SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Levon Ter-Petrossian, Primer Presidente de Armenia (1991-1998)
Lo probado y lo improbable
12 de Mayo de 2022

Parte 1

Que la política de rechazar compromisos mutuos y preservar el statu quo condujo a un desastre nacional, no hay necesidad de demostrarlo. Incluso algunos que apoyaron esa política antes del desastre ahora confiesan que es verdad.

A pesar de ello, muchos, en un intento de justificar sus posiciones, están tratando de demostrar que el camino de los compromisos mutuos habría terminado en el mismo lugar de todos modos. Esto no es más que un pobre intento de autojustificación. También es absolutamente indemostrable, ya que a la historia no le gustan los "tal vez". La historia registra lo que ya se ha hecho realidad. Por lo tanto, cualesquiera que sean las manipulaciones que los oponentes a la solución basada en compromisos mutuos (gobierno y líderes del partido, intelectuales) usen para justificar sus pasos destructivos, es lo mismo; tarde o temprano serán juzgados por la historia, un juicio del que nadie ha podido escapar todavía. Es, de hecho, su sentido de tal juicio lo que los obliga a encontrar alguna forma de justificar su política desastrosa. Y ese escrúpulo, por desgracia, está profundizando aún más las crisis en Armenia y Karabaj.

Parte 2

Me refiero a la confrontación interna actual que, en mi opinión, está debilitando y no fortaleciendo la posición de Armenia en las complejas negociaciones que se avecinan. Es difícil comprender, por lo tanto, cuál es el verdadero propósito de la oposición de hoy. Serzh Sargsian calificó a la ligera a Nikol Pashinian como el "capitulador" que, aunque apropiado, todavía representa la mitad de la verdad. En realidad, no es Pashinian quien se ha visto obligado a capitular, sino Armenia; Pashinian simplemente ha firmado el documento de capitulación.

Por lo tanto, quienquiera que ocupe ese cargo en lugar de Pashinian, ya sea Robert Kocharian, Serzh Sargsian o incluso Ishkhan Saghatelian, es lo mismo: aceptarán obedientemente cualquier solución que rodee el cuello de Armenia. El problema, en ese sentido, no depende de la persona, del líder armenio. Si no se comprende esta simple verdad y continúan los temblores internos, las soluciones que se nos impongan serán aún más dolorosas, sin importar si es Pashinian u otro quien termina firmando el documento final.

Surge la pregunta: ¿Es posible que los líderes de la oposición actual no se den cuenta de ese hecho? Si no lo hacen, eso significa que no entienden nada de política. Si son conscientes de ese hecho pero aún continúan con los trastornos internos, entonces debemos concluir que persiguen objetivos completamente diferentes, objetivos que no tienen absolutamente nada que ver con los intereses nacionales. Las groseras acciones que han emprendido las autoridades contra las manifestaciones y mítines organizados por la oposición tampoco tienen nada que ver con los intereses nacionales.

Siendo un optimista empedernido, sigo esperando que los bandos opuestos comprendan finalmente el peligro que representan sus posiciones y se esfuercen por llegar a algún tipo de entendimiento para no complicar más la situación y evitar nuevos peligros.

Si nuestros intelectuales realmente desean emprender una tarea que es útil para la nación, podrían obligar a Pashinian, Kocharian y S. Sargsian a sentarse en la misma mesa y encontrar una solución a la crisis interna. Por cierto, ofrecí este consejo el pasado 15 de enero.

(Este artículo se publicó originalmente en armenio el 5 de mayo en ILur.am )

 

Más leídas