SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 24 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Editorial
Un amigo de Çavuşoglu, y nosotros?
10 de Enero de 2022

 De repente, hubo un alboroto en el campo de las relaciones entre Armenia y Turquía. 

Las señales comenzaron desde el día en que el presidente turco Erdogan anunció que se habían recibido señales positivas de Ereván y que cuando Armenia mostrara buena voluntad, podría comenzar el proceso de relaciones armenio-turcas.

Sin embargo, estas señales positivas ya han comenzado a emitirse con mayor frecuencia desde Ankara.  De hecho, el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavuşoglu, dio una serie de conferencias de prensa sobre este tema vital, dejando la impresión de que Turquía es el iniciador y establece la agenda del movimiento. 

Primero anunció las conversaciones y luego la importancia de los enviados, añadiendo inmediatamente que Ankara había designado a un diplomático experimentado como su enviado, a Sartar Kilic, quien era embajador de Turquía en Washington y una de sus actividades especiales era el negacionismo del Genocidio Armenio en círculos políticos.

Después de un período de silencio, Ereván también anunció el nombre de su enviado, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ruben Rubinian. 

Continuando con la serie de declaraciones, el Sr. Çavuşoglu señaló que la primera sesión se llevará a cabo en Moscú por sugerencia de la parte armenia, y agregó que las próximas sesiones se llevarán a cabo en Ankara y Ereván, aunque pronto quedó claro que la próxima reunión estaba programada en Washington.

Acelerando el impulso de las conversaciones, el Sr.  Çavuşoglu comenzó a describir a los representantes del lado armenio, en primer lugar describiendo a Ruben Rubinian como una persona que posee "buenas intenciones".  Luego compartió sus impresiones sobre el Ministro de Relaciones Exteriores Ararat Mirzoian, a quien conoció en una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la OSCE en Estocolmo en diciembre pasado y con quien habló personalmente e incluso con "amigos".  "Puedo decir que ya somos amigos", agregó.  Entonces, de ahora en adelante, como negociador de Turquía, Armenia está tratando con el "camarada" Cavusoglu. 

Judas Iscariote también señaló su sacrificio: besó a Jesus.  Esperemos, sin embargo, que esta "compañía" no se parezca a la de Grigor Zohrab con Talaat Pasha. 

De repente, tanta dulzura por parte de un diplomático turco empezó a preocupar.Sorprendentemente, se crea una relación simbiótica entre los turcos y sus víctimas, lo que parece psicológicamente incomprensible. 

Así, en la historia, los turcos otomanos sitiaron Viena dos veces en 1529 y 1683.  Ambas veces fallaron en capturarla y se retiraron, dejando atrás sangre y destrucción.  Pero desde entonces, los austriacos han tenido un extraño respeto por los turcos y, sorprendentemente, en 1983, Viena celebró el 300 aniversario de esa batalla, glorificando por igual a las culturas austriaca y turca.  Ciertamente, uno de los recuerdos de esos días fue la famosa pieza musical de Mozart: "Himno turco" (Marcha Turca).

Otra manifestación de la esclavitud es la actitud de los australianos.  De hecho, bajo el mando de Churchill, Australia y Nueva Zelanda participaron en la invasión de Calipoli en 1915, donde sorpresivamente cedieron ante el bando liderado por Turquía, pero ese día comenzó la victoria de Mustafa Kemal.  Y los australianos y neozelandeses, al regresar a su tierra natal, celebraron el 25 de abril como una importante fiesta nacional bajo el nombre de Anzac.  Parecían felices de haber sido derrotados por los turcos ese día.

Los historiadores ven la derrota escenificada como una conspiración para frustrar el acercamiento de los rusos a las aguas termales, ya que Rusia era un aliado de Gran Bretaña contra los otomanos en esos días.

Los armenios también tuvieron manifestaciones similares de dependencia, apelando a Turquía el día de la Primera República para que arrestara y castigara al "insurgente" Andranik Pasha, y en los días del levantamiento de febrero pidiendo a la "Puerta Suprema" de Turquía que ayudara al movimiento rebelde.  Y esto, poco después del genocidio. 

Hoy, cuando se abre la perspectiva de la reanudación de las relaciones entre Armenia y Turquía, esperamos que la parte armenia no muestre tal psicología.

Antes de abordar los temas de la agenda, conviene comentar otro caso preocupante. Comentaristas e historiadores en Armenia tienen serias dudas sobre las capacidades diplomáticas del embajador armenio Ruben Rubinian, especialmente frente a un zorro como Sartar Kilic.  Tampoco se ha aclarado la composición de los asesores que apoyarán las negociaciones de la parte armenia.  Cuando los medios de comunicación ofrecen nombres como Vartan Vosganian o Eduard Nalbandian, el gobierno se aleja de esos nombres tan pronto como escapa de una plaga. 

Cuando se le preguntó al académico turco Ruben Safrastian si habían solicitado su consejo, respondió negativamente. 

Esta tendencia de las autoridades a conformarse sólo con lo suyo es realmente preocupante y puede tener consecuencias fatales.  La explicación de esto es que siempre debe ser una persona "de confianza" del Primer Ministro en ejercicio.

Entre esos albaceas sin experiencia se encuentran Lilit Makunts, el Ministro de Defensa Suren Papikian, el Ministro de Relaciones Exteriores Ararat Mirzoian y otros.

Es posible sugerir el nombre de otro historiador-diplomático que tiene un rico mérito negociador, si no hubiera tenido extraños discursos recientemente.  Es Jirayr Libaridian quien, por una sorprendente coincidencia, aparece estos días en Ereván para distribuir su "Libro Blanco", pero aún más sorprendentemente, para dar discursos. De hecho, respondiendo al temor de un diputado de la oposición, preguntó a cuántos habían masacrado los turcos en Armenia en los últimos treinta años, olvidando ciertamente que el 10 de diciembre de 2020, el presidente Erdogan anunció en Azerbaiyán que, "Erdogan y Aliyev siempre han expresado sus planes e implementado lo que han decidido".

Ante esta realidad, Armenia y los armenios no tienen ninguna garantía de que los turcos puedan dudar por un momento en masacrar a los armenios cuando se les presente la oportunidad.  Además, Libaridian declaró al final de una conferencia en Civilnet: "Me avergüenza solicitar a países extranjeros que reconozcan el Genocidio Armenio".  Y esta afirmación se hace ante el hecho de que Turquía da la alarma política cada vez que un país reconoce el Genocidio Armenio.  Los armenios tenemos muy pocos mojones para negociar con los turcos.  El reconocimiento del genocidio es una de esas señales y tiene un peso mayor del que pensábamos los armenios. 

Ya se ha anunciado que la primera reunión de los enviados tendrá lugar en Moscú por sugerencia de la parte armenia.  La preocupación de Ereván es comprensible, ¿por qué ofreció Moscú como lugar de encuentro?  simplemente porque quiere asegurarle al Kremlin que no está llevando a cabo una negociación arbitraria en detrimento de los intereses de Rusia. 

Sin embargo, como en el pasado, debido a los últimos acontecimientos, Rusia resolvió todos sus problemas con Turquía a expensas de Armenia.  Tal vez la inversión de papeles, en este caso, sea favorable para Armenia.  y por una vez dejar que Armenia resuelva sus problemas en detrimento de Rusia.  Este último incluso ha saldado cuentas con el desenlace de la guerra de los 44 días.  De hecho, la derrota del lado armenio creó una excusa para que Rusia enviara sus tropas al territorio de Azerbaiyán. 

Lo mismo sucedió en 1921, durante los días del Tratado de Kars, así como durante el período del Tratado de Berlín, con la reducción de las condiciones pro-armenias (del artículo 16 al artículo 61).

El entusiasmo de las autoridades turcas para negociar con Armenia proviene exclusivamente de las señales de sus propios intereses.  La última preocupación de Turquía sería apoyar el bienestar de Armenia.  Por lo contrario, Armenia es una cuña en el mundo turco que, en cierta medida, obstaculiza los objetivos pan-Turanicos de Erdogan. 

El comentarista turco Fahim Tasktek, escribiendo en El Monitor, dice: “Ankara ve a Armenia como una espina clavada permanentemente, con el lobby armenio de Washington y otros países europeos, insistiendo constantemente en una tragedia humana a la que fueron sometidos los armenios en el Imperio Otomano.  Estos grupos de presión exigen constantemente que Turquía acepte cuál fue la naturaleza de esa tragedia, es decir, el genocidio".

El turno de Erdogan siguiendo los planes de Enver, desde hace un año tiene sus razones externas e internas.  En el frente interno, la caída de la lira turca (40 por ciento frente al dólar estadounidense) y la trepada de la inflación al 36 por ciento ayudaron a frenar las ambiciones expansionistas de Erdogan.

Turquía, por otro lado, se había convertido en un extraño para la OTAN, actuando de forma independiente y comprando misiles rusos, lo que conmocionó a su aliado, Estados Unidos.  En consecuencia, Turquía se vio obligada a mejorar sus relaciones no solo con Armenia, sino también con todos los amigos y aliados de Estados Unidos en Oriente Medio que, por lo demás, eran inversores en la economía turca: los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. 

Ankara también inició negociaciones con Egipto y extendió una rama de olivo a Israel, que aún muestra una respuesta hostil.  Entonces, el caso de Armenia es un eslabón en esta nueva política de paz de Turquía.  No hay duda de que este proceso en Turquía puede cambiar de dirección, una vez que logre corregir su columna vertebral restaurando su economía. 

Entonces, las condiciones actuales podrían ser favorables para negociar con Turquía, pero con extrema cautela, porque incluso en esta situación, Ankara puede salir victoriosa de la mesa de negociaciones.

 A la recesión económica turca se unió un impulso externo, siendo el primero el dictado personal del presidente Biden en Roma, al presidente Erdogan para levantar el bloqueo a Armenia.  Esta noticia la dio Bloomberg, que fue aceptada por algunos con recelo.  Se publicó una declaración del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, firmada por el presidente Biden.  Hubo una demanda de liberación inmediata de los prisioneros de guerra armenios y acusaciones de que los terroristas islámicos están siendo utilizados por Turquía.  Recientemente, la conversación del Secretario de Estado  Blinken con Mevlüt Çavuşoglu se sumó a todo esto, examinando el acercamiento armenio-turco y el tema no resuelto de Artsakj.

También parece que la exigencia de Washington a Turquía de sentarse a la mesa de negociaciones sin condiciones previas ha obligado a la parte armenia a adherir al mismo principio.  Sin embargo, la afirmación frecuente de Çavuşoglu de que Ankara tomará todas las medidas con el objetivo de no es solo satisfacer a Bakú, sino también poner sobre la mesa las demandas de Azerbaiyán durante las conversaciones, un tratado de paz, olvidando Artsaj y Zangezur.

Otro truco lo hizo Ibrahim Cullen, asesor de Erdogan, cuando recientemente asistió a una reunión en Chicago.  De hecho, dijo que el resultado de estas conversaciones también derrotará las demandas de la Diáspora, explicando a Ereván que se puede poner sobre la mesa la demanda de contener a la Diáspora y la propuesta de continuar la lucha por el reconocimiento del Genocidio.

La demanda estadounidense a Turquía es solo una cosa: poner fin al bloqueo de Armenia.  De hecho, Turquía ha impuesto unilateralmente el bloqueo y puede terminarlo unilateralmente.  Sin embargo, dado el estado derrotado y débil de Armenia, Ankara está tratando de aprovechar la oportunidad para resolver problemas de siglos de antigüedad.

Por lo tanto, si Turquía comienza a poner condiciones sobre la mesa, Armenia puede y debe presentar sus condiciones, porque el resultado fallido de las negociaciones es tanto y más perjudicial para Turquía que para Armenia porque, esta vez, esto último es más importante para América.

En el caso de que Turquía plantee la cuestión del genocidio o restringir a la diáspora, la oferta de la parte armenia debería ser pedir la opinión de la diáspora.  Después de todo, el representante de la delegación del estado armenio en la Conferencia de Paz de París de 1920, Avetis Aharonian, presentó a Boghos Nubar Pasha como jefe de la Delegación Nacional, aunque este último no representaba a un estado, sino solo a los armenios de la diáspora desplazados... y Turquía aceptó esa firma en ese momento.

Así, las relaciones armenio-turcas, y la Causa armenia en general, entran en una nueva fase.  Esperamos y deseamos que el estado de Armenia sienta el peso histórico del momento sobre sus hombros y actúe con la mayor seriedad y responsabilidad.

También esperamos que durante estas conversaciones, la retórica diplomática del camarada Cavusoglu no gane más peso que el sangriento juicio armenio.

Más leídas