SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 24 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Harut Sassounian, The California Courier
Trampas de las negociaciones de Armenia con Turquía
12 de Enero de 2022

Intentaré proporcionar un análisis exhaustivo de las próximas "conversaciones de normalización entre Armenia y Turquía" el 14 de enero de 2022 en Moscú. ¡Armenia puede estar arruinando estas negociaciones una vez más!

-- Para empezar, Armenia no necesita negociar con Turquía para que se abra la frontera. Tales negociaciones tuvieron lugar poco después de la independencia de Armenia en 1991, cuando Armenia y Turquía abrieron su frontera mutua, hasta que Turquía cerró su lado de la frontera en 1993. Dado que Turquía es quien cerró su frontera con Armenia unilateralmente, ahora puede abrirla. también unilateralmente. Me temo que la intención de Turquía de celebrar negociaciones tan innecesarias tiene como objetivo obtener concesiones de Armenia.

-- Después de su abrumadora derrota durante la guerra de 2020, el líder derrotado de Armenia negociará desde una posición de debilidad. Un líder devastado no puede tener la fortaleza mental y moral para negociar adecuadamente con un enemigo tan problemático y astuto. Los nuevos líderes deben primero llegar al poder en Armenia para que puedan iniciar las discusiones, si es necesario, desde una actitud no derrotista.

-- Hay un problema fundamental con Armenia para normalizar sus relaciones con Turquía, una nación que cometió genocidio, matando a 1,5 millones de armenios en 1915. Un siglo después, Turquía sigue mintiendo sobre sus crímenes masivos y niega que hayan ocurrido. Un genocida impenitente no puede ser una parte confiable con la que se pueda negociar de buena fe.

-- Además de sus crímenes pasados, Turquía participó escandalosamente en una nueva masacre de armenios, matando e hiriendo a miles de jóvenes soldados armenios en la guerra de Artsaj de 2020. Para empeorar las cosas, Turquía reclutó terroristas yihadistas de Siria y organizó su transporte a Azerbaiyán durante la guerra. ¿Cómo puede el Primer Ministro de Armenia entablar conversaciones con un enemigo con una hostilidad tan recurrente? Imagínense si Alemania, un país que cometió genocidio contra seis millones de judíos, atacara al Israel de hoy y matara a miles de israelíes. ¿Cree que los líderes israelíes se sentarían entonces con los líderes alemanes de hoy y negociarían con ellos como si nada hubiera pasado? Todos los judíos del mundo se levantarían en armas ante tal perspectiva. Los líderes de Armenia parecen ignorar los crímenes pasados ​​y presentes de Turquía. Están más que felices de negociar con los criminales en Ankara con una actitud insensible. Si los líderes armenios no defienden los derechos de su nación, ¿cómo pueden esperar que los extranjeros se preocupen por Armenia más que ellos?

-- El primer ministro Pashinian llegó al poder rechazando el gobierno del ex presidente Serzh Sargsian con el lema “Merjir Serzhin” (Rechazar a Serzh). ¿Por qué Pashinian está copiando las políticas defectuosas de Sargsyan con Turquía? Los armenios dentro y fuera de Armenia se levantaron con reclamos por los desafortunados Protocolos armenio-turcos de 2009 del presidente anterior. No parece que Pashinian haya aprendido nada de ese experimento fallido.

-- “Negociaciones sin condiciones previas” es otro mantra repetido por los líderes anteriores y actuales de Armenia. Pero el hecho es que, en lugar de que Armenia le ponga condiciones previas a Turquía, es Turquía quien está avanzando en las condiciones previas. Durante las negociaciones de los Protocolos de 2009, Turquía dijo que no tenía condiciones previas, sin embargo, varias condiciones previas turcas terminaron en el acuerdo. El portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, confirmó tales preocupaciones armenias cuando dijo a fines de diciembre mientras visitaba Chicago: “queremos que se abra la frontera y que comiencen las relaciones diplomáticas. Para ello, se deben cumplir ciertas condiciones y se deben negociar ciertos temas”.

-- Los Protocolos fracasaron en 2009 porque Azerbaiyán se opuso a que Turquía abriera su frontera con Armenia. ¡Eso ayudó a salvar los intereses de Armenia que se suponía que no debían ser protegidos por Azerbaiyán, sino por el presidente de Armenia! Las negociaciones actuales también pueden fracasar, a menos que Pashinian esté dispuesto a conceder lo que pida Erdogan. Turquía ahora exige que Armenia acepte la integridad territorial de Azerbaiyán mediante la firma de un tratado de paz, renunciando así a Artsaj y Nakhichevan para siempre, y permitiendo el llamado "Corredor Zangezur", no solo una carretera, que une Azerbaiyán Este con Nakhichevan. Finalmente, si Turquía llega a la mesa con condiciones previas, Armenia debería estar preparada para retirarse o responder con sus propias condiciones previas: reconocimiento del genocidio armenio, restitución por las pérdidas armenias consiguientes y devolución de la Armenia occidental ocupada.

-- Antes de firmar los Protocolos Armenia-Turquía de 2009, el Presidente Sargsian hizo un intento poco entusiasta de visitar varias comunidades de la diáspora aparentemente para escuchar sus puntos de vista. Pashinian no ha hecho tal intento. No ha consultado con nadie de la diáspora. Pashinian debe darse cuenta de que las relaciones con Turquía son un problema pan-armenio, no solo un asunto interno de la República de Armenia. Debe tener en cuenta los puntos de vista de Diaspora, incluso si es él quien toma la decisión final. Además, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, declaró recientemente que los “grupos extremistas” en la diáspora armenia “no deberían presionar a Ereván” para interrumpir las relaciones entre Armenia y Turquía. Además, el portavoz de Erdogan, Kalin, dijo recientemente en Chicago: “El actual proceso de normalización entre Armenia y Turquía destruirá a la comunidad armenia de los Estados Unidos”. Tal declaración es una injerencia no deseada en los asuntos internos de Armenia. Las declaraciones injustificadas de los funcionarios turcos deberían impulsar a todos los armenios a rechazar su inaceptable intervención.

-- Las calificaciones de la persona que conduce las negociaciones en nombre de Armenia son extremadamente importantes. Erdogan nombró como negociador de Turquía al experimentado diplomático, ex embajador turco en los Estados Unidos y notorio negacionista del genocidio Serdar Kilic. Pashinian, por otro lado, en línea con sus muchos otros nombramientos no calificados, nombró a Ruben Rubinian, un joven neófito sin experiencia diplomática. Su único reclamo a la fama es que es miembro del partido político de Pashinian y vicepresidente del parlamento armenio. Sorprendentemente, cuando se les preguntó acerca de las calificaciones de Rubinian, Pashinian y sus colegas políticos afirmaron que la afiliación partidaria de Rubinian es mucho más importante que su inexperiencia, poniendo así los intereses de su partido por delante de los de la nación. Por lo tanto, ¡El resultado de las próximas negociaciones es muy claro ya que el lobo se enfrentará al cordero! Debe haber diplomáticos armenios más competentes y experimentados que puedan llevar a cabo negociaciones tan delicadas.

-- Pashiniuan sigue repitiendo con orgullo que los líderes de Rusia, Estados Unidos y Francia apoyan sus planes para negociar con Turquía. No olvidemos que Azerbaiyán y Turquía también apoyan esta iniciativa. Todos estos países simplemente están promoviendo sus propios intereses, no los de Armenia.

-- Finalmente, la afirmación tan promocionada de Pashinian sobre los beneficios económicos para Armenia como resultado de la apertura de la frontera armenio-turca es una expectativa dudosa. Ya, sin que la frontera esté abierta, los productos turcos han inundado el mercado armenio. La apertura de la frontera significaría que los productos turcos más baratos destruirán la producción nacional de Armenia. Un país diminuto con una población pequeña no puede competir con los productos turcos que disfrutan de la ventaja de las "economías de escala" (mayor volumen a menor costo). Para empeorar las cosas, Pashinian simplemente tiró por la borda la única moneda de cambio que tenía Armenia al levantar la prohibición temporal a la importación de productos turcos, privando así a Armenia de su carta de triunfo en estas negociaciones.

Turquía, un país indigente con una economía en crisis, Lira colapsada, 12% de desempleo, 36% de inflación y coronavirus furioso (séptimo número más alto de infecciones en el mundo), está desesperado por mejorar sus pésimas condiciones internas y reparar sus lazos dañados con el Estados Unidos, Europa, Israel, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto. Un negociador armenio astuto, al darse cuenta del afán turco por impresionar al mundo, intentaría extraer términos más favorables para normalizar las relaciones con Turquía.

Nadie se opone a las negociaciones con Turquía siempre que el negociador que represente a Armenia sea una persona competente que pueda beneficiar los intereses de Armenia.

Más leídas