco, contra cristianos, judios, negros, kurdos e incluso contra turcos que no apoyan sus ideales. Promueven el panturquismo lo que conlleva al exterminio de los armenios que habitan entre Turquía y Azerbaiyán como ocurrió en la última guerra de Artsaj, Nagorno Karabagh y el permanente hostigamiento de ambas naciones a Armenia.

Desde la Embajada turca se realizaron una serie de actos provocativos hacia los manifestantes que la policía no impidió, pero sí limitó severamente a los manifestantes con un vallado y un doble cordón policial, Policía y Guardia Republicana.
El embajador de Turquía en Uruguay, Hüseyin Müftüoğlu es el responsable de haber colocado frente a la sede, una gigantografía de Mustafa Kemal, autodenominado Ataturk, considerado fundador de la Turquía moderna pero no es más que el continuador del genocidio armenio y figura fundamental de esquema negacionista del mismo, el embajador también es responsable del personal de su representación diplomática que aplaudió el gesto del provocador Canciller. En definitiva
el Canciller turco se fue pero el problema turco quedó instalado en Uruguay. Los armenios uruguayos deseamos que el ministerio del interior tome debidas notas respecto del problema que se planteó en el país.

 

Más leídas