SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Raffi Elliott
Antiguos partidarios del gobierno continúan con la desobediencia civil en un intento por destronar a Pashinyan: análisis
13 de Mayo de 2022

Activistas afiliados a los bloques de oposición parlamentaria “Tengo honor” y “Alianza Armenia” han participado en una serie de acciones de desobediencia civil y protestas desde el 1° de mayo, como parte de un intento por forzar la renuncia del primer ministro Nikol Pashinian. Los manifestantes, encabezados por figuras clave de las administraciones de los presidentes Serzh Sargsian y Robert Kocharian, acusan al primer ministro de una conspiración para “vender” Artsaj a Azerbaiyán y “turquificar” la propia Armenia. También lo culpan por completo de la derrota de Armenia en la Segunda Guerra de Artsaj de 2020.

Esta última ronda de protestas surge como respuesta a un discurso que pronunció Pashinian el 14 de abril cuando, a su regreso de una controvertida ronda de negociaciones con su homólogo de Azerbaiyán, fue recibido por el presidente de la UE, Charles Michel, en Bruselas. Anunció al Parlamento que la “comunidad internacional espera que bajemos un poco el listón en el tema de la independencia de Artsaj” para apoyar a Armenia en las negociaciones. Las figuras de la oposición tomaron estas palabras crípticas, junto con el acuerdo del ministro de Relaciones Exteriores, Ararat Mirzoian, sobre los cinco puntos de negociación con Azerbaiyán, como una admisión tácita de que el gobierno se estaba preparando para abandonar Artsaj al control de Azerbaiyán, pidiendo rápidamente la destitución del gobierno una vez más.

Pashinian aclaró sus comentarios durante una reunión de gabinete celebrada el 22 de abril, luego de su reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la que señaló que “bajar el listón” del estatus había sido parte del formato de negociación de cada cumbre de paz en la que participó Armenia desde la década de 1990. “Varios documentos adoptados por varios organismos internacionales desde la década de 1990 contenían llamamientos directos o indirectos para bajar el listón. Y que el significado de estos hechos se ocultara cuidadosamente a nuestro pueblo no significa que no existieran”, dijo Pashinian. También sugirió que “bajar el listón” en este contexto significaba mantener el statu quo mientras se retrasaban las negociaciones sobre un estatus final para Artsaj. Agregó que Armenia había recibido garantías de seguridad del presidente Putin sobre Artsaj.

El analista político Tigran Grigorian, nativo de Artsaj, señaló que el cambio de posición del gobierno de una garantía de estatus para Artsaj a una garantía de derechos humanos para el pueblo de Artsaj fue el resultado de la presión externa, principalmente de los negociadores de la UE. “El proceso comenzó en junio de 2021. Entre las elecciones parlamentarias y la adopción de la agenda del gobierno, varias delegaciones europeas visitaron la región y enviaron mensajes públicos de que Armenia debe centrarse en el crecimiento económico y la democratización. parte de ese mensaje era que Armenia probablemente debería abandonar algunas de sus posiciones en Karabaj”, dijo al presentador de Civilnet, Emilio Cricchio. De hecho, Nikol Pashinian hizo campaña con la promesa de seguir una política de secesión correctiva para Artsaj en el período previo a las elecciones de 2021, y esta posición permanece en el sitio web de su partido. Sin embargo, una serie de eventos regionales y globales han cambiado el cálculo político del gobierno.

La invasión rusa de Ucrania en febrero complicó las negociaciones tanto para Ereván como para Bakú y aumentó significativamente la amenaza de una renovada violencia en la región. Azerbaiyán aprovechó la oportunidad para ejercer más presión sobre Armenia y Rusia, cortando el suministro de gas a Artsaj e intentando capturar una aldea que estaba oficialmente bajo el mandato de las fuerzas de paz rusas. Las tropas rusas ligeramente armadas tienen pocos mecanismos para reducir la tensión en la región, mientras que la presencia militar rusa en su conjunto se ha reducido con el redespliegue de algunas fuerzas desde su Base Militar 102 en Gyumri a Ucrania. 

Mientras tanto, Armenia continúa experimentando un proceso de reforma y reequipamiento militar de gran alcance, intentando evitar cualquier escalada con su vecino autoritario.

Si bien las negociaciones simultáneas con Turquía continúan a pesar de brindar pocos resultados concretos, un informe de Crisis Group, llama a la reanudación de las conversaciones entre todas las partes, incluida la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Grupo de Minsk, Estados Unidos, Francia, Rusia, Armenia, Azerbaiyán e incluso Turquía, fundamentales para evitar el retorno de la violencia en la región. “Mientras tanto, el camino a seguir puede ser continuar buscando un área común donde sea más probable encontrar temas de interés económico común, y comenzar a abordar el estatus y otros problemas políticos a medida que se presenten oportunidades”, concluye el grupo y agregó que este enfoque podría ayudar a crear un espacio para que las partes alivien las tensiones y permitan que avance el compromiso económico.

El liderazgo de Armenia parece haber captado el mensaje. En su discurso anual del 9 de mayo, en conmemoración tanto de la fecha soviética del final de la Segunda Guerra Mundial como de la liberación de Shushi en 1992, Pashinian recordó a los ciudadanos que “nuestra respuesta a esta situación, sin embargo, no debe ser apocalíptica, sino una mirada sobria y fría, análisis profesional de las razones que subyacen a la actual situación político-militar y regional, y la planificación pragmática del futuro”.También juzgó la promoción de la coexistencia pacífica regional como la forma más realista de garantizar la seguridad de Artsaj y Armenia.

Estos comentarios han hecho poco para convencer a los líderes de la oposición de las continuas protestas. Continúan pidiendo la destitución de Nikol Pashinian como primer ministro. Sus partidarios, compuestos principalmente por activistas de la antigua Federación Revolucionaria Armenia (ARF), el Partido Republicano y el círculo íntimo de Robert Kocharian, han estado intentando paralizar la ciudad capital durante días. Después de instalar tiendas de campaña en France Square, que conecta los tres bulevares más grandes de Ereván, Mashdotz, Baghramian y Sayat Nova, los manifestantes estacionaron camiones grandes en los puentes que conducen a la ciudad durante la hora pico de la mañana e intentaron cerrar otras calles con bancos del parque antes de ser despejado por la policía. La Defensora del Pueblo de Armenia acusó a la policía de un uso excesivo de la fuerza, y abuso de los derechos de los detenidos. También se han realizado manifestaciones nocturnas en el centro de Ereván.

Los analistas y otros observadores han estimado el número promedio de asistentes durante las últimas dos semanas en alrededor de 10.000 a 15.000, mientras que los propios líderes de la protesta estimaron el número en alrededor de 50.000. En cualquier caso, ambas cifras son comparables a las fallidas protestas de la oposición del año pasado y parecen estar estancadas.

Un intento de ampliar el alcance de la “Resistencia”, como los manifestantes han llamado a su movimiento, fue conducirlo a Vanadzor y Gyumri, la segunda y tercera ciudad más grande de Armenia, respectivamente, arrojó resultados decepcionantes. Los padres de los soldados que siguen detenidos ilegalmente en Azerbaiyán bloquearon la carretera a Gyumri y negaron el paso a la oposición. Acusaron a la oposición de obstaculizar el regreso de los prisioneros de guerra armenios usándolos como una pelota de fútbol político. También se inició una investigación contra un grupo de activistas de ARF que golpearon a un anciano en la calle en Gyumri. Ambas ciudades votaron abrumadoramente por el partido Contrato Civil de Pashinian durante las elecciones de junio de 2021.

Sin embargo, las protestas nocturnas en Ereván se han mantenido en gran medida pacíficas. En un mitin realizado en France Square en la noche del 9 de mayo, el vicepresidente del parlamento Ishkhan Saghatelian, quien encabeza la facción ARF, reveló la agenda política de los manifestantes. Pidió que el país sea dirigido por un grupo de tecnócratas durante un año y medio, antes de celebrar elecciones libres y justas. Los observadores han notado que esta agenda es prácticamente idéntica a la presentada en 2021, justo antes de que su partido fuera derrotado por completo en unas elecciones libres y justas. Ninguno de los líderes ha proporcionado pasos concretos sobre cómo detendrían la "turquificación" de Armenia y Artsaj una vez que tomen el poder, insistiendo en que el primer paso es eliminar al "traidor".

No todos en Ereván parecen estar convencidos. “Si el hijo de Kocharian no estuviera marchando, yo sería el primero en protestar”, dijo la transeúnte, Shushan Paronian, al Mirror-Spectator. “En este momento, no tienen ningún plan para detener a Azerbaiyán, y mucho menos para derrocar al gobierno”, agregó.

armenian mirror

Más leídas