SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 08 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Mientras cruzamos el fatídico aniversario del alto el fuego del 9 de noviembre
14 de Noviembre de 2021

Ciento seis años después del genocidio, el perpetrador impenitente todavía está en la puerta de al lado, y sus planes turánicos siguen avanzando, a expensas de Armenia.

El presidente Recep Tayyip Erdogan llama a los armenios sobrevivientes, "restos de la espada", lo que significa que merecían el destino de sus parientes martirizados, pero que se han librado de la ejecución que merecían en la mente de sus verdugos.

A su vez, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, sigue caracterizando a los armenios como el enemigo y se jacta de que el ejército azerbaiyano ha perseguido y expulsado a los armenios "como perros" de su territorio. Este tipo de lenguaje no es un léxico para el discurso político en el siglo XXI. Y, sin embargo, Armenia está preparada para firmar un tratado de paz con líderes que tienen esa mentalidad.

La delegación turca fue recibida por Aliyev. Para explorar más a fondo la ironía de esa lógica, debemos citar al diario turco Sabah , que ha cubierto las celebraciones de la victoria en Shushi, donde Turquía estuvo representada por el ministro de Defensa, Hulusi Akar.

“Hablando en la ceremonia, Akar dijo: 'Se ha logrado la victoria, pero ha comenzado una nueva lucha para asegurar una paz permanente que traerá estabilidad al Cáucaso después de muchos años'.

“El lunes temprano en Shusha, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo que el país podía 'movilizar todas nuestras fuerzas y expulsar al enemigo', refiriéndose a las milicias armenias que ocuparon Karabaj desde 1991. 'Armenia es ahora un estado derrotado'.

“Aliyev y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, han mostrado un enfoque extremadamente constructivo para legar la paz a las generaciones futuras y han abierto la puerta a una nueva era basada en la estabilidad y la cooperación, señaló Akar.

“'Todo el mundo necesita saber que un futuro no se puede construir sobre el rencor y el odio. Armenia debe abandonar la hostilidad y mirar hacia el futuro ', dijo ”.

Este tipo de retórica no es característica de un partido victorioso; se deriva de la frustración de los líderes turcos y azerbaiyanos. Si el presidente Aliyev realmente creyera que podría “movilizar todas nuestras fuerzas y expulsar al enemigo”, no necesitaría aviones teledirigidos israelíes y turcos, ni yihadistas sirios ni la potencia de fuego de la fuerza aérea paquistaní. Con toda esta “movilización”, el ejército armenio justificó su reputación como la fuerza de combate más formidable de la región al oponerse al ataque durante 44 días y causar tres veces más bajas (18.000) al ejército azerbaiyano.

Después de la guerra, la situación parecía tan fluida que Turquía y Azerbaiyán podrían forzar la apertura del "Corredor Zangezur" por sí mismos. Pero desde entonces, la configuración de fuerzas ha impedido que se cumplieran los planes turcos. Antes de la guerra, a los azerbaiyanos les molestaba que el ejército armenio hubiera tomado parte de "su territorio". Hoy, tienen que tolerar la presencia de dos ejércitos: las fuerzas de defensa de Karabaj todavía están en Stepanakert, mientras que las fuerzas de paz rusas son retratadas como una fuerza de ocupación.

La inquieta oposición interna ha estado contribuyendo a los sentimientos anti-rusos que culpan a Aliyev por la presencia rusa.

Aunque el clan Aliyev ha estado promocionando la ciudad de Shushi como un trofeo de guerra, ningún ciudadano azerbaiyano ha puesto un pie en esa ciudad, lo que contribuye al creciente resentimiento hacia el régimen autocrático de Aliyev.

Turquía, a su vez, pudo lograr una mayor presencia en Azerbaiyán, aunque junto con las fuerzas rusas, pero quedó fuera de las negociaciones tripartitas entre los viceprimeros ministros de Armenia, Rusia y Azerbaiyán.

Tras ocho sesiones a lo largo de todo un año, desde el 9 de noviembre de 2020, estas negociaciones han dado lugar a acuerdos para el desbloqueo de carreteras y líneas de comunicación.

Durante el último año más o menos, se enviaron una serie de señales políticas directas desde Occidente hacia Turquía y Rusia, no necesariamente en apoyo de Armenia, pero ciertamente contra los enemigos de esta última. Como consecuencia de esas señales, Armenia ha ganado algo de espacio para respirar y posibilidad de maniobrar.

Una de esas señales obvias fue el reconocimiento del presidente Biden del genocidio armenio, dirigido a su aliado de la OTAN, que no cooperaba, Turquía. La visita de Erika Olson del Departamento de Estado a Ereván, para conversar con los embajadores de Estados Unidos en Armenia, Azerbaiyán y Georgia, fue otra señal más. Esa conferencia en otra capital hubiera enviado un mensaje diferente.

El presidente Biden ha invitado a los líderes de Armenia y Georgia del 9 al 10 de diciembre a Washington para una conferencia sobre democracia y ha dejado de lado a Turquía y Azerbaiyán como países autoritarios.

A principios de año, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, visitó Georgia para arruinar la fórmula 3 + 3 para la resolución de los conflictos en la región.

"Rusia tiene que respetar la integridad territorial de Georgia antes de promover tales ideas", afirmó.

También apuntando a Azerbaiyán, la Asamblea Parlamentaria de Europa (PACE) ha culpado a ese país de violar uno de sus principios fundamentales de membresía, recurriendo a la guerra para resolver conflictos, lo que amerita sanciones.

Azerbaiyán también ha violado los principios declarados de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) al recurrir a la guerra. Sin embargo, ninguna de las partes ha reprendido a Bakú por esa violación.

De hecho, detrás de todas las negociaciones y desarrollos políticos en el Cáucaso, están en juego dos formatos en conflicto. Ankara y Bakú han promovido un formato, del que Moscú afirma ser un socio reacio. Ese formato (“3 + 3”) coloca la carga de todos los asentamientos en Rusia, Turquía e Irán, con Armenia, Georgia y Azerbaiyán como participantes.

Georgia ha descartado participar en ese formato porque se niega a negociar con Rusia. La parte armenia duda en hacerlo, para no alterar las plumas del Kremlin.

Dado que el objetivo principal de este acuerdo es mantener a Occidente fuera del Cáucaso, Irán lo está tratando favorablemente. Teniendo en cuenta todos los países participantes, se puede descubrir que ninguno de ellos está a favor de discutir el estatus legal de Karabaj. Para Rusia, el estatus de Karabaj es algo que se puede hacer en el futuro, ya que espera ver la rusificación total del enclave.

La otra fórmula en competencia es la de las negociaciones bajo los auspicios del Grupo de Minsk de la OSCE, que todavía sostiene que la condición jurídica de Karabaj es un principio más que queda por resolver. Sin embargo, Armenia deposita sus esperanzas en el Grupo de Minsk, sin saber exactamente qué visualizan los copresidentes de ese grupo como un estatus legal para el enclave.

A lo largo de las negociaciones tripartitas, el Kremlin ha enviado señales contradictorias con respecto a acomodar el reclamo de Aliyev sobre el "Corredor Zangezur" a expensas de la soberanía de Armenia.

Pero parece que las señales de Occidente y los acontecimientos políticos en la región del Cáucaso han aportado claridad a la posición de Rusia.

Recientemente, el viceprimer ministro de Rusia, Alexei Overchuk, visitó Armenia. Respondiendo a la queja del primer ministro Nikol Pashinyan de que Azerbaiyán no ha cumplido con sus obligaciones en virtud de la declaración del 9 de noviembre, Overchuk declaró: "Los funcionarios gubernamentales armenios y azerbaiyanos han logrado importantes avances en las negociaciones mediadas por Rusia sobre el establecimiento de enlaces de transporte entre sus países".

Más significativamente, abordó el tema de la soberanía: "Así que ahora tenemos un muy buen entendimiento de lo que realmente existe sobre el terreno, el estado de las carreteras", dijo. “A partir de ese conocimiento… nos parece que nos estamos acercando a decisiones concretas, que se basan en primer lugar en la noción de que los países mantendrán la soberanía sobre las carreteras que atraviesan su territorio”.

Esto, por supuesto, es una referencia indirecta al tema del corredor. Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia emitió un comunicado, reforzando el compromiso del Sr. Overchuk, que se refería directamente al "Corredor Zangezur".

“No es menos importante”, aclaró el comunicado, “que particularmente a la luz del llamado 'Corredor Zangezur', debatido en los medios de comunicación, todos los miembros del grupo de trabajo tripartito hayan acordado que todos las carreteras desbloqueadas o de nueva construcción, operarán respetando la soberanía e integridad territorial de sus respectivos países”.

Estas declaraciones pueden satisfacer a la parte armenia. ¿Es por eso que Moscú ha anunciado que las partes firmarán un acuerdo pronto, a través de reuniones a distancia?

Esto puede poner fin al problema del corredor. Sin embargo, la oposición armenia, encabezada por el ex presidente, Robert Kocharyan, organizó un mitin el 8 de noviembre en la Plaza de la Libertad, en protesta por la "Turquificación de Armenia".

Una vez que se den a conocer los detalles del acuerdo, los ciudadanos de Armenia sabrán qué partido tenía razón, el gobierno o la oposición.

Esto, por supuesto, es el comienzo de un largo proceso, para determinar el desbloqueo de carreteras o la construcción de nuevas, Armenia, Azerbaiyán y Georgia pueden ser los eventuales beneficiarios, pero las principales potencias e inversores determinarán la red de carreteras que sirva a sus intereses.

Luego viene el proceso de demarcación y delimitación de fronteras, que es un tema espinoso pero nada como el más espinoso de todos, que es el tratado de paz entre Armenia y Azerbaiyán.

Azerbaiyán propone un tratado de paz por el que Armenia tiene que renunciar a todos los reclamos sobre Karabaj. El tratado de paz de Turquía pretende finalizar sus fronteras con Armenia sobre la base del Tratado de Kars de 1921 y absolver a Turquía del crimen de genocidio.

Ambos tratados son tan tóxicos como la guerra que el dúo desató contra Armenia.

Estamos al comienzo de un largo camino.

Más leídas