SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
La visita histórica del Ministro de Relaciones Exteriores Mirzoian a Estados Unidos, culmina la ofensiva diplomática de Armenia
06 de Mayo de 2022

El aislamiento diplomático de Armenia, con sus consecuencias nocivas, se ha atribuido a su política exterior de larga data que estuvo orientada únicamente a estar en línea con el Kremlin. Dados los determinantes políticos en el Cáucaso, Ereván no pudo diseñar e implementar una política multivectorial esencial para países de su tamaño.

Pero los recientes cambios tectónicos en el Cáucaso y la periferia rusa han brindado nuevas perspectivas, junto con algunos riesgos. Con la guerra rusa lanzada contra Ucrania, la influencia de Turquía ha crecido enormemente, mientras que Occidente ha demostrado un interés renovado en la región, principalmente para socavar la influencia de Rusia y, finalmente, cortarla por completo.

Se le dio crédito al presidente Ronald Reagan y a la primera ministra Margaret Thatcher por derribar el imperio soviético, engañando a su líder Mikhail Gorbachev.

Hoy, es una oportunidad política enviada por Dios para que Occidente persiga, y tal vez logre, otra agenda estratégica para debilitar y desmembrar a Rusia a través de una guerra de desgaste en Ucrania.

Parece que los días de la era Trump se acabaron, cuando el secretario de Estado Mike Pompeo satirizaba cínicamente los problemas de Armenia en la guerra de 44 días iniciada por Azerbaiyán contra Karabaj y decía: “Espero que los armenios puedan defenderse”. Esa página ha pasado, con el presidente Biden prometiendo volver a la “diplomacia perpetua en lugar de la guerra perpetua”.

Armenia se ha convertido en uno de los beneficiarios de esa política, ya que su ministro de Relaciones Exteriores, Ararat Mirzoian, recibió una cálida bienvenida del Secretario de Estado Antony Blinken, durante su visita de trabajo de cuatro días a Washington del 2 al 6 de mayo.

Esta iniciativa viene de la mano de una nueva aventura diplomática de Armenia. Mirzoian acababa de regresar de una importante visita a India, explorando vías económicas y de defensa con ese país. Además de la conexión de relaciones centenarias entre Armenia y la India, ambos países se encuentran en la misma situación, en la mira de un país islámico fanático convertido en centro terrorista, Pakistán. En el caso de Armenia, Pakistán unió fuerzas con Azerbaiyán durante la guerra de los 44 días, mientras que, en el caso de India, Pakistán juega un papel como el de Azerbaiyán al buscar un trozo de suelo indio, Cachemira. Pakistán es uno de los pocos países que aún no reconoce a Armenia.

Mientras Mirzoian visita Estados Unidos, el jefe del Consejo de Seguridad de Armenia, Armen Grigorian, se reunió el 2 de mayo con su homólogo de Azerbaiyán, Hikmet Hajiyev, para trabajar en los detalles de la creación de comités de delimitación y demarcación. A su vez, el negociador de Armenia, Ruben Rubinian, se reunió con Serdar Kılıç, en Viena, para una tercera ronda de negociaciones para restablecer las relaciones entre Armenia y Turquía.

Hubo consenso general en que esas negociaciones no se llevarían a cabo sin contratiempos. De hecho, los obstáculos se están acumulando, como cuando Ankara se comprometió a celebrar negociaciones sin condiciones previas y, sin embargo, relegó sus condiciones encubiertas a Bakú, que presentó un conjunto de condiciones de cinco puntos para firmar un tratado de paz con Armenia.

Justo en vísperas de la tercera ronda de conversaciones entre Armenia y Turquía, el Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, ha tenido la idea de que se deben discutir las fronteras que separan a los dos países. Esta es una referencia indirecta al Tratado de Kars de 1921, que designó esa frontera y que Armenia se niega a reconocer y ratificar.

Mientras Armenia lanza su ofensiva diplomática para llegar a Occidente y a la India, la ventana de oportunidad se está cerrando sobre el potencial de aprovechar los países del Medio Oriente, ya que Turquía ya ha reparado sus obstáculos con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y está trabajando activamente. para lograr lo mismo con Egipto e Israel.

La visita de Mirzoian a Washington podría considerarse un gran avance porque ya ha logrado sus principales objetivos; el relanzamiento del diálogo estratégico entre Armenia y EE. UU. y la firma de un memorando de entendimiento sobre el uso civil de la energía nuclear, que diversificará los recursos para las necesidades energéticas de Armenia.

Además de todas las sutilezas diplomáticas, que se mostraron extremadamente cordiales, Mirzoian destacó los temas más cruciales al subrayar “el importante papel que juega Estados Unidos como copresidente del Grupo de Minsk de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), que tiene un mandato de la comunidad internacional para facilitar la resolución pacífica del conflicto de Nagorno-Karabaj”.

También agradeció a Blinken por el reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de la Administración Biden. Exactamente una semana antes de esta visita, Blinken había hecho los siguientes comentarios durante una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los EE. UU.: “He estado muy activo y directamente comprometido con los líderes tanto en Armenia como en Azerbaiyán tratando de ayudar a promover las perspectivas de un acuerdo político a largo plazo con respecto a Nagorno-Karabaj”.

Durante la misma sesión, también culpó las acciones unilaterales de Azerbaiyán que, según dijo, “inflaman” la situación.

Este fue un cambio bienvenido en la posición de los EE. UU., dado que los comentarios anteriores no estaban dirigidos a la parte culpable, dejando a Azerbaiyán fuera del aprieto a pesar de sus repetidas provocaciones. Estas declaraciones también son muy significativas en vista del hecho de que el presidente Ilham Aliyev ha estado proclamando que ya no hay un conflicto en Karabaj, que ya ha resuelto el problema por la fuerza. Esto también dejará caer la pelota en la cancha de Occidente, ya que Moscú ha estado afirmando que Karabaj es territorio de Azerbaiyán.

El Sr. Mirzoian también se reunió con Samantha Power, directora de la Agencia de Ayuda Internacional de EE. UU. (USAID) y, en el momento de escribir este artículo, tenía previsto reunirse con la directora sénior para Europa en el Consejo de Seguridad Nacional, Amanda Slot, y otros colegas, para redondear la visita. pronunciar un discurso en el Atlantic Council y reunirse con algunos legisladores estadounidenses claves.

Algunas personas creen que este avance fue posible gracias a la embajadora Lilit Makunts, reivindicando a quienes habían cuestionado sus habilidades diplomáticas.

La visita de Mirzoian aparentemente ha creado cierto nerviosismo en el Kremlin, ya que el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, lo ha llamado a celebrar una reunión trilateral con Rusia y Azerbaiyán el 13 de mayo, en Kirguistán, al margen de la reunión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). . Por otro lado, un canal de televisión pro-Kremlin, Russia 24, ha difundido imágenes de las manifestaciones de la oposición en Armenia, acompañadas de clips de las manifestaciones del 1 de mayo en París y Berlín, que han sido mucho más violentas que las de Armenia.

Por cierto, uno cuestionaría el momento de las manifestaciones de la oposición, cuando Armenia ha estado negociando con sus enemigos y socios internacionales, teniendo temas existenciales en la agenda.

Estas manifestaciones pueden convertirse en una bendición disfrazada si el primer ministro Nikol Pashinian puede usarlas como moneda de cambio con Azerbaiyán, lo que indica que tiene una poderosa oposición interna para tratar el tema de Karabaj y así ganar tiempo.

Cuando Aliyev ha estado amenazando la existencia misma de Armenia como estado soberano, la única opción que este último tiene a su disposición en este momento son las tácticas para retrasar la firma de cualquier tratado de paz hasta que su diplomacia dé frutos y pueda reconstruir sus fuerzas armadas.

En este momento, los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE están irremediablemente divididos. Pero con el interés renovado de EE. UU. y Francia, el tema puede entrar en una fase competitiva entre Rusia y sus contrapartes. Moscú ha hecho hincapié en el tema y congelar el asentamiento de Karabaj garantizará su presencia militar en el territorio de Azerbaiyán, siempre que lo requiera el interés estratégico de Moscú.

Este es un importante juego de poder en el que Armenia no tiene influencia, aunque su destino y el futuro del pueblo de Karabaj dependen del resultado de este tira y afloja.

La oposición parlamentaria ha organizado mítines con consignas pidiendo a Pashinian que deje de entregar Karabaj a Azerbaiyán, cuando el control de ese enclave no está en manos de Pashinian sino de Rusia. Por eso, tal vez, las manifestaciones de la oposición prometidas para culminar el 1 de mayo no ganaron impulso, a pesar de que utilizaron una página del propio libro de jugadas de Pashinian para despertar a las masas. Las manifestaciones y actos de desobediencia civil actuales difícilmente pueden igualar las multitudes que Pashinian pudo galvanizar en 2018. Según las estimaciones del grupo Ciudadanos Informados, un partido progubernamental, las multitudes no superaron las 12.500, mientras que las afirmaciones de la oposición ponen el número en 40.000 y más. La verdad puede estar en algún punto intermedio.

El liderazgo de la oposición parece dividido, a pesar de que los expresidentes Robert Kocharian y Serge Sargsian han unido sus fuerzas. Todavía no ha surgido un líder carismático. Sus eslóganes son confusos, mientras que Pashinian, cuando reunía a sus partidarios, creó un tema y un eslogan de pan y mantequilla. De hecho, junto con la rima "Merjir Serjin", traducido como "rechazar a Serge", Pashinian afirmó que expropiaría la riqueza de los oligarcas repetidamente, hasta el punto de que la gente comenzó a creer que el día después de la Revolución de Terciopelo, la clase oligarca privilegiada serían despojados de su riqueza, que sería devuelta a la nación, es decir, de vuelta a los bolsillos de la gente común.

En este momento, el equipo sin experiencia de Pashinian necesita apoyo interno para poder hacer frente a los desafíos internacionales que enfrenta y aprovechar los desarrollos recientes.

Una casa dividida solo puede caer.

Más leídas