SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 06 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Aniversario del genocidio marcado por señales contradictorias de Turquía
29 de Abril de 2022

Dado que las negociaciones entre Armenia y Turquía para establecer relaciones entran en una etapa muy delicada y crítica, se podría suponer que las dos partes actuarían con extrema cautela y moderación si realmente están interesadas en un resultado positivo.

Mientras que, en el lado armenio, la reacción a una provocación ha sido extremadamente restringida, incluso cobarde, el lado turco no parece estar bajo restricciones similares.

El proceso de negociación comenzó bajo el consejo del presidente Biden, si no la presión, a los líderes turcos, pero Turquía tuvo que sopesar los pros y los contras de la iniciativa. Para el lado armenio, los beneficios son obvios; el levantamiento del bloqueo turco-azerbaiyano abrirá el mundo exterior para el mercado armenio.

Para Turquía, por otro lado, las negociaciones exitosas allanarán el camino hasta Asia Central, donde Ankara planea extender su imperio Pan-Turánico, mientras que, al mismo tiempo, la apertura de la frontera estimulará la actividad económica y la prosperidad para la moribunda Turquía oriental, o la Armenia occidental, ahora poblada principalmente por la minoría kurda.

Queda por ver si el gobierno turco está realmente interesado en la recuperación económica de la región kurda, lo que puede alimentar las demandas de igualdad de derechos, democracia e incluso independencia. También hay armenios “ocultos” entre los kurdos, y la fertilización cruzada de ideas con los armenios del otro lado de la frontera puede despertar sentimientos de irredentismo.

Como se indicó anteriormente, Ankara tiene que calibrar su acto antes de llegar demasiado lejos en el proceso. Hasta ahora, las señales indican que Turquía es, en el mejor de los casos, un socio reticente en el proceso, creando un obstáculo tras otro, sin ninguna reacción o protesta por parte del gobierno armenio.

Primero, ambas partes habían acordado celebrar las negociaciones con la premisa de que no había condiciones previas. Luego, la parte turca ingresó un nuevo punto en la agenda, relegando la iniciativa de establecer condiciones a Azerbaiyán. Este último presentó una agenda de cinco puntos para un tratado de paz que Ereván aceptó, sin agregar ninguna condición previa propia.

Mientras Armenia continúa con sus negociaciones de doble vía, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha subido la apuesta al reintroducir el tema del Corredor Zangezur a través de Armenia, que se había considerado fuera de la mesa de negociaciones.

La conmemoración mundial del Genocidio Armenio reveló algunos otros aspectos del comportamiento y las intenciones oficiales de Turquía.

Primero vino el impactante gesto del canciller Mevlut Çavusoglu en Uruguay y luego las reacciones de los funcionarios turcos a la declaración en la conmemoración del presidente Joseph Biden.

Turquía había enviado a su canciller a una gira por Sudamérica la semana pasada. La fecha y el país escogidos para iniciar esa gira no podían ser casuales, ya que fueron seleccionados para enviar una señal a la comunidad armenia mundial. Uruguay fue la primera nación en reconocer el Genocidio Armenio, el 20 de abril de 1965.

El Sr. Çavusoglu aterrizó en Montevideo el 23 de abril para la inauguración de la nueva embajada turca allí, una ciudad que alberga una gran comunidad armenia. Como si viajar en una carretera principal llamada Armenia no fuera suficiente, el Sr. Çavusoglu tuvo que pasar por la plaza principal, también dedicada a Armenia. Y luego, se enfrentó a manifestantes armenios que coreaban demandas por el reconocimiento del Genocidio Armenio. El ministro de Relaciones Exteriores, en un estado de ánimo muy poco diplomático, perdió los estribos y mostró su verdadero rostro mostrando el gesto de mano de los Lobos Grises, una organización terrorista neofascista en Turquía. Cualquier diplomático con dignidad y preocupación genuina por el resultado de las negociaciones habría ejercido el autocontrol. Sin embargo, el entrenamiento diplomático del Sr. Çavusoglu no fue suficiente para evitar que su cara de póker se desvaneciera ante el mundo.

Este incidente nos recuerda también el episodio que involucró a los guardaespaldas del presidente Recep Tayyip Erdogan en Washington en 2017, cuando comenzaron a golpear a manifestantes pacíficos, lo que finalmente desencadenó un incidente diplomático con los EE. UU.

No es de extrañar que un tribunal turco condenó al ciudadano con más principios de esa nación, Osman Kavala, a cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional, el mismo día del incidente de Çavusoglu, con esa nación burlándose del veredicto de la Corte Europea de Derechos Humanos que había juzgado ilegal su encarcelamiento y exigía su liberación inmediata en 2019.

La reacción de Uruguay fue rápida, adecuada y digna, mucho más que la reacción del gobierno armenio, que provino únicamente del presidente de la Comisión Parlamentaria de Relaciones Exteriores de la gobernante Facción del Contrato Civil, Eduard Aghajanian, quien condenó el comportamiento del diplomático turco.

“Este es un acto reprobable. De ninguna manera contribuye a la formación de un ambiente de entendimiento mutuo y diálogo entre los dos pueblos”, dijo. Además, algunos analistas no descartaron que esto pudiera haber sido un intento de Turquía de provocar que el gobierno armenio se deshiciera del proceso de negociación. No hubo reacción del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ereván, posiblemente por temor a que se sacudiera el barco.

Sin embargo, la reacción del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou fue más contundente y directa. Dijo: “Es desafortunado que el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía mostrara el saludo ultranacionalista turco de los Lobos Grises a un grupo de armenios en Montevideo. La conducta del Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, debe ser fuertemente criticada. La comunidad armenia está herida y tiene razón”.

También señaló que avanzar en los lazos en materia comercial entre su país y Turquía no significa que estén de acuerdo con las políticas internas o exteriores de la otra parte. Posteriormente, el embajador de Turquía, Huseyin Muftuoglu, fue citado por la Cancillería de Uruguay. Además, el vicepresidente y el presidente del parlamento hablaron en las reuniones que conmemoraron el Genocidio y criticaron al Sr. Çavusoglu.

Los Lobos Grises es un grupo terrorista prohibido en Austria y Francia, y ha estado involucrado en muchos actos terroristas, como el intento de asesinato del Papa Juan Pablo II y los periodistas Abdi Ipekçi y Hrant Dink.

El acto precipitado del Sr. Çavusoglu ha sido ecuánime con el equívoco discurso del presidente Erdogan a la comunidad armenia en Turquía y, a través de ellos, a la comunidad armenia mundial.

Durante los últimos años, el presidente de Turquía ha dirigido mensajes al patriarca armenio de Estambul, con la supuesta intención de empatizar con los armenios, sobre lo que calificó este año como “la dolorosa realidad que tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial”. Y luego, continuó: “Respetuosamente conmemoro a los armenios otomanos fallecidos, una vez más, y transmito mis más sinceras condolencias a sus familiares sobrevivientes”.

Luego, culpó a las condiciones creadas por la guerra y no al gobierno ittihadista como los perpetradores de las muertes.

Luego, el Sr. Erdogan aconsejó: “Construyamos el futuro en lugar de magnificar el sufrimiento”. Poco sabe él que el sufrimiento es tan inmenso que no hay lugar para magnificarlo.

Los problemas económicos internos de Turquía y las perspectivas decrecientes de su reelección en 2023 han domesticado la arrogancia de Erdogan en sus aventuras en el extranjero. En este punto, está tratando de congraciarse con la administración Biden, la parte responsable del acercamiento armenio-turco. Erdogan ha estado trabajando horas extras para restaurar las relaciones con los amigos y aliados de Estados Unidos en el Medio Oriente, particularmente con Egipto e Israel; las buenas relaciones con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ya han dado sus frutos.

A pesar de la intransigencia de Turquía en mantener los misiles rusos S-400, EE. UU. ha suavizado su posición al permitirle la compra de aviones de combate F-16 de EE. UU., y Washington está enviando algunas señales de que está dispuesto a redirigir los gasoductos a través de Turquía a Europa en lugar de Grecia.

En este período delicado, el mensaje de Genocidio Armenio del presidente Biden, que por segunda vez utiliza el término “genocidio”, no ha sido recibido con la furia de la administración turca. Ni siquiera existe la idea de retirar al embajador de Turquía de Washington. En cambio, el Sr. Erdogan, contrariamente a su tenor habitual, reaccionó suavemente al afirmar: “Las declaraciones relacionadas con los reclamos armenios… no tienen ningún efecto para nosotros. Así vemos la declaración del presidente de EE. UU. y no nos parece que valga la pena ni detenernos porque todo se basa en mentiras e información falsa”.

El ministro de defensa de Turquía, Hulusi Akar, reaccionó con una declaración aún más suave y dijo que la “historia de Turquía es clara”.

Las conmemoraciones del genocidio y las controversias que ha generado este año representan solo un capítulo de las negociaciones en curso entre Armenia y Turquía y entre Armenia y Azerbaiyán. Hay temor y reparo en Armenia de que el gobierno esté cediendo demasiado en esta etapa, al comienzo mismo de las conversaciones.

Con la división entre los copresidentes del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Francia y EE. UU. se han vuelto más activos para atraer a Armenia hacia Occidente y alejarla de Rusia. Rusia, temerosa de dejar que Armenia se le escape de las manos, invitó la semana pasada al primer ministro Nikol Pashinian a firmar un acuerdo de 30 cláusulas, mientras trasladaba la cuestión de Karabaj y las relaciones turco-armenias al formato de 3+3: Rusia, Turquía e Irán vs. Armenia, Georgia y Azerbaiyán. En ese formato, no hay ninguna jugada que pueda ayudar a formular el acuerdo de Karabaj favorablemente a los intereses armenios. Es por eso que Ereván se une al formato 3+3 con cautela, con la condición de discutir Karabaj solo en el formato de la OSCE.

Desafortunadamente, los acontecimientos regionales e internacionales son demasiado complicados para que los maneje la entidad de la política exterior de Armenia, mientras que la oposición interna se está agitando y haciendo que la tarea del gobierno sea aún más desafiante.

La población de Armenia está confundida por las acciones de un partido gobernante inepto y una oposición bulliciosa que no ofrece una agenda política viable.

armenian mirror

Más leídas